Komondor: Características y Comportamiento

Aunque el aspecto del Komondor podría hacer pensar que fue desarrollado para fregar suelos, este perro tiene una larga y noble herencia como raza de perro guardián de rebaños en su Hungría natal. Todavía conservan un fuerte instinto de protección y defienden a su familia y su propiedad con su vida. En húngaro, la forma plural de Komondor es Komondorok.

Aunque se trata de un perro de raza pura, es posible encontrarlos en refugios y rescates. ¡Así que recuerda adoptar! No compre. Cariñosos con sus familias, estos perros son inteligentes y están deseosos de complacer. Al ser tan protectores, pueden ser buenos perros guardianes y ladrarán si algo no va bien. Sin embargo, no se adaptan bien a la vida en un apartamento y prefieren tener mucho espacio para correr y quemar energía.

Para un hogar más grande que necesita un guardián cariñoso, este puede ser el perro para el trabajo. recomienda esta jaula grande y espaciosa para que el gran Komondorok tenga un lugar para descansar y relajarse. También debería comprar esta botella de agua para perros para cualquier aventura al aire libre que tenga con su cachorro.

Más sobre esta raza Komondor

El Komondor puede parecer una fregona en cuatro patas, pero debajo de todo ese pelo, hay un perro grande con una gran personalidad. Criado originalmente para vigilar el ganado, tarea en la que sigue destacando, el Komondor es inteligente, independiente y muy protector. De hecho, nada les gusta más que vigilar a su familia.

Esto puede plantear un par de problemas. Por un lado, puede ser desconcertante que un perro se siente y te mire fijamente mientras haces tu vida. Por otro, los instintos protectores del komondor y su desconfianza hacia los extraños pueden acarrear problemas (y demandas) si tu perro ataca a alguien que percibe como una amenaza.

Obviamente, este perro viene con responsabilidades. Tienes que ser un líder seguro para ganarte el respeto de tu Komondor. Los mansos y los dueños de perros sin experiencia no necesitan aplicar. Tendrá que socializar bien a su Komondor -exponiéndolo a muchas personas, situaciones y otros animales diferentes- desde una edad temprana para que su perro sepa cómo comportarse con ellos. Y tendrá que esforzarse por presentar a su Komondor a las personas que están permitidas en su casa. Una vez que el Komondor acepta al recién llegado, siempre lo recordará y lo tratará como un miembro de su rebaño, una persona más a la que vigilar.

También tendrás que tener cuidado con otros perros. Los komondorok pueden ser agresivos con los perros que no conocen, y algunos no son capaces de compartir un hogar con otro canino, por mucho que intentes que todos se lleven bien. Sin embargo, pueden tener excelentes relaciones con los gatos y el ganado.

Tampoco es fácil el cuidado del pelaje del Komondor. Sus característicos cordones no necesitan ser cepillados, pero deben mantenerse libres de parásitos y suciedad. Y si se humedece, el pelaje del Komondor puede desarrollar un desagradable olor a moho.

Fiel a su herencia de perro de trabajo, el Komondor es un perro inteligente que aprende rápidamente con el adiestrador adecuado, es decir, con uno que haga participar a su mente y trabaje con su naturaleza independiente en lugar de contra ella. Con técnicas de adiestramiento repetitivas, este perro se aburre. El Komondor ignorará las órdenes que parezcan innecesarias, así que elija sus batallas.

El Komondor viene con muchos beneficios además de las responsabilidades. Esta leal raza pasará felizmente sus días bajo o sobre tus pies, sirviendo como compañero, amigo y guardián.

El Komondor puede parecer una fregona en cuatro patas, pero debajo de todo ese pelo, hay un perro grande con una gran personalidad. Criado originalmente para vigilar el ganado, tarea en la que sigue destacando, el Komondor es inteligente, independiente y muy protector. De hecho, nada les gusta más que vigilar a su familia.

Esto puede plantear un par de problemas. Por un lado, puede ser desconcertante que un perro se siente y te mire fijamente mientras haces tu vida. Por otro, los instintos protectores del komondor y su desconfianza hacia los extraños pueden acarrear problemas (y demandas) si tu perro ataca a alguien que percibe como una amenaza.

Obviamente, este perro viene con responsabilidades. Tienes que ser un líder seguro para ganarte el respeto de tu Komondor. Los mansos y los dueños de perros sin experiencia no necesitan aplicar. Tendrá que socializar bien a su Komondor -exponiéndolo a muchas personas, situaciones y otros animales diferentes- desde una edad temprana para que su perro sepa cómo comportarse con ellos. Y tendrá que esforzarse por presentar a su Komondor a las personas que están permitidas en su casa. Una vez que el Komondor acepta al recién llegado, siempre lo recordará y lo tratará como un miembro de su rebaño, una persona más a la que vigilar.

También tendrás que tener cuidado con otros perros. Los komondorok pueden ser agresivos con los perros que no conocen, y algunos no son capaces de compartir un hogar con otro canino, por mucho que intentes que todos se lleven bien. Sin embargo, pueden tener excelentes relaciones con los gatos y el ganado.

Tampoco es fácil el cuidado del pelaje del Komondor. Sus característicos cordones no necesitan ser cepillados, pero deben mantenerse libres de parásitos y suciedad. Y si se humedece, el pelaje del Komondor puede desarrollar un desagradable olor a moho.

Fiel a su herencia de perro de trabajo, el Komondor es un perro inteligente que aprende rápidamente con el adiestrador adecuado, es decir, con uno que haga participar a su mente y trabaje con su naturaleza independiente en lugar de contra ella. Con técnicas de adiestramiento repetitivas, este perro se aburre. El Komondor ignorará las órdenes que parezcan innecesarias, así que elija sus batallas.

El Komondor viene con muchos beneficios además de las responsabilidades. Esta leal raza pasará felizmente sus días bajo o sobre tus pies, sirviendo como compañero, amigo y guardián.

Historia

La primera descripción escrita del Komondor se remonta al siglo XVI, pero la raza ya existía mucho antes, custodiando rebaños de ganado en su Hungría natal. Se cree que el Komondor desciende del Owtcharka ruso, otra raza de perro pastor.

Los komondorok tenían una ventaja especial en su trabajo. Con su pelaje blanco y acordonado, se parecían mucho a sus rebaños – ovejas grandes de lana blanca y rizada – y podían mezclarse con ellos sin ser vistos por los depredadores hasta que era demasiado tarde.

Al igual que muchas razas, la Segunda Guerra Mundial dejó al Komondor al borde de la extinción. Después de la guerra, los colombófilos intentaron devolver a la raza su número original, pero siguió siendo rara y en gran parte desconocida. El American Kennel Club reconoció la raza en 1937, pero hubo pocos Komondor fuera de Hungría hasta después de 1962.

El Komondor tiene poca popularidad entre las razas y variedades reconocidas por el American Kennel Club. Todavía sirve como guardián del ganado, pero ahora se les conoce también como perro de compañía.

Tamaño

El macho Komondor mide 27,5 pulgadas de alto y pesa 100 o más libras; una hembra mide 25,5 y pesa 80 o más libras.

Sin embargo, muchos perros pueden ser más pequeños o más grandes que la media.

Personalidad

Los cachorros de Komondor tardan mucho en alcanzar la madurez -generalmente tres años o más- pero cuando lo hacen, tienen una personalidad tranquila y devota. Son inteligentes, independientes y ferozmente protectores, dispuestos a aceptar el reto de defender el hogar y la familia. Los komondor desconfían de los extraños y pueden ser agresivos con otros perros.

Estos rasgos, además de su gran tamaño, hacen que sean un mal partido para los dueños primerizos o tímidos.

Los komondor necesitan una socialización temprana y extensa -exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes- a partir de la primera etapa de cachorro. Inscribir a su Komondor en una clase de jardín de infancia para cachorros es un buen comienzo. Mantenga su socialización exponiéndolo continuamente a muchas personas diferentes. Invite a sus visitantes con regularidad y llévelos a excursiones y paseos.

Salud

Los Komondor son generalmente sanos, pero como todas las razas, pueden estar sujetos a ciertas condiciones de salud. No todos los Komondor padecerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás considerando esta raza.

Estas son algunas de las enfermedades a las que hay que prestar atención en esta raza:

Displasia de cadera : Esta enfermedad degenerativa se produce cuando la articulación de la cadera se debilita debido a un crecimiento y desarrollo anormal y se encuentra en muchas razas de perros.

Entropión : Este defecto, que suele ser evidente a los seis meses de edad, hace que el párpado se enrolle hacia dentro, irritando o lesionando el globo ocular. Puede afectar a uno o a ambos ojos. Si su Komondor tiene entropión, puede notar que se frota los ojos. Esta afección puede corregirse quirúrgicamente cuando el perro alcanza la madurez.

Torsión gástrica (Hinchazón) : La hinchazón está causada por la entrada repentina de gas y aire en el estómago. Esto hace que el estómago se distienda y se retuerza y puede causar la muerte en un perro si no se trata.

Cuidados

Cuando es joven, esta inteligente raza es sorprendentemente fácil de adiestrar. Sin embargo, esa facilidad suele durar poco y se convierte en frustración cuando el alumno apto se convierte en un estudiante obstinado. Los komondorok son tan independientes como inteligentes.

La clave del adiestramiento de un komondor no es la fuerza ni la repetición, sino hacer que el adiestramiento sea divertido tanto para el dueño como para el perro. La capacidad del Komondor de pensar por sí mismo le llevará a decidir que algunas órdenes merecen ser aprendidas, otras no merecen ser repetidas y otras están bien sólo de vez en cuando. Se aburren fácilmente, así que haz que cada sesión de entrenamiento sea diferente.

Los komondor tienen necesidades moderadas de ejercicio y se satisfacen con dos o tres paseos cortos diarios o con momentos de juego en el patio. Necesitan un patio bien vallado para ayudarles a definir su territorio y, como son tan protectores, para evitar que otras personas y animales entren en ese territorio.

Presta atención a la higiene dental y al cuidado de las uñas. Cepilla los dientes de tu Komondor al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que lo acompañan. Mejor a diario. Recorte sus uñas una o dos veces al mes, según sea necesario. Si puede oír el chasquido de las uñas en el suelo, es que están demasiado largas. Las uñas cortas mantienen las patas en buen estado y no te arañarán las piernas cuando tu Komondor salte a saludarte.

Alimentación

La cantidad de comida de tu perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, al igual que las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compre también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será su nutrición y menos tendrá que agitar el cuenco de su perro.

Los komondor son propensos a la hinchazón, una enfermedad que puede poner en peligro su vida. Para ayudar a prevenir la hinchazón, alimente a su perro con dos o tres comidas pequeñas al día en lugar de una comida grande.

Para mantener el peso de un Komondor en un nivel normal, aliméntelo a horas específicas cada día en lugar de dejarle comida todo el tiempo. Mide la comida con cuidado y redúcela si parece que está engordando. Debe tener cintura cuando lo mires, y debes poder sentir sus costillas pero no verlas. Si están enterradas bajo rollos de grasa, su perro necesita ponerse a dieta. Reparta las golosinas con moderación. Su Komondor estará tan contento de recibir una golosina de adiestramiento del tamaño de una uña como una galleta más grande.

Debe consultar a su veterinario antes de elegir una dieta para su perro. La cantidad diaria generalmente recomendada para esta raza es de tres a cuatro tazas diarias de un alimento para perros de alta calidad, dividido en dos comidas.

Para saber más sobre la alimentación de su Komondor, consulte nuestras directrices para comprar el alimento adecuado, alimentar a su cachorro y alimentar a su perro adulto.

Color del pelaje y cuidado personal

El Komondor tiene un pelaje maravillosamente único. Durante la etapa de cachorro, tiene rizos suaves que se hacen más pesados a medida que madura, convirtiéndose en cordones largos, como de fieltro, que se asemejan a las hebras de una fregona. La capa inferior es suave y lanosa, mientras que la superior es gruesa. Los cachorros tienen un matiz crema o beige en su pelaje, pero este color se desvanece hasta convertirse en blanco a medida que crecen.

El pelaje del Komondor no necesita cepillado, pero no está exento de mantenimiento. Cuando los cordones comienzan a formarse entre los ocho y los doce meses de edad -un proceso en el que la capa inferior suave es atrapada por la capa superior- es esencial mantener el pelo limpio y seco para que no se ensucie ni se decolore. Es posible que los cordones no se formen completamente hasta que el perro tenga dos años.

Los cordones deben separarse con regularidad para evitar que se enreden y para eliminar los restos o la suciedad. Se sugiere recortar alrededor de la boca para evitar que se manche con la comida. Y bañar y secar a un Komondor es un asunto de todo el día. Los ventiladores de suelo son excelentes para el secado después del baño, y muchos Komondorok se tumban delante de un ventilador. El pelaje puede recortarse corto para facilitar el mantenimiento, aunque esto le quita el aspecto distintivo de la raza.

Acostumbra a tu Komondor a ser examinado desde que es un cachorro. Manipula sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mira dentro de su boca y sus orejas. Haz que el aseo sea una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para facilitar los exámenes veterinarios y otras manipulaciones cuando sea adulto.

Deja un comentario