Kuvasz: Características y Comportamiento

El Kuvasz es un perro grande, blanco y guardián de rebaños, originario de Hungría. Es un perro unifamiliar que protege a su gente y desconfía de los extraños. Los perros de esta raza piensan por sí mismos y pueden ser difíciles de adiestrar. El plural de Kuvasz es Kuvaszok en su lengua materna, el húngaro. Aunque se trata de un perro de raza pura, es posible encontrarlos en refugios y rescates. Recuerde que debe adoptar. No compres si quieres llevarte uno de estos cachorros a casa.

Los kuvaszok son grandes y protectores, pero también tienen un lado sensible. No les gusta estar lejos de la familia durante mucho tiempo, por lo que no les irá bien un dueño que los deje en una casa vacía durante muchas horas del día. Tampoco se adaptan bien a los habitantes de los apartamentos, y necesitan un dueño experimentado que pueda darles mucho espacio para correr.

Sin embargo, si tiene una casa grande y está preparado para el desafío, este cachorro será un excelente perro guardián, un compañero de ejercicio inteligente y un mejor amigo leal para toda la vida. recomienda esta jaula grande y espaciosa para dar a su gran Kuvasz un lugar para descansar y relajarse. ¡También debe recoger esta botella de agua para perros para cualquier aventura al aire libre que tiene con su cachorro!

Más sobre esta raza Kuvasz

El Kuvasz (pronunciado KOO-vahss ; el plural es Kuvaszok, pronunciado KOO-vah-sock ) es probablemente la más antigua de las tres razas húngaras antiguas. Tienen un porte regio y una historia -que incluye una asociación con el mismísimo Conde Drácula- tan compleja como su personalidad.

Sus ojos almendrados, su nariz negra y su denso pelaje blanco los convierten en una raza llamativa. También su tamaño. Los machos pueden pesar hasta 115 libras o incluso más. Son robustos y bien musculados, muy fuertes con gran resistencia, pero elegantes.

Muchos piensan que el Kuvasz se mueve como un lobo, con un paso poderoso y elegante. Cuando trotan o corren, parece que se deslizan, con poco movimiento ascendente y descendente del cuerpo. Como su marcha es tan fácil, son capaces de trotar durante 15 millas o más sin cansarse.

El pelaje blanco de un Kuvasz es hermoso de contemplar, y a veces ha contribuido a la popularidad de la raza como «perro de moda». Pero fueron criados para tener un pelaje blanco por razones distintas a la belleza: Su color ayudaba a los pastores a distinguir a sus perros de los lobos.

El Kuvasz puede ser un compañero maravilloso, leal y paciente, pero no es para todos. Debido a que fueron criados para vigilar, pueden ser distantes, independientes y desconfiados con los extraños. Su Kuvasz será educado con los invitados que le den la bienvenida, pero no más, por mucho que los extraños intenten hacerse amigos suyos. Su lealtad casi fanática les hace ser muy protectores; siempre están atentos a cualquier signo de peligro, y cuando se excitan, pueden moverse con una velocidad sorprendente dado su tamaño.

Los kuvaszok son extremadamente inteligentes, pero no son fáciles de entrenar. Su feroz independencia los convierte en un reto incluso para los dueños de perros experimentados. Los cachorros son juguetones hasta la adolescencia, pero los perros mayores suelen ser tranquilos y reservados. Los ladridos excesivos, sin embargo, pueden ser un problema a cualquier edad, dependiendo de cada perro.

Debido a que son tan inteligentes, protectores y fuertes, es especialmente importante socializar y entrenar a su Kuvasz desde una edad temprana.

Con el verdadero espíritu de los perros de trabajo, a los kuvaszok les gusta tener un trabajo que hacer, ya sea vigilar el ganado o vigilar a sus hijos. Suelen ser amables con los niños y les encanta jugar con ellos. Los perros maduros parecen entender su gran fuerza, pero los cachorros de Kuvaszok, al igual que los niños, a menudo no conocen sus límites, por lo que siempre debe supervisar el juego de los cachorros y los niños.

Los kuvaszok son perros activos que no estarían bien en un apartamento o casa sin patio. Si se les mantiene en una perrera o, peor aún, atados o encadenados, pueden volverse agresivos. Los kuvaszok son decididos y tienen una gran tolerancia al dolor, por lo que una valla electrónica subterránea probablemente no los retendría si realmente quisieran correr libres. Pero no hay que mantenerlos siempre en el exterior. Déjelos dentro para que puedan estar con su familia. Todos lo disfrutarán.

El Kuvasz (pronunciado KOO-vahss ; el plural es Kuvaszok, pronunciado KOO-vah-sock ) es probablemente la más antigua de las tres razas húngaras antiguas. Tienen un porte regio y una historia -que incluye una asociación con el mismísimo Conde Drácula- tan compleja como su personalidad.

Sus ojos almendrados, su nariz negra y su denso pelaje blanco los convierten en una raza llamativa. También su tamaño. Los machos pueden pesar hasta 115 libras o incluso más. Son robustos y bien musculados, muy fuertes con gran resistencia, pero elegantes.

Muchos piensan que el Kuvasz se mueve como un lobo, con un paso poderoso y elegante. Cuando trotan o corren, parece que se deslizan, con poco movimiento ascendente y descendente del cuerpo. Como su marcha es tan fácil, son capaces de trotar durante 15 millas o más sin cansarse.

El pelaje blanco de un Kuvasz es hermoso de contemplar, y a veces ha contribuido a la popularidad de la raza como «perro de moda». Pero fueron criados para tener un pelaje blanco por razones distintas a la belleza: Su color ayudaba a los pastores a distinguir a sus perros de los lobos.

El Kuvasz puede ser un compañero maravilloso, leal y paciente, pero no es para todos. Debido a que fueron criados para vigilar, pueden ser distantes, independientes y desconfiados con los extraños. Su Kuvasz será educado con los invitados que le den la bienvenida, pero no más, por mucho que los extraños intenten hacerse amigos suyos. Su lealtad casi fanática les hace ser muy protectores; siempre están atentos a cualquier signo de peligro, y cuando se excitan, pueden moverse con una velocidad sorprendente dado su tamaño.

Los kuvaszok son extremadamente inteligentes, pero no son fáciles de entrenar. Su feroz independencia los convierte en un reto incluso para los dueños de perros experimentados. Los cachorros son juguetones hasta la adolescencia, pero los perros mayores suelen ser tranquilos y reservados. Los ladridos excesivos, sin embargo, pueden ser un problema a cualquier edad, dependiendo de cada perro.

Debido a que son tan inteligentes, protectores y fuertes, es especialmente importante socializar y entrenar a su Kuvasz desde una edad temprana.

Con el verdadero espíritu de los perros de trabajo, a los kuvaszok les gusta tener un trabajo que hacer, ya sea vigilar el ganado o vigilar a sus hijos. Suelen ser amables con los niños y les encanta jugar con ellos. Los perros maduros parecen entender su gran fuerza, pero los cachorros de Kuvaszok, al igual que los niños, a menudo no conocen sus límites, por lo que siempre debe supervisar el juego de los cachorros y los niños.

Los kuvaszok son perros activos que no estarían bien en un apartamento o casa sin patio. Si se les mantiene en una perrera o, peor aún, atados o encadenados, pueden volverse agresivos. Los kuvaszok son decididos y tienen una gran tolerancia al dolor, por lo que una valla electrónica subterránea probablemente no los retendría si realmente quisieran correr libres. Pero no hay que mantenerlos siempre en el exterior. Déjelos dentro para que puedan estar con su familia. Todos lo disfrutarán.

Historia

El Kuvasz es quizás la más antigua de las tres razas de perros antiguas de Hungría, siendo las otras dos el Puli y el Komondor. Es posible que llegaran con las tribus magiares que invadieron Hungría hace unos 1.200 años, y un historiador canino húngaro sostiene que ya estaban allí muchos siglos antes.

Se dice que el nombre Kuvasz es una corrupción de la palabra turca kawasz , que significa guardaespaldas. Otra teoría sugiere que proviene de una palabra sumeria, ku assa , que se refiere a un perro que vigilaba y corría junto a los caballos y jinetes.

Sea cual sea su origen, en el siglo XV los kuvaszok eran muy apreciados en Hungría como perros guardianes, especialmente por el rey Matías. Matías fue coronado el 29 de marzo de 1464, cuando sólo tenía 15 años. A pesar de su juventud, Matías era un líder militar astuto y sabio. Creó un gran ejército de mercenarios que fue capaz de hacer retroceder a los otomanos y ampliar las posesiones del Reino de Hungría. Como era de esperar en una época tan turbulenta, las intrigas palaciegas se multiplicaron. Las conspiraciones y los intentos de asesinato eran habituales. Era una época en la que un rey no podía confiar ni siquiera en su propia familia, pero Matías se sentía seguro mientras sus kuvaszok estuvieran cerca. Se dice que llevaba un par de Kuvaszok a todas partes, incluso a sus habitaciones.

Matías construyó enormes perreras que albergaban a cientos de Kuvaszok en su finca de Siebenbuergen. Además de proteger al rey, estos perros se utilizaban para vigilar el ganado de la finca y, a veces, para cazar animales de caza mayor, como osos y lobos. Los kuvaszok eran muy apreciados, y a veces el rey Matías regalaba un cachorro a un noble visitante. Al estar asociados a la realeza, los kuvaszok se hicieron muy populares.

Uno de los nobles que recibió este regalo fue Vlad Drácula, el príncipe de Valaquia. Vlad (también conocido como Vlad el Empalador, por su método preferido de tortura) fue vasallo del rey Matías en diferentes momentos. En un momento dado, el rey Matías encarceló a Vlad en una torre real durante muchos años. Vlad volvió a ganarse la simpatía del rey y, tras su liberación, se casó con un miembro de la familia real, probablemente un primo del rey Matías. Como regalo de bodas, el rey habría regalado a Vlad Drácula y a su novia dos Kuvaszok.

Tras la muerte del rey Matías, la popularidad de la raza disminuyó entre las familias reales y nobles, pero continuó su función tradicional de protección del ganado para los agricultores y jinetes. A finales del siglo XIX, los criadores se interesaron por estandarizar la raza. En las décadas de 1920 y 1930, el Kuvasz se convirtió en el perro grande más de moda en Hungría y Europa occidental.

Sin embargo, durante la Segunda Guerra Mundial, al igual que muchas razas, el Kuvasz estuvo a punto de extinguirse. La escasez de alimentos pasó factura y muchos criaderos redujeron o dejaron de criar. Cuando los soldados nazis, y luego los soviéticos, atravesaron Hungría, los valientes kuvaszok fueron a menudo abatidos al intentar proteger a sus familias y su ganado. Algunos oficiales se llevaron a Kuvaszok a casa, pero aun así, la raza estuvo a punto de desaparecer.

Al final de la guerra, había menos de 30 Kuvazok en Hungría. Muchos criadores de Kuvasz habían muerto. Los rusos que ocuparon Hungría consideraron la cría de perros como un pasatiempo de lujo de los aristócratas y castigaron a los criadores.

A pesar de estas dificultades, los criadores se reunían en secreto, vendiendo cachorros y perros a cambio de cigarrillos y comida. Pero como la comida seguía siendo escasa, los kuvaszok, al igual que otras razas de gran tamaño y gran apetito, no eran populares.

Desde la revolución húngara de 1956, las condiciones han mejorado constantemente en Hungría y los kuvasz han empezado a recuperar su popularidad. Hoy en día, existen clubes activos de la raza Kuvasz repartidos por toda Europa. Sin embargo, ha sido una lucha, ya que la casi extinción dejó un acervo genético muy pequeño con el que reconstruir la raza, lo que obligó a algunos criadores a utilizar otros perros, como el Gran Pirineo, para co…

Tamaño

Los machos suelen medir entre 28 y 30 pulgadas de altura hasta el hombro y pesan entre 100 y 115 libras. Las hembras miden entre 26 y 28 pulgadas y pesan entre 70 y 90 libras.

Algunos perros pueden ser más grandes o más pequeños que la media.

Personalidad

El Kuvasz es un perro enérgico de gran inteligencia, determinación, valor y curiosidad, sensible a los elogios y a las culpas. Se dedican a proteger a su familia, especialmente a los niños, y desconfían de los extraños. Si un miembro de la familia parece estar en peligro, actúan por iniciativa propia. Los kuvaszok adultos son amables y pacientes con los niños, pero los cachorros pueden ser demasiado revoltosos para los niños pequeños.

Es un perro audaz e independiente que necesita un adiestramiento seguro y paciente. No es la raza para un dueño de perro primerizo o tímido.

Salud

Los Kuvaszok son generalmente sanos, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los Kuvaszok padecerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si está considerando esta raza.

Las siguientes enfermedades pueden afectar a los Kuvaszok:

Displasia de cadera canina : Se trata de una afección en la que el fémur no encaja bien en la cavidad pélvica de la articulación de la cadera. La displasia de cadera puede existir con o sin signos clínicos. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras. A medida que el perro envejece, puede desarrollarse artritis. La detección de la displasia de cadera puede ser realizada por un veterinario. Los perros que tienen displasia de cadera no deben ser criados. Si su perro muestra signos de displasia de cadera, hable con su veterinario. Hay muchos tratamientos nuevos que pueden ayudar a su perro si se detecta displasia de cadera.

Osteocondritis Disecante (OCD): Se trata de una degeneración del hueso que se encuentra debajo de la capa de cartílago de las articulaciones. Suele verse en perros jóvenes y de crecimiento rápido de las razas grandes. Las radiografías a menudo no son concluyentes. La OCD suele aparecer durante la fase de crecimiento de un perro joven (de seis a nueve meses de edad) y puede afectar a la articulación del hombro, el tobillo o el codo. Como es dolorosa, el perro cojea. Saltar de los muebles y el sobrepeso pueden contribuir al problema. El veterinario puede recomendar reposo absoluto y limitación del juego durante varias semanas o una intervención quirúrgica para eliminar los trozos de cartílago desgarrados.

Enfermedad de von Willebrand: Se trata de un trastorno sanguíneo hereditario causado por una deficiencia del antígeno del factor VIII de coagulación (factor von Willebrand). El signo principal es la hemorragia excesiva después de una lesión o cirugía. También pueden presentarse otros signos, como hemorragias nasales, sangrado de las encías o sangrado en el estómago o los intestinos. La mayoría de los perros con la enfermedad de von Willebrand llevan una vida normal.

Dilatación gástrica-volvulación: También llamada hinchazón o torsión, se trata de una afección potencialmente mortal que puede afectar a perros grandes y de pecho profundo como Kuvaszok, especialmente si se les da una comida abundante al día, comen rápidamente, beben grandes volúmenes de agua después de comer o hacen ejercicio vigoroso después de comer. Algunos creen que los platos elevados y ciertos tipos de comida también pueden ser factores. Es más frecuente entre los perros de más edad. La GDV se produce cuando el estómago se distiende con gas o aire y luego se tuerce (torsión). El perro es incapaz de eructar o vomitar para deshacerse del exceso de aire en su estómago, y se impide el retorno normal de la sangre al corazón. La presión sanguínea cae y el perro entra en shock. Sin atención médica inmediata, el perro puede morir. Sospeche que su perro está hinchado si tiene el abdomen distendido, saliva en exceso y tiene arcadas sin vomitar. También puede estar inquieto, deprimido, letárgico y débil con un ritmo cardíaco rápido. Es importante llevar al perro al veterinario lo antes posible. Hay indicios de que la tendencia a la GDV es hereditaria, por lo que se recomienda castrar o esterilizar a los perros que desarrollan esta enfermedad.

Cuidados

Los kuvaszok son perros activos que necesitan mucho ejercicio, y no son adecuados para apartamentos u hogares sin acceso a un patio grande y vallado. Incluso con un patio, necesitan ejercicio como largos paseos o carreras una vez que son físicamente maduros. Si se les deja solos durante mucho tiempo, pueden volverse destructivos o agresivos.

Recorta el pelaje que crece entre los dedos de los pies y córtales las uñas cuando sea necesario. Si puedes oírlas chasquear en el suelo, están demasiado largas.

Cepilla los dientes de tu perro al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias. El cepillado diario es aún mejor si quieres prevenir las enfermedades de las encías y el mal aliento.

Alimentación

La cantidad de comida de tu perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compre también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será la nutrición de su perro y menos tendrá que agitar en su cuenco.

Mantén a tu Kuvasz en buena forma midiendo su comida y dándosela dos veces al día en lugar de dejarla fuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tienen sobrepeso, hazle la prueba del ojo y la de las manos.

En primer lugar, mira a tu perro. Deberías poder ver su cintura. A continuación, coloque sus manos en su espalda, los pulgares a lo largo de la columna vertebral, con los dedos extendidos hacia abajo. Deberías poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesitan menos comida y más ejercicio.

Debes hablar con tu veterinario sobre las necesidades dietéticas de tu perro. La cantidad diaria generalmente recomendada para un Kuvasz adulto es de 2,75 a 3,75 tazas de un alimento para perros de alta calidad al día, dividido en dos comidas.

Para más información sobre la alimentación de su Kuvasz, consulte nuestras directrices para comprar el alimento adecuado, alimentar a su cachorro y alimentar a su perro adulto.

Color del Pelaje y Aseo

El denso pelaje blanco del Kuvasz puede llegar a medir 15 cm. Es de esperar que cepille a su Kuvasz un par de veces a la semana para evitar que se formen esteras, utilizando un rastrillo de aseo, un cepillo deslizante o un cepillo de púas. Si su Kuvasz se enreda, utilice un peine de dientes grandes y un spray acondicionador, junto con sus dedos, para trabajar suavemente la estera. Los kuvaszok mudan mucho en primavera y otoño, y necesitan un cepillado más frecuente en estas épocas.

A menos que estén enfermos o se hayan revolcado en algo maloliente, el pelaje de los kuvaszok es inodoro y repele la suciedad y el agua, por lo que no será necesario bañarlos a menudo. De hecho, un baño demasiado frecuente podría despojar a su pelaje de sus aceites protectores naturales, haciendo que su perro se ensucie más rápidamente. Muchos propietarios de Kuvasz limpian el pelaje de sus perros espolvoreando polvos de talco o almidón de maíz en el pelaje, y luego lo cepillan.

Comienza a acostumbrar a tu Kuvasz al cepillado y a la manipulación desde que es un cachorro. Manipule sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mire dentro de su boca y sus orejas. Haz que el cepillado sea una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para que los exámenes veterinarios y las sesiones de cepillado sean fáciles cuando sean adultos.

Debido a su denso pelaje, los kuvaszok pueden permanecer al aire libre en climas de templados a fríos siempre que dispongan de refugio, agua y comida. Sin embargo, como cualquier perro, también necesitan tener acceso a la casa para poder estar cerca de su familia. El clima cálido y la alta humedad los hacen sentir incómodos.

Deja un comentario