Bedlington Terrier: Características y Comportamiento

La raza de perro Bedlington Terrier se originó como asesino de alimañas y compañero de los cazadores. Hoy en día, los Bedlington sobresalen como compañeros y en el ring de exhibición. Aunque siguen teniendo un excelente instinto de caza, un agudo sentido del olfato y la voluntad de ir al suelo, rara vez se utilizan en el campo.

Aunque se trata de perros de raza pura, algunos pueden acabar al cuidado de refugios o rescates. Considere la posibilidad de adoptarlo si esta es la raza para usted. Cariñoso y juguetón, el Bedlington disfruta siendo el centro de atención. De hecho, es posible que prefieran ser la única mascota de la casa. Aunque estos perros son amables con casi todas las personas, tienen un gran sentido de la intuición y son excelentes perros guardianes para sus humanos.

Son una buena opción tanto para los habitantes de apartamentos como para los propietarios de casas grandes, siempre que reciban mucho ejercicio y cariño. recomienda esta cama para perros para dar una buena noche de sueño a su Bedlington Terrier de tamaño medio. También debería elegir esta botella de agua para perros para cualquier aventura al aire libre que tenga con su cachorro.

Más sobre esta raza Bedlington Terrier

El Bedlington Terrier capta la atención con su singular aspecto de cordero y la mantiene con su divertida y obstinada personalidad. Sin embargo, no deje que su apariencia le engañe. El Bedlington es todo un terrier: inquisitivo, inteligente, alerta y agresivo con los pequeños animales de exterior.

Los Bedlington se lanzan con entusiasmo a las actividades de su familia. Les encanta ser el centro de atención y harán de payaso para conseguirlo. Los bedlingtons dan la bienvenida a los invitados y los entretienen con sus payasadas, pero te harán saber si creen que alguien es sospechoso. Los bedlington dicen que sus perros tienen un juicio astuto y son excelentes perros guardianes.

El ejercicio es importante para mantener a un Bedlington feliz y saludable, pero tiene niveles de energía y necesidades de actividad moderados. Adaptará su nivel de actividad al suyo y puede satisfacerse con un buen paseo o un vigoroso juego de búsqueda. Puede hacer footing con usted o ir de excursión. Aunque rara vez se le utiliza en el campo, sus habilidades de caza incluyen señalar, recuperar, rastrear y, por supuesto, ir al suelo tras los animales de la madriguera. Hagas lo que hagas con él, estará encantado de ser un teleadicto después.

Cuando se cría con niños, el Bedlington puede ser un compañero de juegos enérgico. Asegúrese de que los niños muy pequeños estén supervisados por un adulto cuando interactúen con cualquier perro para evitar que ambos se lesionen. Aunque un Bedlington tolerará cierta cantidad de manipulación brusca, pondrá límites cuando las cosas se pongan demasiado duras, y no entiende que la piel de un niño no es tan dura como la de otro perro.

Los bedlington pueden llevarse bien con otros perros, especialmente si se han criado con ellos. Como la mayoría de los terriers, puede que no inicien una pelea, pero no se echarán atrás ante una. El Bedlington puede parecer esponjoso y dulce, pero no es nada fácil y no aceptará fácilmente el intento de otro perro de dominarlo. El Bedlington puede ser un luchador feroz si se le excita, por lo que hay que tener cuidado al presentarle nuevos compañeros caninos, especialmente otros adultos del mismo sexo. Los Bedlington machos, especialmente, persistirán en una pelea hasta que se produzcan daños importantes.

El Bedlington es inteligente, y esa inteligencia hace que sea moderadamente fácil de adiestrar. Lo hace mejor cuando puedes persuadirle de que hacer lo que quieres es realmente su idea o le beneficia de alguna manera. Utilice técnicas de refuerzo positivo, como elogios, juegos y recompensas de comida. Las palabras duras y la fuerza física no funcionarán con esta raza, ya que sólo sacarán a relucir su vena obstinada y comenzarán una batalla de voluntades que probablemente perderá. No obstante, los Bedlington han competido con éxito en el ring de obediencia. Consideran el ring de agilidad como una excelente oportunidad para mostrar su velocidad, gracia y entusiasmo. Y, naturalmente, a su Bedlington le encantarán las competiciones de perros de tierra en las que puede mostrar su tenacidad de terrier y su disposición a encontrar presas bajo tierra.

Con el adiestramiento y la socialización adecuados, el Bedlington es un excelente compañero y un entusiasta colaborador en todas las actividades familiares. Apreciará su sentido del humor y su afán por sacar el máximo partido a la vida.

El Bedlington Terrier capta la atención con su singular aspecto de cordero y la mantiene con su divertida y obstinada personalidad. Sin embargo, no deje que su apariencia le engañe. El Bedlington es todo un terrier: inquisitivo, inteligente, alerta y agresivo con los pequeños animales de exterior.

Los Bedlington se lanzan con entusiasmo a las actividades de su familia. Les encanta ser el centro de atención y harán de payaso para conseguirlo. Los bedlingtons dan la bienvenida a los invitados y los entretienen con sus payasadas, pero te harán saber si creen que alguien es sospechoso. Los bedlington dicen que sus perros tienen un juicio astuto y son excelentes perros guardianes.

El ejercicio es importante para mantener a un Bedlington feliz y saludable, pero tiene niveles de energía y necesidades de actividad moderados. Adaptará su nivel de actividad al suyo y puede satisfacerse con un buen paseo o un vigoroso juego de búsqueda. Puede hacer footing con usted o ir de excursión. Aunque rara vez se le utiliza en el campo, sus habilidades de caza incluyen señalar, recuperar, rastrear y, por supuesto, ir al suelo tras los animales de la madriguera. Hagas lo que hagas con él, estará encantado de ser un teleadicto después.

Cuando se cría con niños, el Bedlington puede ser un compañero de juegos enérgico. Asegúrese de que los niños muy pequeños estén supervisados por un adulto cuando interactúen con cualquier perro para evitar que ambos se lesionen. Aunque un Bedlington tolerará cierta cantidad de manipulación brusca, pondrá límites cuando las cosas se pongan demasiado duras, y no entiende que la piel de un niño no es tan dura como la de otro perro.

Los bedlington pueden llevarse bien con otros perros, especialmente si se han criado con ellos. Como la mayoría de los terriers, puede que no inicien una pelea, pero no se echarán atrás ante una. El Bedlington puede parecer esponjoso y dulce, pero no es nada fácil y no aceptará fácilmente el intento de otro perro de dominarlo. El Bedlington puede ser un luchador feroz si se le excita, por lo que hay que tener cuidado al presentarle nuevos compañeros caninos, especialmente otros adultos del mismo sexo. Los Bedlington machos, especialmente, persistirán en una pelea hasta que se produzcan daños importantes.

El Bedlington es inteligente, y esa inteligencia hace que sea moderadamente fácil de adiestrar. Lo hace mejor cuando puedes persuadirle de que hacer lo que quieres es realmente su idea o le beneficia de alguna manera. Utilice técnicas de refuerzo positivo, como elogios, juegos y recompensas de comida. Las palabras duras y la fuerza física no funcionarán con esta raza, ya que sólo sacarán a relucir su vena obstinada y comenzarán una batalla de voluntades que probablemente perderá. No obstante, los Bedlington han competido con éxito en el ring de obediencia. Consideran el ring de agilidad como una excelente oportunidad para mostrar su velocidad, gracia y entusiasmo. Y, naturalmente, a su Bedlington le encantarán las competiciones de perros de tierra en las que puede mostrar su tenacidad de terrier y su disposición a encontrar presas bajo tierra.

Con el adiestramiento y la socialización adecuados, el Bedlington es un excelente compañero y un entusiasta colaborador en todas las actividades familiares. Apreciará su sentido del humor y su afán por sacar el máximo partido a la vida.

Historia

El Bedlington Terrier se desarrolló en el norte de Inglaterra, pero nadie sabe de dónde vino. Una teoría dice que viajaba con romanos o gitanos, que lo utilizaban para cazar furtivamente en las fincas por las que pasaban. Su talento para librar las tierras de ratas, tejones y otras alimañas llamó la atención de los escuderos locales, que adquirieron algunos de los perros para ellos.

Uno de sus nobles admiradores era Lord Rothbury, cuya finca estaba situada en Bedlington, en el condado de Northumberland. Durante un tiempo se les conoció como Rothbury terriers, pero finalmente el nombre de Bedlington se quedó. El primer perro que se llamó realmente Bedlington Terrier, en 1825, fue Ainsley$0027s Piper, propiedad de Joseph Ainsley de Bedlington. Piper se enfrentó a su primer tejón cuando sólo tenía 8 meses de edad, y seguía mostrando a otros perros cómo se hacía cuando era viejo, sin dientes y casi ciego.

Se especula que el Whippet fue añadido a la raza en algún momento para aumentar la velocidad y agilidad del perro. También tiene similitudes con el Dandie Dinmont, el Soft Coated Wheaten y el Kerry Blue Terrier, por lo que puede compartir ancestros comunes con ellos.

La popularidad de los Bedlingtons cruzó todas las fronteras sociales. Eran los favoritos de los trabajadores de las fábricas y las minas, que los utilizaban para librar las instalaciones de las ratas y luego los hacían correr en sus horas libres, unos contra otros y contra los Whippets.

Los bedlingtons se unieron a otros perros en el ring de exposiciones a mediados del siglo XIX, y en 1877 se formó en Inglaterra el National Bedlington Terrier Club. El primer Bedlington Terrier registrado por el American Kennel Club fue Ananias en 1886. En la actualidad, el Bedlington ocupa el puesto 128 entre las 155 razas y variedades reconocidas por el AKC.

Tamaño

Los machos miden 16 pulgadas en el hombro; las hembras, 15 pulgadas. El peso oscila entre 17 y 23 libras y debe ser proporcional a la altura.

Personalidad

Alerta, enérgico e inteligente, el Bedlington es un excelente compañero y perro guardián. Disfruta siendo el centro de atención y le gusta entretener a su gente. Puede ser agresivo con otros perros del mismo sexo y perseguirá a pequeños animales peludos.

El temperamento se ve afectado por una serie de factores, como la herencia, el adiestramiento y la socialización. Los cachorros con buen temperamento son curiosos y juguetones, y están dispuestos a acercarse a las personas y a ser abrazados por ellas. Elija el cachorro intermedio, no el que pega a sus compañeros de camada o el que se esconde en un rincón. Conoce siempre al menos a uno de los padres -normalmente la madre es la que está disponible- para asegurarte de que tienen un temperamento agradable con el que te sientas cómodo. Conocer a los hermanos u otros familiares de los padres también es útil para evaluar cómo será el cachorro cuando crezca.

Como todos los perros, los Bedlington necesitan una socialización temprana -exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes- cuando son jóvenes. La socialización ayuda a garantizar que su cachorro de Bedlington crezca como un perro completo. Inscribirlo en una clase de guardería para cachorros es un buen comienzo. Invitar a las visitas con regularidad y llevarle a parques concurridos, a tiendas que admiten perros y a paseos tranquilos para conocer a los vecinos también le ayudará a pulir sus habilidades sociales.

Salud

Los Bedlington Terrier son generalmente saludables, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los Bedlingtons padecerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás considerando esta raza.

Si vas a comprar un cachorro, busca un buen criador que te muestre las autorizaciones sanitarias de los dos padres del cachorro. Las autorizaciones sanitarias demuestran que un perro ha sido sometido a pruebas y ha sido absuelto de una condición particular. En el caso de los Bedlington, debe esperar ver las autorizaciones sanitarias de la Orthopedic Foundation for Animals (OFA) para la displasia de cadera (con una puntuación de regular o mejor), la displasia de codo, el hipotiroidismo y la enfermedad de von Willebrand; de la Universidad de Auburn para la trombopatía; y de la Canine Eye Registry Foundation (CERF) que certifica que los ojos son normales. Puede confirmar las autorizaciones sanitarias consultando el sitio web de la OFA (offa.org).

Toxicosis por cobre: Esta enfermedad hereditaria está causada por la incapacidad del hígado para expulsar el cobre de la dieta, lo que conduce a una acumulación en el cuerpo que provoca la enfermedad y la muerte. Es un rasgo autosómico recesivo; los perros afectados deben heredar un gen de ambos padres para ser sintomáticos. Si sólo heredan un gen de uno de los padres, serán portadores. El reciente desarrollo de una prueba de ADN permite detectar a los perros afectados y a los portadores y eliminarlos de la reserva genética.

Luxación patelar: Se trata de una dislocación de la rótula y a veces se denomina deslizamiento de la rodilla. Puede ser por lesión o congénita (presente al nacer). La luxación rotuliana puede ser leve, con pocos o ningún síntoma, o grave, con dolor intenso y cojera. Los grados graves de luxación rotuliana pueden requerir una reparación quirúrgica.

Distiquiasis: Esta condición ocurre cuando una fila adicional de pestañas (conocida como distiquia) crece en la glándula sebácea del ojo del perro y sobresale a lo largo del borde del párpado. Esto irrita el ojo, y puede notar que su Aussie entrecierra los ojos o se los frota. La distiquiasis se trata quirúrgicamente congelando el exceso de pestañas con nitrógeno líquido y retirándolas después. Este tipo de cirugía se llama crioepilación y se realiza bajo anestesia general.

Hipoplasia Cortical Renal: Esta condición ocurre cuando la corteza de uno o ambos riñones se desarrolla anormalmente. El perro desarrollará una insuficiencia renal. Los primeros signos de la insuficiencia renal son el aumento de la sed que provoca un aumento de la micción. No hay cura; el tratamiento consiste en controlar los signos e intentar prevenir daños adicionales en los riñones.

Displasia de retina: Se trata de una malformación del desarrollo de la retina con la que el perro nace. La mayoría de los casos son leves y no hay pérdida de visión detectable. Los oftalmólogos veterinarios pueden realizar pruebas para determinar si los cachorros están afectados cuando tienen entre 7 y 12 semanas de edad. La displasia de retina no debería afectar a la capacidad de un perro para funcionar como compañero, pero los perros afectados no deberían criarse.

Cuidados

Los Bedlington Terrier son una raza resistente con niveles de actividad moderados. Son capaces de correr a gran velocidad, por lo que es importante una zona vallada con seguridad. No son adecuados para vivir en el exterior. Son lo suficientemente pequeños como para ser apropiados para un apartamento, siempre y cuando tengan un lugar seguro para hacer ejercicio.

El ejercicio para el Bedlington puede significar un buen paseo o un vigoroso juego de búsqueda. Puede hacer footing con usted o ir de excursión. También puede entrenarlo para la agilidad, la obediencia o el rastreo. Es tranquilo en el hogar, feliz de relajarse en el sofá contigo.

El Bedlington es inteligente, y esa inteligencia hace que sólo sea moderadamente fácil de entrenar. Lo hace mejor cuando puedes persuadirle de que hacer lo que quieres es realmente su idea o le beneficia de alguna manera. Utilice técnicas de refuerzo positivo, como elogios, juegos y recompensas de comida. Las palabras duras y la fuerza física no funcionarán con esta raza, ya que sólo sacarán a relucir su vena obstinada y comenzarán una batalla de voluntades que probablemente perderás.

Como todos los perros, los cachorros de bedlington pueden ser destructivos. Acuéstalos para evitar que se metan en problemas si no estás cerca para supervisarlos.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: De 1 a 1,5 tazas de alimento seco de alta calidad al día, repartidas en dos comidas.

NOTA: La cantidad de comida de su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compres también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será su aporte nutricional y menos tendrás que sacudirla en el cuenco de tu perro.

Mantén a tu Bedlington en buena forma midiendo su comida y dándosela dos veces al día en lugar de dejarle la comida fuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle la prueba del ojo y de la mano. Primero, míralo. Deberías poder ver su cintura. A continuación, pon tus manos en su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna vertebral y los dedos extendidos hacia abajo. Deberías poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Para saber más sobre la alimentación de tu Bedlington, consulta nuestras pautas para comprar la comida adecuada, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del pelaje y cuidado

El pelaje distintivo del Bedlington es una combinación inusual de pelo duro y suave. Se siente crujiente, pero no enjuto, y tiene tendencia a enroscarse, especialmente en la cabeza y la cara. No se desprende mucho. El pelaje de un Bedlington recortado para la exposición no es más largo que una pulgada en el cuerpo, con el pelo de las patas ligeramente más largo.

Tendemos a pensar en él como blanco, pero el Bedlington viene en varios colores y combinaciones: azul, arena, hígado, azul y fuego, arena y fuego, e hígado y fuego. En los bicolores, las marcas fuego se encuentran en las patas, el pecho, debajo de la cola, en el interior de los cuartos traseros y sobre cada ojo. Los cachorros de Bedlington son oscuros cuando nacen y se aclaran a medida que maduran. El copete (un mechón de pelo más largo en la parte superior de la cabeza) de todos los adultos debe ser más claro que el color del cuerpo.

A diferencia de muchas razas de terrier, el pelaje del Bedlington no necesita ser pelado. Tendrás que peinarlo al menos una vez a la semana. Puedes llevarlo a un peluquero profesional para que le corte el pelo, o el criador de tu Bedlington puede enseñarte a cortarlo tú mismo. La cara debe ser recortada a mano para conseguir un aspecto único.

Otras necesidades de aseo son la higiene dental y el cuidado de las uñas. Cepille los dientes de su Bedlington al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden en él. El cepillado diario es aún mejor si quieres prevenir las enfermedades de las encías y el mal aliento.

Recorta las uñas una o dos veces al mes o cuando sea necesario. Si puedes oírlas chocar contra el suelo, es que están demasiado largas. Unas uñas cortas y bien cortadas mantienen las patas en buen estado y protegen tus espinillas de sufrir arañazos cuando tu Bedlington salta con entusiasmo a saludarte.

Comience a acostumbrar a su Bedlington a ser cepillado y examinado cuando es un cachorro. Manipule sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mire dentro de su boca y sus orejas. Convierta el cepillado en una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentará las bases para facilitar los exámenes veterinarios y otras manipulaciones cuando sea adulto.

Deja un comentario