Deerhound escocés: Características y Comportamiento

El propósito original de la raza de perro Deerhound escocés era cazar y abatir el corzo escocés, una magnífica bestia que dobla o más el tamaño del perro. Hoy en día, si los Deerhound escoceses escribieran un anuncio personal, dirían que les gustan los largos paseos, las oportunidades de correr, las comidas regulares y un buen sofá donde dormir la siesta.

Aunque se trata de perros de raza pura, algunos pueden acabar al cuidado de refugios o rescates. Considere la posibilidad de adoptarlo si esta es la raza para usted. Aunque estos perros son muy cariñosos con los humanos que los rodean, no se adaptan tan bien a las situaciones de vida en apartamentos o con padres novatos. Son grandes y enérgicos, lo que significa que necesitan espacio para correr. Estos perros necesitan un adiestrador con experiencia que sea firme y constante.

Tampoco les gusta quedarse solos en casa durante muchas horas del día. Si tiene la fuerza y la resistencia para satisfacer las necesidades de esta raza, tendrá un compañero leal y cariñoso para toda la vida. recomienda esta jaula grande y espaciosa para que tu gran Deerhound escocés tenga un lugar donde descansar y relajarse. También deberías comprar este cepillo y masajeador para perros para tu cachorro de pelo largo.

Más sobre esta raza Deerhound escocés

Conocido cariñosamente como el «Perro Real de Escocia», no es difícil imaginar cómo esta raza, de complexión atlética y bien musculada, se hizo con el título. El Deerhound escocés tiene un pasado romántico, un porte noble y una naturaleza cariñosa, hasta el punto de que Sir Walter Scott -que fue propietario de un deerhound llamado Maida- describió la raza como «la criatura más perfecta del cielo».

¿Cuál es el atractivo de este perro de gran tamaño, con su pelaje enjuto y su constitución de tipo galgo? Gran parte de ello no puede responderse con palabras, sino que debe presenciarse de primera mano. El Deerhound escocés es cariñoso con todo el mundo: familia, amigos y extraños. Le encantan los niños y suele llevarse bien con otros perros, aunque cuanto más grandes mejor. Con sus largas patas, disfruta de un buen trote con un compañero humano, pero después es feliz holgazaneando en el sofá y durmiendo en un lugar soleado.

Este amable perro tiene un aire elegante y educado, pero nunca es distante. Aunque es indudablemente leal y valiente, no es el mejor perro guardián. Su tamaño puede resultar intimidante para alguien que no lo conozca, pero es demasiado cariñoso y amistoso para suponer una amenaza, y rara vez se le ocurre ladrar cuando alguien se acerca a su casa. De cachorro es muy activo, pero cuando tiene entre 3 y 5 años se convierte en un adicto al sofá. No obstante, sigue necesitando largos paseos diarios para mantener su cuerpo alto y desgarbado.

El Deerhound escocés es bastante amable para las personas que no tienen experiencia con los perros, pero incluso un novato debe entender que no es la raza más fácil de entrenar. Los Deerhounds son perezosos y afrontan el adiestramiento con una actitud de «¿Qué gano yo?». Aunque tienen fama de no ir bien en las competiciones de obediencia o agilidad, pueden tener éxito en estos ámbitos si sus entrenadores están dispuestos a trabajar duro y a entrenar de forma constante. Los Deerhounds escoceses también pueden ser más lentos que otras razas cuando se trata de entrenar en casa, pero la misma paciencia y consistencia que le da un perro bien entrenado será una ventaja con este paso en el entrenamiento.

Los Deerhounds escoceses no se recomiendan para vivir en un apartamento a pesar de su naturaleza tranquila en el interior. Les va mejor cuando tienen un patio grande para correr, y el patio debe estar vallado para evitar que persigan a su «presa» en la calle. No deben utilizarse vallas electrónicas subterráneas con esta raza; ninguna descarga los detendrá una vez que entren en modo de persecución. Se adaptan mejor a los hogares sin gatos ni otras mascotas pequeñas que puedan desencadenar su impulso de presa.

Si puedes satisfacer las necesidades especiales de una raza gigante construida para la velocidad, el Deerhound escocés es un compañero devoto que llenará tu vida con todo el amor que su corazón grande y digno puede dar.

Conocido cariñosamente como el «Perro Real de Escocia», no es difícil imaginar cómo esta raza, de complexión atlética y bien musculada, se hizo con el título. El Deerhound escocés tiene un pasado romántico, un porte noble y una naturaleza cariñosa, hasta el punto de que Sir Walter Scott -que fue propietario de un deerhound llamado Maida- describió la raza como «la criatura más perfecta del cielo».

¿Cuál es el atractivo de este perro de gran tamaño, con su pelaje enjuto y su constitución de tipo galgo? Gran parte de ello no puede responderse con palabras, sino que debe presenciarse de primera mano. El Deerhound escocés es cariñoso con todo el mundo: familia, amigos y extraños. Le encantan los niños y suele llevarse bien con otros perros, aunque cuanto más grandes mejor. Con sus largas patas, disfruta de un buen trote con un compañero humano, pero después es feliz holgazaneando en el sofá y durmiendo en un lugar soleado.

Este amable perro tiene un aire elegante y educado, pero nunca es distante. Aunque es indudablemente leal y valiente, no es el mejor perro guardián. Su tamaño puede resultar intimidante para alguien que no lo conozca, pero es demasiado cariñoso y amistoso para suponer una amenaza, y rara vez se le ocurre ladrar cuando alguien se acerca a su casa. De cachorro es muy activo, pero cuando tiene entre 3 y 5 años se convierte en un adicto al sofá. No obstante, sigue necesitando largos paseos diarios para mantener su cuerpo alto y desgarbado.

El Deerhound escocés es bastante amable para las personas que no tienen experiencia con los perros, pero incluso un novato debe entender que no es la raza más fácil de entrenar. Los Deerhounds son perezosos y afrontan el adiestramiento con una actitud de «¿Qué gano yo?». Aunque tienen fama de no ir bien en las competiciones de obediencia o agilidad, pueden tener éxito en estos ámbitos si sus entrenadores están dispuestos a trabajar duro y a entrenar de forma constante. Los Deerhounds escoceses también pueden ser más lentos que otras razas cuando se trata de entrenar en casa, pero la misma paciencia y consistencia que le da un perro bien entrenado será una ventaja con este paso en el entrenamiento.

Los Deerhounds escoceses no se recomiendan para vivir en un apartamento a pesar de su naturaleza tranquila en el interior. Les va mejor cuando tienen un patio grande para correr, y el patio debe estar vallado para evitar que persigan a su «presa» en la calle. No deben utilizarse vallas electrónicas subterráneas con esta raza; ninguna descarga los detendrá una vez que entren en modo de persecución. Se adaptan mejor a los hogares sin gatos ni otras mascotas pequeñas que puedan desencadenar su impulso de presa.

Si puedes satisfacer las necesidades especiales de una raza gigante construida para la velocidad, el Deerhound escocés es un compañero devoto que llenará tu vida con todo el amor que su corazón grande y digno puede dar.

Historia

Los orígenes del Deerhound escocés se pierden en las brumas de las Highlands. A lo largo de los siglos, se les ha conocido como perros lobo irlandeses, galgos escoceses, galgos rugosos y lebreles de las Highlands. Se desconoce si en un principio se utilizaban para cazar lobos y luego se reutilizaron para cazar los grandes ciervos de las Tierras Altas, pero sí sabemos que se utilizaban ya en el siglo XVI para cazar y abatir ciervos. Los sabuesos eran muy apreciados por su valor y su dignidad. Un noble condenado a muerte podía comprar su vida con un regalo de lebreles. Y sólo un noble podía hacerlo; nadie por debajo del rango de conde podía reclamar un deerhound, que era conocido comúnmente como el perro real de Escocia.

Sin embargo, la raza sufrió bajo su propiedad restringida, y hubo muchas ocasiones en las que estuvo a punto de extinguirse, la más cercana cuando el sistema de clanes de Escocia se derrumbó en 1745 tras la fatídica batalla de Culloden durante la rebelión jacobita contra el dominio inglés. En 1769 la raza estaba en una situación desesperada. En la década de 1820, Archibald y Duncan McNeill se esforzaron por devolver a la raza su gloria original. La raza también llegó a América. El primer Deerhound escocés registrado por el American Kennel Club fue Bonnie Robin en 1886.

Durante la Primera Guerra Mundial, la raza sufrió un nuevo descenso en su número cuando muchas grandes fincas de Escocia e Inglaterra fueron desmanteladas. El Deerhound escocés volvió a ser una raza rara, de la que sólo disfrutaban unos pocos elegidos.

En la actualidad, el Deerhound escocés sigue siendo una raza poco común, apreciada por los amantes de los lebreles o que tienen interés por su herencia escocesa, pero cada vez son más los que aprenden que se trata de una raza versátil y un perro excepcional en todos los sentidos. En la actualidad, el Deerhound escocés ocupa el puesto 135 entre las 155 razas y variedades registradas por el American Kennel Club.

Tamaño

La altura media de un Deerhound escocés es de 30 a 32 pulgadas para un macho y de 28 pulgadas o más para una hembra. Los machos pesan de 85 a 110 libras, las hembras de 75 a 95 libras.

Personalidad

El Deerhound escocés puede describirse mejor como caballeroso. Es gentil pero fuerte, sensible pero valiente. Leal, devoto, tranquilo, digno y alerta son términos que se aplican a este perro. Es valiente ante el peligro, pero nunca agresivo.

Por supuesto, esas características no aparecen sin más. El temperamento se ve afectado por una serie de factores, como la herencia, el adiestramiento y la socialización. Los cachorros con buen temperamento son curiosos y juguetones, y están dispuestos a acercarse a las personas y a ser cogidos por ellas. Elija el cachorro intermedio, no el que pega a sus compañeros de camada o el que se esconde en un rincón. Conoce siempre al menos a uno de los padres -normalmente la madre es la que está disponible- para asegurarte de que tienen un temperamento agradable con el que te sientas cómodo. Conocer a los hermanos u otros familiares de los padres también es útil para evaluar cómo será el cachorro cuando crezca.

Como todos los perros, los Deerhounds escoceses necesitan una socialización temprana -exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes- cuando son jóvenes. La socialización ayuda a garantizar que su cachorro de Deerhound crezca como un perro completo. Inscribirlo en una clase de jardín de infancia para cachorros es un buen comienzo. Invitar a las visitas con regularidad y llevarlo a parques concurridos, a tiendas que admiten perros y a paseos tranquilos para conocer a los vecinos también le ayudará a pulir sus habilidades sociales.

Salud

Los Deerhounds escoceses son generalmente saludables, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los Deerhounds padecerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás considerando esta raza.

Si vas a comprar un cachorro, busca un buen criador que te muestre las autorizaciones sanitarias de los dos padres del cachorro. Las autorizaciones sanitarias demuestran que un perro ha sido sometido a pruebas y ha sido absuelto de una condición particular. En el caso de los Deerhounds, debe esperar ver las autorizaciones sanitarias de la Orthopedic Foundation for Animals (OFA) para la displasia de cadera (con una puntuación de regular o mejor), la displasia de codo, el hipotiroidismo y la enfermedad de von Willebrand; de la Universidad de Auburn para la trombopatía; y de la Canine Eye Registry Foundation (CERF) que certifica que los ojos son normales. Puede confirmar las autorizaciones sanitarias consultando el sitio web de la OFA.

Sensibilidad a la anestesia: Los lebreles, incluidos los Deerhounds escoceses, son sensibles a la anestesia y a algunos otros fármacos que pueden provocar la muerte del perro si se le administra una dosis regular. Se cree que esta sensibilidad está relacionada con el menor porcentaje de grasa corporal de esta raza que otras. Una dosis regular para un perro del tamaño de un Deerhound escocés es generalmente una dosis demasiado alta para el Deerhound de baja grasa corporal. Es importante elegir un veterinario que esté familiarizado con esta sensibilidad en los lebreles y que sepa cómo dosificar a su Deerhound escocés. Si no puede encontrar un veterinario en su ciudad que esté familiarizado con los lebreles, tómese el tiempo de alertarle sobre esta sensibilidad para asegurarse de que todos los anestésicos y fármacos se administran correctamente a su perro.

Cardiomiopatía dilatada: La miocardiopatía dilatada se produce cuando el músculo del corazón se vuelve muy delgado y es incapaz de contraerse normalmente. Como el corazón debe trabajar más, se agranda. Los perros que padecen esta enfermedad tienen un ritmo cardíaco anormal y muestran signos de insuficiencia cardíaca, como debilidad, pérdida de apetito, pérdida de peso, depresión, colapso, dificultad para respirar, tos blanda y abdomen agrandado. No hay cura, pero el descanso, la dieta y la medicación pueden ayudar durante un tiempo.

Cistinuria: Este trastorno genético está causado por la incapacidad de reabsorber la cistina, un aminoácido, de vuelta a los túbulos renales. Esto da lugar a la formación de cálculos en el riñón o la vejiga, que pueden causar obstrucciones del tracto urinario que ponen en peligro la vida, especialmente en los hombres. Se identifica a través de una prueba barata de nitroprusiato en orina para la cistina, disponible a través de la Universidad de Pensilvania. La medicación, la dieta y la cirugía son opciones que pueden ayudar. Los perros con este defecto hereditario no deben ser criados.

Osteosarcoma: El osteosarcoma, que afecta con mayor frecuencia a las razas grandes y gigantes, es un cáncer óseo agresivo. El primer signo de osteosarcoma es una cojera en la extremidad, pero el perro requerirá radiografías para determinar la causa. El osteosarcoma se trata de forma agresiva, normalmente con la amputación de la extremidad y quimioterapia.

Deficiencia de factor VII: La deficiencia de factor VII provoca hemorragias excesivas y a veces mortales en heridas menores y en la cirugía. Existe una prueba de ADN para identificar a los portadores de la deficiencia de factor VII. Esta anomalía genética está presente al nacer y no cambia, por lo que una prueba a cualquier edad es precisa para toda la vida del perro.

Torsión gástrica (hinchazón): Comúnmente llamada hinchazón, es una condición que amenaza la vida y que afecta a los perros grandes y de pecho profundo, especialmente si son alimentados con una gran comida al día, comen rápidamente, beben grandes cantidades de agua rápidamente o hacen ejercicio vigoroso después de comer. La hinchazón se produce cuando el estómago se distiende con gas o aire y luego se retuerce. T…

Cuidados

Los Deerhounds escoceses son tranquilos y sedentarios. Disfrutan de una buena carrera o de un largo paseo, pero en general son más suaves que maniáticos. Disfrutarán de cualquier juego que implique perseguir algo, aunque no hay que esperar que lo traigan de vuelta.

Dado que se trata de una raza gigante, es importante introducir a los cachorros en el ejercicio de forma gradual para no dañar sus huesos y articulaciones aún en desarrollo. Los cachorros de Deerhound necesitan mucho ejercicio fuera de la correa en una zona vallada con seguridad para desarrollarse adecuadamente. Déles acceso sin restricciones a un patio grande para que puedan salir a correr cuando les apetezca. Empiece a dar paseos con 8 semanas de edad y vaya aumentando gradualmente hasta alcanzar un kilómetro y medio o más cuando tenga 12 semanas. A los 6 meses de edad, serán capaces de dar paseos mucho más largos y desearán hacerlo. Deberían tener dos años de edad antes de empezar a dar cualquier tipo de salto o carrera. Evite, en la medida de lo posible, que hagan ejercicio en superficies duras como el hormigón.

En casa, necesitan una habitación a prueba de cachorros donde puedan estirarse y jugar, pero sin hacer demasiado daño. Cuando no estés allí para supervisar, confínalos con una puerta alta para perros o una puerta para bebés. Las largas horas en una jaula pueden dañar sus articulaciones.

Los Deerhounds escoceses no son las razas más fáciles de adiestrar y requieren paciencia y comprensión. Disfrutan de la atención que reciben cuando estás contento con su comportamiento, pero en general prefieren hacer lo que les gusta. Son sensibles y no responden a un trato duro. La mejor técnica de adiestramiento para esta raza es el refuerzo positivo con recompensas de comida, elogios y juegos, y es importante ser constante. Con un adiestrador que sea paciente y tenga sentido del humor, se sabe que consiguen títulos avanzados de obediencia.

El adiestramiento con correa es imprescindible con el Deerhound escocés. Su Deerhound escocés debe ir con correa en los paseos o su impulso de presa se activará cuando vea un pequeño animal en movimiento. Una vez que esto ocurra, nada le importará más que la persecución, sin importar cuántas órdenes frenéticas le grite. Aunque es impresionante ver a un Deerhound en acción, es desgarrador si se hiere en la persecución, hiere o mata al animal que persigue, o corre delante de un coche y muere. Si quieres verle correr y perseguir, haz que participe en el lure coursing.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: De 3 a 4 tazas de alimento seco de alta calidad al día, repartidas en dos comidas.

Nota : La cantidad de comida de su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, al igual que las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compres también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será su aporte nutricional y menos tendrás que sacudirla en el cuenco de tu perro.

Si no estás seguro de si tu Deerhound tiene sobrepeso, hazle la prueba del ojo y la prueba de la mano. Primero, mira hacia abajo. Deberías poder ver su cintura. A continuación, coloca tus manos sobre su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna vertebral y los dedos extendidos hacia abajo. Deberías poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Para más información sobre la alimentación de tu Deerhound, consulta nuestras pautas para comprar la comida adecuada, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del Pelaje y Aseo

El grueso pelaje de un Deerhound escocés es de 3 a 4 pulgadas de largo, áspero y enjuto, destinado a proteger al perro mientras cazaba en el terreno áspero de las Tierras Altas escocesas. En cambio, el pelo de la cabeza, el vientre y el pecho suele ser bastante suave. Una ligera franja de pelo -no lo suficiente como para llamarla pluma- adorna la parte posterior de las patas. El clima afecta a la textura del pelaje, y en los Estados Unidos los Deerhounds suelen tener un pelaje que es una mezcla de pelo áspero y sedoso. Sin embargo, ningún Deerhound que se precie tiene un pelaje lanoso, que no desprende la suciedad de la misma manera que el pelaje lanoso.

El Deerhound típico lleva un pelaje azul-gris oscuro, pero el estándar de la raza -una descripción escrita de cómo debe ser una raza- dice que también viene en gris oscuro, atigrado, gris claro, leonado rojo, rojo arena o amarillo. Estos tres últimos colores son especialmente atractivos cuando el perro tiene el hocico y las orejas negras, pero es poco probable que lo vea. La mayoría de los Deerhounds vienen en sólo tres colores: gris, gris y gris. De vez en cuando verás un poco de blanco en el pecho o en los dedos de los pies, pero cuanto menos blanco, mejor.

Los Deerhounds escoceses mudan constantemente durante todo el año. Cepille el pelaje con un cepillo de alambre una o dos veces por semana para eliminar el pelo muerto, estimular la circulación y distribuir los aceites naturales de la piel. Cepille siempre en la dirección en que crece el pelo. Dale un último repaso con un peine metálico -conocido como peine de galgos- para asegurarte de que no se te ha escapado ningún enredo. También puedes utilizar el peine en el vientre, el pecho y el vello facial, que son más suaves. Con los dedos, arranca suavemente los pelos largos o de color claro de las orejas hasta que tengan un aspecto negro aterciopelado.

 

Bañe a su Deerhound según sea necesario para eliminar cualquier polvo, suciedad u olor de perro que se haya desarrollado. Un baño hará que su pelaje se sienta temporalmente suave, pero recuperará su sensación crujiente en unos pocos días. Con un cepillado regular, no debería necesitar un baño más que un par de veces al año, a no ser que lo estés exhibiendo.

Otras necesidades de aseo incluyen la higiene dental y el cuidado de las uñas. Cepilla los dientes de tu Deerhound al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden en él. El cepillado diario es aún mejor si quieres prevenir las enfermedades de las encías y el mal aliento.

Recorta las uñas con regularidad si tu perro no las desgasta de forma natural. Si puedes oírlas chocar contra el suelo, es que están demasiado largas. Unas uñas cortas y bien cortadas mantienen las patas del perro en buen estado y evitan que tus piernas se arañen cuando tu Deerhound salta con entusiasmo a saludarte.

Dado que su Deerhound tiene las orejas caídas, debe revisarlas y limpiarlas semanalmente para prevenir las infecciones de oído. Limpie suavemente la oreja -¡sólo la parte que puede ver! – con un algodón humedecido con una solución limpiadora recomendada por su veterinario. No introduzca nunca bastoncillos de algodón o cualquier otra cosa en el canal auditivo, ya que podría dañarlo. Tu Deerhound puede tener una infección de oído si el interior de la oreja huele mal, se ve rojo o parece sensible, o si sacude con frecuencia la cabeza o se rasca la oreja.

Comienza a acostumbrar a tu Deerhound a ser cepillado y examinado cuando es un cachorro. Manipule sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mire dentro de su boca y sus orejas. Convierta el aseo en una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentará las bases para facilitar los exámenes veterinarios y otras manipulaciones cuando sea adulto, algo esencial con un perro de este tamaño.

Mientras te acicalas, comprueba si hay llagas, sarpullidos o signos de infección como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, en los oídos, la nariz, la boca y los ojos, y en los pies. Los ojos deben estar limpios, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal le ayudará a detectar a tiempo posibles problemas de salud.

Deja un comentario