Glen of Imaal Terrier: Características y Comportamiento

El Glen of Imaal Terrier es una raza de perro fuerte e independiente que recibe su nombre del remoto valle de Irlanda donde se originó. Criado para cazar zorros y tejones, y para mantener los hogares libres de roedores, el Glen es un cazador hábil y astuto. También son un perro de familia afectuoso, gentil y cariñoso con su gente. Aunque se trata de perros de raza pura, algunos pueden acabar al cuidado de refugios o rescates. Considere la posibilidad de adoptarlo si esta es la raza para usted.

Compactos y fáciles de cepillar, estos perros pueden adaptarse fácilmente a apartamentos y casas grandes siempre que hagan suficiente ejercicio y jueguen activamente. Debido a su historia de caza menor, los Glen of Imaal Terriers conservan su afición por cavar. Puede crear una zona designada para cavar en el exterior para que su perro se desahogue. Comience a entrenar y socializar a su cachorro desde una edad temprana, y será recompensado con un compañero cariñoso para toda la vida. recomienda este transportín para viajar con su pequeño Glen of Imaal Terrier. También debería comprar esta botella de agua para perros para cualquier aventura al aire libre que tenga con su cachorro.

Más sobre esta raza Glen of Imaal Terrier

Este poderoso terrier fue criado originalmente para ser un tenaz cazador de zorros, tejones y roedores, persiguiendo incluso a sus presas bajo tierra. Aunque el Glen moderno es más propenso a pasar sus días relajándose con su familia, sigue teniendo un corazón de cazador. No hay nada más agradable para él que una buena persecución de una ardilla molesta o del gato del vecino, aparte de, quizás, una buena excavación. Un Glen estará encantado de desenterrar tu jardín de flores si se lo permites.

Puedes hacer buen uso de su inteligencia de cazador con el adiestramiento, siempre que lo hagas divertido para él; de lo contrario, es probable que muestre su vena independiente y se aleje en busca de algo más interesante. Además, puede canalizar su energía y atletismo en deportes caninos como las competiciones de agilidad y obediencia.

Si no te interesan los deportes caninos, tendrás que encontrar otra forma de ayudarle a quemar energía; los Glen necesitan ejercicio diario. Y tendrás que guardar bajo llave las croquetas y mantener la tentadora comida para personas fuera de su alcance; este perro tiene un apetito abundante, y puede engordar muy rápidamente si se le permite comer en exceso.

El valiente Glen defenderá a su familia si es necesario, y su fuerte ladrido de advertencia le alertará cuando alguien se acerque a la casa, lo que le convierte en un excelente perro guardián. Sin embargo, ese mismo espíritu de luchador a veces puede meterlo en problemas con otros caninos. Es poco probable que inicie una pelea, pero puede estar seguro de que no se echará atrás si le desafían. Sin embargo, si se le da suficiente tiempo para interactuar con otros perros y practicar sus habilidades sociales caninas, puede aprender a llevarse bien con ellos.

No es difícil enamorarse de la naturaleza cariñosa y la inteligencia de esta raza. Pero antes de lanzarse a comprar o adoptar un Glen, tenga en cuenta que tiene muchos rasgos comunes a los terriers: gusto por cavar, una vena independiente y una tendencia innata a perseguir gatos y otros animales pequeños. Tanto si estas cualidades lo convierten en el perro de sus sueños como en el último de su lista, téngalas en cuenta a la hora de considerar un Glen.

Este poderoso terrier fue criado originalmente para ser un tenaz cazador de zorros, tejones y roedores, persiguiendo incluso a sus presas bajo tierra. Aunque el Glen moderno es más propenso a pasar sus días relajándose con su familia, sigue teniendo un corazón de cazador. No hay nada más agradable para él que una buena persecución de una ardilla molesta o del gato del vecino, aparte de, quizás, una buena excavación. Un Glen estará encantado de desenterrar tu jardín de flores si se lo permites.

Puedes hacer buen uso de su inteligencia de cazador con el adiestramiento, siempre que lo hagas divertido para él; de lo contrario, es probable que muestre su vena independiente y se aleje en busca de algo más interesante. Además, puede canalizar su energía y atletismo en deportes caninos como las competiciones de agilidad y obediencia.

Si no te interesan los deportes caninos, tendrás que encontrar otra forma de ayudarle a quemar energía; los Glen necesitan ejercicio diario. Y tendrás que guardar bajo llave las croquetas y mantener la tentadora comida para personas fuera de su alcance; este perro tiene un apetito abundante, y puede engordar muy rápidamente si se le permite comer en exceso.

El valiente Glen defenderá a su familia si es necesario, y su fuerte ladrido de advertencia le alertará cuando alguien se acerque a la casa, lo que le convierte en un excelente perro guardián. Sin embargo, ese mismo espíritu de luchador a veces puede meterlo en problemas con otros caninos. Es poco probable que inicie una pelea, pero puede estar seguro de que no se echará atrás si le desafían. Sin embargo, si se le da suficiente tiempo para interactuar con otros perros y practicar sus habilidades sociales caninas, puede aprender a llevarse bien con ellos.

No es difícil enamorarse de la naturaleza cariñosa y la inteligencia de esta raza. Pero antes de lanzarse a comprar o adoptar un Glen, tenga en cuenta que tiene muchos rasgos comunes a los terriers: gusto por cavar, una vena independiente y una tendencia innata a perseguir gatos y otros animales pequeños. Tanto si estas cualidades lo convierten en el perro de sus sueños como en el último de su lista, téngalas en cuenta a la hora de considerar un Glen.

Historia

El Glen of Imaal Terrier procede de Irlanda y toma su nombre del remoto valle del condado de Wicklow donde se originó. Los aficionados al Glen creen que la raza desciende de los perros traídos por los colonos -a los que se les concedieron tierras en el valle a cambio de servir en el ejército de la reina Isabel I- que se mezclaron con los caninos locales.

La raza se desarrolló como un cazador polivalente, y se utilizó para cazar zorros y tejones y librar el hogar de roedores. Debido a su espíritu tenaz, también se utilizaba en peleas de perros organizadas. Uno de sus trabajos más interesantes era el de perro asador, en el que el perro trabajaba en un artilugio parecido a una cinta de correr que impulsaba la rotación de un asador para cocinar.

El Glen fue reconocido por el Irish Kennel Club en 1933, siendo uno de los últimos terriers irlandeses en obtener el reconocimiento oficial en Irlanda. El Glen tuvo que esperar 42 años antes de que el Kennel Club británico reconociera la raza en 1975, y otros 12 años antes de que el Kennel Club americano hiciera lo mismo, en 1987.

La raza sigue siendo rara hoy en día, aunque el Glen gana popularidad cada año. Está demostrando ser un excelente perro de familia y, para algunos propietarios, sigue desempeñando su papel tradicional como hábil compañero de caza.

Tamaño

Los machos y las hembras miden entre 12,5 y 14 pulgadas y pesan aproximadamente 35 libras.

Personalidad

La frase «perro grande en un cuerpo pequeño» describe acertadamente a este terrier. Es valiente y luchador y, aunque rara vez empieza una pelea con otros perros, es muy probable que la termine. También protegerá a su familia si es necesario.

Es inteligente, leal y paciente, rasgos que pueden convertirlo en un maravilloso perro de compañía. Como mascota de la familia da a su gente mucho afecto, pero tiene una vena independiente que ha llevado a mucha gente a tacharlo de testarudo.

Salud

Los Glens son generalmente saludables, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los Glens padecerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás considerando esta raza.

Si vas a comprar un cachorro, busca un buen criador que te muestre las autorizaciones sanitarias de los dos padres del cachorro. Las autorizaciones sanitarias demuestran que un perro ha sido sometido a pruebas y ha sido absuelto de una condición particular. En Glens, debe esperar ver las autorizaciones sanitarias de la Orthopedic Foundation for Animals (OFA) para la displasia de cadera (con una puntuación de regular o mejor), la displasia de codo, el hipotiroidismo y la enfermedad de von Willebrand; de la Universidad de Auburn para la trombopatía; y de la Canine Eye Registry Foundation (CERF) que certifica que los ojos son normales. Puede confirmar las autorizaciones sanitarias consultando el sitio web de la OFA (offa.org).

Los glens también son propensos a la atrofia progresiva de la retina (ARP), un trastorno ocular degenerativo que implica la pérdida de fotorreceptores en la parte posterior del ojo. Provoca una pérdida gradual de la visión y, finalmente, ceguera. Los veterinarios pueden detectar la ARP años antes de que el perro muestre cualquier signo de ceguera. Si va a comprar un cachorro, busque un criador de confianza que someta a sus perros a pruebas oculares y las certifique anualmente.

Cuidados

La cañada es un animal de poco mantenimiento. Disfruta de la compañía de sus compañeros humanos, y le va mejor viviendo en la casa con ellos.

El adiestramiento suele ser fácil con esta raza, ya que es inteligente y le gusta aprender. La clave para que el adiestramiento sea fácil es mantenerlo fresco e interesante; no hay que aburrir al Glen con un adiestramiento repetitivo. Cuando se aburra, mostrará su vena obstinada ignorándole, jugando por ahí o alejándose para olfatear su entorno.

El Glen no es una raza excesivamente ruidosa, pero si le animas accidentalmente, ladrará y ladrará y ladrará. No corras nunca a ver por qué se alborota cuando ladra: le enseñarás que si hace ruido, llamará la atención de su persona favorita. Enseñar la orden de «silencio» como parte de sus modales caninos básicos es una buena idea.

El Glen necesita ejercicio diario; un paseo enérgico de 30 minutos por el barrio satisfará su necesidad de moverse. Los Glen también se ejercitan mucho, jugando y retozando por la casa. Esta raza puede ser tan feliz en un apartamento como en una casa con un gran patio.

Una advertencia: el Glen, como muchos otros terriers, disfruta -no, adora- cavar, y este rasgo no es tan fácil de disuadir como los ladridos. Puedes salvar tus parterres entrenando a tu Glen para que escarbe sólo en un lugar designado de tu jardín.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: De 1,5 a 2 tazas de alimento seco de alta calidad al día, repartidas en dos comidas.

NOTA: La cantidad de comida de su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compres también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será su aporte nutricional y menos tendrás que sacudirla en el cuenco de tu perro.

Mantén a tu Glen en buena forma midiendo su comida y dándosela dos veces al día en lugar de dejarle comida fuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle la prueba del ojo y de la mano. Primero, míralo. Deberías poder ver su cintura. A continuación, pon tus manos en su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna vertebral y los dedos extendidos hacia abajo. Deberías poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Para saber más sobre la alimentación de tu Glen, consulta nuestras pautas para comprar la comida adecuada, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del pelaje y cuidado personal

El pelaje del Glen es de longitud media, con una capa superior de textura dura y una capa inferior más corta. El pelaje se presenta en varios tonos de trigo, desde el crema hasta el rojo; cualquier tono de azul, desde el plateado hasta el pizarra; y el atigrado, un patrón similar al de las rayas de tigre que mezcla un color dominante con vetas o manchas más oscuras. Se considera que el Glen es una raza que no desprende mucho pelo.

El aseo de la Cañada es fácil. No es una raza exigente, y no es necesario hacer demasiados aspavientos con su pelaje. Un cepillado una o dos veces por semana evita que el pelaje se enrede, y un baño cada tres meses más o menos -o cada vez que se haya revolcado en algo maloliente- lo mantiene limpio.

Los glens que compiten en las exposiciones tienen el pelaje recortado, pero está bien dejar que un perro familiar vaya al natural. Los glens de exposición no se recortan con maquinilla, como en otras razas, sino que se les quita el pelaje y se acorta con una herramienta afilada, parecida a un peine, llamada navaja. El stripping ayuda a los Glens a mantener el pelaje áspero que los jueces de exposición desean ver en los terriers.

Cepille los dientes de su Glen al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden en él. El cepillado diario es aún mejor si quieres prevenir las enfermedades de las encías y el mal aliento.

Recorta las uñas una o dos veces al mes si tu perro no las desgasta de forma natural. Si puedes oírlas chocar contra el suelo, es que están demasiado largas. Unas uñas cortas y bien cortadas mantienen los pies en buen estado y evitan que tus piernas se arañen cuando tu Glen salta con entusiasmo a saludarte.

Hay que revisar sus orejas semanalmente para ver si están enrojecidas o tienen mal olor, lo que puede indicar una infección. Cuando revises los oídos de tu perro, límpialos con un algodón humedecido con un limpiador de oídos suave y de pH equilibrado para ayudar a prevenir las infecciones. No introduzcas nada en el conducto auditivo; sólo limpia el oído externo.

Comienza a acostumbrar a tu Glen a que lo cepillen y examinen desde que es un cachorro. Manipula sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mira dentro de su boca. Haz que el aseo sea una experiencia positiva, llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para facilitar los exámenes veterinarios y otras manipulaciones cuando sea adulto.

Mientras lo acicalas, comprueba si hay llagas, sarpullidos o signos de infección, como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, en la nariz, la boca y los ojos, y en las patas. Los ojos deben estar limpios, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal le ayudará a detectar a tiempo posibles problemas de salud.

Deja un comentario