Harrier: Características y Comportamiento

Los Harrier se criaban originalmente para cazar liebres y zorros. Hoy en día, esta raza de perro no es especialmente popular, pero su excelente sentido del olfato y su incansable ética de trabajo la convierten en una gran opción para los cazadores. Aunque se trata de perros de raza pura poco frecuentes, algunos pueden acabar al cuidado de refugios o rescates.

Considere la posibilidad de adoptarlo si esta es su raza. Los Harrier a veces se describen como «Beagles con esteroides». Activos y juguetones, estos perros no se adaptarían tan bien a un apartamento. Necesitan espacio para correr y quemar su gran energía. Aun así, son bastante cariñosos, especialmente con los niños y otros perros.

También es una raza bastante sana y fácil de limpiar. Para una familia activa, el Harrier puede ser un excelente compañero. recomienda esta cama para perros para dar una buena noche de sueño a su Harrier de tamaño medio. También debería comprar esta botella de agua para perros para cualquier aventura al aire libre que tenga con su cachorro.

Más sobre esta raza Harrier

Estos sabuesos vivos y activos fueron criados originalmente para cazar liebres y zorros en grandes manadas, pero también son maravillosos compañeros de la familia.

Sin embargo, no espere encontrar uno en su barrio. Son una de las razas más raras registradas en el American Kennel Club. En 1994, por ejemplo, sólo nacieron cuatro camadas de Harrier en todo Estados Unidos (con el resultado de sólo 31 cachorros).

Construidos para trabajar, los Harrier tienen mucho hueso y sustancia para su tamaño. Sus hocicos son largos con una nariz bien desarrollada y fosas nasales abiertas. Sus ojos son oscuros, alertas e inteligentes. La velocidad no es tan importante como la resistencia para estos perros. Se sabe que las liebres y los zorros caen exhaustos tras ser perseguidos por una jauría implacable de Harriers.

Los aguiluchos tienen las orejas largas y caídas, y sus patas tienen almohadillas gruesas que les permiten correr durante horas por terrenos difíciles. Tienen el pecho ancho para dar cabida a su corazón y sus pulmones. Su cola es alta y la llevan erguida (no enroscada sobre el lomo), lo que facilita a los cazadores verlos a distancia o en la maleza.

Los aguiluchos tienen una personalidad juguetona y extrovertida. No son tan extrovertidos como el Beagle, pero definitivamente les encanta estar cerca de la gente y de otros animales. Por lo general, tienen un carácter dulce y son tolerantes con los niños.

Sin embargo, hay que tener cuidado con las mascotas que no son perros. Como son perros de manada, generalmente se llevan bien con otros perros, pero pueden ver a los gatos, hámsters y otras mascotas no caninas como presas. Les gusta vivir en manada, tanto si la manada está formada por otros perros como por personas.

Siempre debe tener en cuenta que su Harrier es un perro activo al que le gusta explorar y rastrear. A algunos les gusta ladrar (un ladrido fuerte y prolongado). Debe tener una valla bien asegurada que su perro no pueda saltar ni meterse por debajo, y cuando lleve a su Harrier a zonas no aseguradas, como un parque, asegúrese de llevarlo con correa. De lo contrario, podría salir corriendo a perseguir una ardilla o un conejo.

Además, recuerde que los Harrier fueron criados para tener mucha energía y resistencia, así como para pensar por sí mismos. Son independientes y cazadores incansables. Estos rasgos, aunque son buenos para la caza, pueden presentar dificultades en el entrenamiento. Tendrá que proporcionarles suficiente ejercicio para evitar que se aburran y sean destructivos.

Son perros a los que les encanta estar con usted, pero no exigen atención. Son capaces de entretenerse solos. Tu trabajo es asegurarte de que su idea de entretenimiento no signifique hacer travesuras.

Debido a que son pensadores independientes que a veces pueden ser tercos, debe considerar seriamente el entrenamiento de obediencia para su Harrier. Debido a que estos perros tienen una gran resistencia y son enérgicos sin ser hiperactivos, les va bien en los deportes de rendimiento como la agilidad y el rally. También son buenos compañeros para correr, montar en bicicleta y hacer senderismo.

Aunque son relativamente inactivos en la casa, no se recomiendan para los habitantes de apartamentos, a menos que esté dispuesto a proporcionarles una gran cantidad de ejercicio al aire libre todos los días.

Los Harrier son buenos perros guardianes porque le avisarán de cualquier ruido o visita extraña en su casa. Sin embargo, no espere que sean perros guardianes. Son tan amigables que a menudo saludan a los extraños como si fueran viejos amigos.

Aunque son perros dulces y de temperamento uniforme, los Harrier no son recomendables para los dueños de perros por primera vez debido a sus necesidades de entrenamiento y ejercicio.

Estos sabuesos vivos y activos fueron criados originalmente para cazar liebres y zorros en grandes manadas, pero también son maravillosos compañeros de la familia.

Sin embargo, no espere encontrar uno en su barrio. Son una de las razas más raras registradas en el American Kennel Club. En 1994, por ejemplo, sólo nacieron cuatro camadas de Harrier en todo Estados Unidos (con el resultado de sólo 31 cachorros).

Construidos para trabajar, los Harrier tienen mucho hueso y sustancia para su tamaño. Sus hocicos son largos con una nariz bien desarrollada y fosas nasales abiertas. Sus ojos son oscuros, alertas e inteligentes. La velocidad no es tan importante como la resistencia para estos perros. Se sabe que las liebres y los zorros caen exhaustos tras ser perseguidos por una jauría implacable de Harriers.

Los aguiluchos tienen las orejas largas y caídas, y sus patas tienen almohadillas gruesas que les permiten correr durante horas por terrenos difíciles. Tienen el pecho ancho para dar cabida a su corazón y sus pulmones. Su cola es alta y la llevan erguida (no enroscada sobre el lomo), lo que facilita a los cazadores verlos a distancia o en la maleza.

Los aguiluchos tienen una personalidad juguetona y extrovertida. No son tan extrovertidos como el Beagle, pero definitivamente les encanta estar cerca de la gente y de otros animales. Por lo general, tienen un carácter dulce y son tolerantes con los niños.

Sin embargo, hay que tener cuidado con las mascotas que no son perros. Como son perros de manada, generalmente se llevan bien con otros perros, pero pueden ver a los gatos, hámsters y otras mascotas no caninas como presas. Les gusta vivir en manada, tanto si la manada está formada por otros perros como por personas.

Siempre debe tener en cuenta que su Harrier es un perro activo al que le gusta explorar y rastrear. A algunos les gusta ladrar (un ladrido fuerte y prolongado). Debe tener una valla bien asegurada que su perro no pueda saltar ni meterse por debajo, y cuando lleve a su Harrier a zonas no aseguradas, como un parque, asegúrese de llevarlo con correa. De lo contrario, podría salir corriendo a perseguir una ardilla o un conejo.

Además, recuerde que los Harrier fueron criados para tener mucha energía y resistencia, así como para pensar por sí mismos. Son independientes y cazadores incansables. Estos rasgos, aunque son buenos para la caza, pueden presentar dificultades en el entrenamiento. Tendrá que proporcionarles suficiente ejercicio para evitar que se aburran y sean destructivos.

Son perros a los que les encanta estar con usted, pero no exigen atención. Son capaces de entretenerse solos. Tu trabajo es asegurarte de que su idea de entretenimiento no signifique hacer travesuras.

Debido a que son pensadores independientes que a veces pueden ser tercos, debe considerar seriamente el entrenamiento de obediencia para su Harrier. Debido a que estos perros tienen una gran resistencia y son enérgicos sin ser hiperactivos, les va bien en los deportes de rendimiento como la agilidad y el rally. También son buenos compañeros para correr, montar en bicicleta y hacer senderismo.

Aunque son relativamente inactivos en la casa, no se recomiendan para los habitantes de apartamentos, a menos que esté dispuesto a proporcionarles una gran cantidad de ejercicio al aire libre todos los días.

Los Harrier son buenos perros guardianes porque le avisarán de cualquier ruido o visita extraña en su casa. Sin embargo, no espere que sean perros guardianes. Son tan amigables que a menudo saludan a los extraños como si fueran viejos amigos.

Aunque son perros dulces y de temperamento uniforme, los Harrier no son recomendables para los dueños de perros por primera vez debido a sus necesidades de entrenamiento y ejercicio.

Historia

Hay varias historias contradictorias sobre cómo surgió la raza Harrier. La palabra Harrier proviene del francés normando y significa sabueso o perro. Con esa conexión, la mejor conjetura puede ser que los primeros perros de tipo Harrier descienden de un cruce de Bloodhounds, Talbot hounds, y tal vez incluso Basset Hounds, todos los cuales tenían sus orígenes en lo que ahora son Francia y Bélgica.

En Inglaterra, donde se desarrolló la raza Harrier, se estableció una jauría de perros de tipo Harrier ya en 1260, ¡hace más de 800 años! La jauría de Penistone, creada por Sir Elias Midhope, existió durante al menos 500 años, hasta bien entrado el siglo XVIII.

Originalmente, estas jaurías se utilizaban para cazar liebres con los cazadores siguiéndolas a pie, por lo que en aquella época eran un tipo de sabueso mucho más lento y metódico que los Harrier actuales. Cuando la caza del zorro se puso de moda con los cazadores a caballo, los Harrier se adaptaron para tener más velocidad.

La Asociación de Maestros de Harriers y Beagles se formó en Inglaterra en marzo de 1891. En aquella época, los Harriers eran mucho más populares que los Beagles. Los volúmenes de 1891-1900 del Libro Genealógico de la AMHB enumeran 107 manadas registradas de Harriers.

La admisión en el Libro Genealógico en aquellos días se basaba en los registros del propietario de la manada o por el comité. Parece que muchos de los Harriers fundadores eran en realidad pequeños Foxhounds. Además, los nombres de algunos de estos Harriers fundadores aparecen en los pedigríes de los Beagles más ganadores. De esto se deduce que el nombre «Harrier» se utilizó para describir el tipo de caza y el tamaño del sabueso más que su pedigrí.

Curiosamente, aunque los Harrier están reconocidos por el American Kennel Club, el Canadian Kennel Club y la Fédération Cynologique Internationale (el club canino mundial), entre otros, el Kennel Club de Inglaterra no reconoce la raza Harrier desde 1971.

La última vez que los Harrier se mostraron en una exposición del Kennel Club o se inscribieron en su libro genealógico fue en 1915. La razón de esto podría ser que en Inglaterra, los Harriers sólo son propiedad de organizaciones de caza y están registrados en la Asociación de Maestros de Harriers y Beagles. Por lo general, sólo se registran en la AMHB si son miembros de una jauría y han sido utilizados durante al menos una temporada de caza.

Hay informes de que los Harriers fueron importados a los EE.UU. ya en el 1700. Se establecieron varias jaurías de Harriers y algunas fueron reconocidas por la Asociación de Maestros de Foxhounds de América. Al menos dos jaurías americanas fueron listadas en la AMHB de Inglaterra.

Aunque son grandes compañeros de familia, los Harrier nunca han sido una raza popular. Desde 1884 hasta 1994, sólo se han registrado 949 Harriers en el American Kennel Club. Aunque siempre han estado en la parte baja de la lista de popularidad, 182 Harriers se han convertido en Campeones de Récord del AKC, lo que supone un porcentaje muy alto de campeones respecto a los perros registrados.

A pesar de su falta de popularidad, han formado parte del American Kennel Club desde sus inicios, siendo la 13ª raza reconocida por el AKC, y la 4ª raza de sabuesos reconocida. Dos Harriers de Baltimore, Maryland, fueron inscritos en la primera exposición del Westminster Kennel Club en 1877. Cuatro Harriers de Nueva York fueron inscritos en la segunda exposición de Westminster.

Las inscripciones de Harriers eran escasas a principios del siglo XX. En 1936, un perro llamado Monarch se convirtió en el primer Harrier Champion of Record y también en el primer Harrier en ganar el Best in Show. Monarch era propiedad de la Monmouth County Hunt, y fue criado a partir de perros importados de Inglaterra.

Hubo varias manadas de Harriers en los Estados Unidos durante los primeros años del siglo XX. George S. Patton, que en ese momento era coronel, fue el jefe de los Harriers de Cobbler de 1936 a 1938.

De 1940 a 1958, ningún Harrier fue registrado en el AKC, aunque algunos fueron registrados en la Asociación de Maestros de Foxhounds de América….

Tamaño

Los aguiluchos son perros de tamaño medio. Miden entre 19 y 21 pulgadas y pesan entre 45 y 60 libras.

Personalidad

Como un típico sabueso de jauría -un perro que está acostumbrado a trabajar como parte de un grupo- el gentil Harrier es extrovertido y amigable, nunca agresivo con otros perros.

También es un sabueso típico en el sentido de que es un pensador independiente y puede ser testarudo. Es importante entrenarlo con métodos que lo convenzan de que ser obediente es su idea. El refuerzo positivo, es decir, las recompensas por un comportamiento correcto, es el camino a seguir con esta raza. Es un buen perro guardián y le alertará de los sonidos extraños o de la aproximación de personas. Si no estás en casa, verá cómo entra el ladrón y se lleva tu plata.

Como todos los perros, los Harrier necesitan una socialización temprana – exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes – cuando son jóvenes. La socialización ayuda a garantizar que su cachorro de Harrier crezca y se convierta en un perro completo.

Salud

Los Harriers son generalmente saludables, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los Harrier padecerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás considerando esta raza.

  • Displasia de cadera: Se trata de una enfermedad hereditaria en la que el hueso del muslo no encaja bien en la articulación de la cadera. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras, pero es posible que no note ningún signo de molestia en un perro con displasia de cadera. A medida que el perro envejece, puede desarrollarse artritis. La Fundación Ortopédica para los Animales o el Programa de Mejora de la Cadera de la Universidad de Pensilvania se encargan de realizar las radiografías para detectar la displasia de cadera. Los perros con displasia de cadera no deben criarse. Si va a comprar un cachorro, pida al criador una prueba de que los padres han sido sometidos a pruebas de displasia de cadera y están libres de problemas. La displasia de cadera es hereditaria, pero también puede ser desencadenada por factores ambientales, como un crecimiento rápido debido a una dieta alta en calorías o lesiones producidas por saltos o caídas en suelos resbaladizos.

Si vas a comprar un cachorro, busca un buen criador que te muestre las autorizaciones sanitarias de los dos padres del cachorro. Las autorizaciones sanitarias demuestran que un perro ha sido sometido a pruebas y ha sido absuelto de una condición particular.

En el caso de los Harriers, debe esperar ver las autorizaciones sanitarias de la Orthopedic Foundation for Animals (OFA) para la displasia de cadera (con una puntuación de regular o mejor), la displasia de codo, el hipotiroidismo y la enfermedad de von Willebrand; de la Universidad de Auburn para la trombopatía; y de la Canine Eye Registry Foundation (CERF) que certifica que los ojos son normales. Puede confirmar las autorizaciones sanitarias consultando el sitio web de la OFA (offa.org).

Cuidado

Los aguiluchos tienen mucha energía y resistencia. Son grandes compañeros si hacen suficiente ejercicio, pero si no, pueden volverse destructivos. Los Harrier no son recomendables para los habitantes de apartamentos. Se encuentran mejor en casas que tienen grandes patios o acres para que puedan correr. Los patios necesitan vallas por las que su Harrier no pueda cavar o saltar.

Los Harrier pueden vivir en el exterior con un refugio adecuado contra el calor y el frío, pero prefieren estar en el interior, cerca de su familia, a la que consideran su manada. Los aguiluchos ladran -un ladrido prolongado- cuando están aburridos o se sienten solos, por lo que no es buena idea dejarlos solos en el patio trasero durante horas, especialmente si tienes vecinos cerca.

Son perros a los que les encanta estar contigo, pero no demandan atención. Son capaces de entretenerse solos. Tu trabajo es asegurarte de que su idea de entretenimiento no signifique hacer travesuras. Dé a su Harrier adulto un largo paseo con mucho tiempo para olfatear o llévelo a correr todos los días.

Los cachorros tienen diferentes necesidades de ejercicio. Desde las 9 semanas hasta los 4 meses de edad, la guardería para cachorros, una o dos veces por semana, es una buena manera de que hagan ejercicio, se entrenen y socialicen, además de 15 o 20 minutos de juego en el patio, por la mañana y por la tarde.

De los 4 a los 6 meses de edad, las clases de obediencia semanales y los paseos diarios de media milla satisfarán sus necesidades, además del tiempo de juego en el patio. De 6 meses a un año de edad, juegue hasta 40 minutos durante las mañanas o las tardes frescas, no en el calor del día. Siga limitando los paseos a media milla.

A partir del año de edad, su cachorro de Harrier puede empezar a trotar con usted, pero mantenga la distancia a menos de una milla y dele descansos frecuentes a lo largo del camino. Evite las superficies duras, como el hormigón. A medida que vaya madurando, puede aumentar la distancia y el tiempo que corre. Estos niveles graduales de ejercicio protegerán sus huesos y articulaciones en desarrollo.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada : De 1,5 a 2 tazas de alimento seco de alta calidad al día, divididas en dos comidas. Los cachorros pueden comer hasta 4 tazas al día, divididas en tres comidas.

NOTA: La cantidad de comida de su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compres también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será su aporte nutricional y menos tendrás que sacudirla en el cuenco de tu perro.

Más importante que la cantidad de comida que recibe su Harrier es su estado general. Debe estar musculoso, no gordo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle el examen ocular y la prueba de manos.

En primer lugar, mira hacia abajo. Debe tener una cintura visible. A continuación, pon tus manos en su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna vertebral y los dedos extendidos hacia abajo. Deberías poder sentir pero no ver sus costillas. Si no puede sentir las dos últimas costillas, necesita menos comida y más ejercicio. Si puedes ver sus costillas, alimenta más.

Para saber más sobre la alimentación de tu Harrier, consulta nuestras pautas para comprar la comida adecuada, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del pelaje y cuidado personal

Los Harrier tienen un pelaje corto, grueso y brillante, y unas orejas muy suaves. Pueden venir en una amplia variedad de colores, pero los colores más comunes que se ven en los Estados Unidos son los tricolores (negro, fuego y blanco), y el rojo y el blanco. Se parecen a un Foxhound inglés, pero más pequeños.

El pelaje del Harrier es fácil de cepillar. Hay que cepillarlo semanalmente con un cepillo de goma o con un guante para sabuesos, que se ajusta a la mano. Los Harrier mudan una cantidad moderada, pero el cepillado regular ayudará a mantener el pelo suelto fuera de la ropa y los muebles.

Revisa sus largas orejas en busca de objetos extraños como colas de zorro o abrojos, especialmente si ha estado corriendo por el campo. Dado que sus orejas caídas bloquean la circulación del aire, es conveniente limpiarlas semanalmente para prevenir las infecciones de oído. Limpie suavemente la oreja -¡sólo la parte que puede ver! – con un algodón humedecido con una solución limpiadora recomendada por su veterinario.

No introduzca nunca bastoncillos de algodón o cualquier otra cosa en el canal auditivo o podría dañarlo. Su Harrier puede tener una infección de oído si el interior de la oreja huele mal, se ve rojo o parece sensible, o si sacude con frecuencia la cabeza o se rasca la oreja.

Cepilla los dientes de tu Harrier al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden en él. El cepillado diario es aún mejor si quieres prevenir las enfermedades de las encías y el mal aliento.

Recorta las uñas con regularidad si tu perro no las desgasta de forma natural. Si puedes oírlas chocar contra el suelo, es que están demasiado largas. Unas uñas cortas y bien cortadas evitan que sus piernas se arañen cuando su Harrier salta con entusiasmo para saludarle.

Comience a acostumbrar a su Harrier a ser cepillado y examinado cuando sea un cachorro. Manipule sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mire dentro de su boca y sus orejas. Convierta el aseo en una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentará las bases para facilitar los exámenes veterinarios y otras manipulaciones cuando sea adulto.

Mientras lo acicala, compruebe si hay llagas, sarpullidos o signos de infección, como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, en las orejas, la nariz, la boca y los ojos, y en las patas. Los ojos deben estar limpios, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal le ayudará a detectar a tiempo posibles problemas de salud.

Deja un comentario