No eres un mal padre de mascotas si a tu perro no le gusta abrazar

Una de las formas más básicas en que los padres de mascotas y los perros se conectan es a través del tacto. Nos encanta la sensación de acariciar a nuestros perros, y está claro que a la mayoría de ellos también les encanta. Después de todo, cuando nos detenemos, por lo general recibimos una palmada y un «¡Más, por favor!» expresión.

Sin embargo, puede resultar sorprendente descubrir que algunos perros no como acariciar. No importa si se trata de una caricia suave o un masaje de tejido profundo, estos perros aversivos al tacto prefieren omitir el contacto físico cariñoso.

Vivir con un perro sin manos puede ser difícil porque todos queremos mostrarle a nuestros perros cuánto los amamos. En muchos casos, cuando nuestros perros se mueven al otro lado del sofá cuando nos sentamos, tendemos a preguntarnos: «¿Mi perro me ama?» y «¿Sabe mi perro que lo amo?»

Bueno, tenga la seguridad de que su perro no es anormal si no es un perro estereotipado y tierno; ella es solo un perro que tiene otro formas de demostrar que te ama. ¡Y la buena noticia es que algunos ajustes en el estilo de vida pueden ayudar a su perro a aprender a apreciar las caricias y los mimos y tal vez incluso a pedirlos!

¿Qué causa un perro sin abrazos?

Es fácil suponer que todos los perros disfrutan de las caricias, pero hay una serie de razones por las que un perro podría no apreciar las caricias, que incluyen:

  • Abuso previo: El hecho triste es que un perro anti-abrazos podría haber sido maltratado en el pasado. Los perros que han sido tratados con rudeza, azotados o disciplinados físicamente debido a técnicas de entrenamiento obsoletas pueden terminar aterrorizados de lo que son capaces de hacer las manos humanas.

  • Dolor: Es probable que los perros con dolor o lesiones no diagnosticados desconfíen del tacto. Los perros mayores que enfrentan problemas en las articulaciones, los perros atléticos que enfrentan distensiones o esguinces e incluso los cachorros que atraviesan un período de crecimiento acelerado pueden evitar las caricias porque agravan el dolor. Un veterinario puede ayudarlo a determinar si su perro está sufriendo dolor.

  • Técnica o parte del cuerpo incorrecta: Ocasionalmente, la aversión a las caricias podría deberse a un error del operador. Es posible que a un perro pequeño no le guste que le froten la cabeza y las orejas con brusquedad, mientras que a un perro más grande las palmaditas le resultarán molestas. Del mismo modo, a algunos perros no les gusta que les rasquen la parte trasera, pero están totalmente bien con masajes en los hombros.

  • Nacido de esta manera: Probablemente sea difícil de creer que a un perro no le gusten las caricias simplemente porque no lo disfruta. Al igual que algunas personas no quieren abrazos, hay perros que no aprecian el contacto personal y cercano.

Señales de que a los perros no les gustan las caricias

Los perros reacios a los abrazos pueden mostrar su disgusto de maneras obvias, como alejarse si una persona los alcanza o agachar la cabeza como si estuvieran a punto de ser aplastados en lugar de acurrucados. A menudo, la aversión se manifiesta de formas que son fáciles de pasar por alto, como una serie de comportamientos llamados «señales calmantes» que son sutiles y ocurren rápidamente.

Por ejemplo, si notas que tu perro se inclina y se lame los labios cuando lo acaricias, es posible que no lo esté disfrutando. También podría evitar mirarte o alejarse unos pasos para que no puedas tocarla con la misma intensidad.

Algunos perros incluso lamen a la persona que está acariciando, lo que es fácil de interpretar como un beso cariñoso; sin embargo, debido a que a muchas personas no les gustan los lamidos babosos, estos perros usan la estrategia para que la gente deje de tocarlos.

¿Puede su perro convertirse en un perro de peluche?

Con un enfoque suave y paciencia, los perros que no son cariñosos pueden aprender a apreciar el tacto y tal vez incluso aprender a amarlo. Pero ayudar a su perro a disfrutar del tacto significa poner a su cachorro en control. Estos son los pasos que puede seguir.

Siga las señales de su perro para el contacto físico

En lugar de asumir que su perro está disfrutando de lo que está haciendo, observe su lenguaje corporal en busca de pistas para que pueda determinar si está en el camino correcto.

Primero, reduzca todo contacto físico durante unos días que no sean los comportamientos necesarios, como ponerse la correa. No es fácil dejar de amar a tu perro, pero este paso es importante porque le muestra a tu perro que entiendes lo que te ha estado diciendo.

Observe si su perro solicita contacto físico de usted durante esta etapa, como rozarse contra usted o poner su cabeza debajo de su mano. De lo contrario, continúe reteniendo las caricias casuales, pero recuerde buscar otras formas de conectarse con su perro, como elogiarlo verbalmente y jugar.

Pruebe una prueba con mascotas y preste atención a la reacción de su perro

Una vez que se haya abstenido de acariciar durante aproximadamente una semana, intente una «prueba de mascotas», que es una excelente manera de evaluar cómo cualquier perro, con aversión a las mascotas o no, se siente acerca del contacto físico en ese momento. Dale a tu perro unos cuantos frotamientos suaves en el pecho o los hombros durante unos tres segundos, luego detente y observa la reacción de tu perro.

Si quiere más, probablemente se acercará más a ti, se apoyará en ti o te tocará. Si su perro todavía se siente sin manos, no pedirá más y probablemente se quedará allí cuando usted se detenga o incluso se aleje.

Si su perro le indica que le gustaría que continúe, pruebe con otro breve sesión de caricias; la clave del éxito es que estas sesiones iniciales sean breves. La aceptación del tacto de su perro no significa que esté lista para un masaje de cuerpo completo prolongado.

Observa las reacciones de tu perro cuando lo tocas e intenta terminar de acariciarlo antes de que te pida que pares. Continúe ofreciéndole a su perro caricias breves, siempre prestando atención a lo que le está diciendo mientras se conecta con ella.

Puede variar dónde intenta acariciar a su perro, el tipo de toque que le da y la duración, ya que todos estos aspectos pueden afectar su disfrute del proceso.

Honrando la necesidad de espacio de su perro

Tenga en cuenta que incluso los perros más acurrucados podrían no querer que los toquen todo el tiempo. Las situaciones estresantes, como una visita al veterinario, pueden hacer alguna Es menos probable que el perro disfrute del tacto.

Los dueños de mascotas que se toman el tiempo para entender lo que les dice su perro sabrán cuándo se agradece una sesión de caricias y cuándo realmente hace que su mejor amigo peludo se sienta incómodo.

El hecho es que incluso con un entrenamiento de recuperación, existe la posibilidad de que su perro nunca aprecie acurrucarse. Eso no significa que haya algo malo con tu perro o que te quiera menos.

Comprender los gustos y disgustos de su perro y honrarlos es una de las mejores maneras de ser su defensor. Hay un millón de otras señales de que tu perro te ama, como ese feliz movimiento de cola cuando llegas a casa y la forma en que siempre te mira. El afecto está ahí, ¡tu perro simplemente tiene una forma diferente de demostrarlo!

Por: Victoria Schade

Imagen destacada: iStock.com/eclipse_images

Deja un comentario