Pembroke Welsh Corgi: Características y Comportamiento

Criado originalmente para pastorear ganado, ovejas y caballos, el Pembroke Welsh Corgi es una raza de perro activa e inteligente. Fáciles de adiestrar y con ganas de aprender, los Pembroke son estupendos con los niños y otros animales domésticos, y puede encontrarlos en cuatro colores de pelaje y marcas diferentes.

Aunque se trata de perros de raza pura, puede encontrarlos al cuidado de refugios o grupos de rescate. ¡Recuerde que debe adoptar! No compre si quiere llevar un perro a casa. Adaptables y cariñosos con toda la familia, los Corgis pueden encajar en casi cualquier hogar, ya sea un apartamento o una casa grande con patio.

Sin embargo, tienen bastante energía para un perro pequeño. Necesitan muchos paseos y sesiones de juego activo. Le sorprenderá la rapidez con la que se mueven estos cachorros de patas cortas. Para los humanos que puedan satisfacer las necesidades de la raza, el Pembroke será un excelente compañero de familia, incluso para los padres novatos de mascotas.

Más sobre esta raza Pembroke Welsh Corgi

Los corgis galeses existen en dos variedades: el Pembroke y el Cardigan. El Kennel Club los registró como una sola raza en el Reino Unido hasta 1934, aunque muchos criadores creen que las dos razas se desarrollaron por separado. Ambos tienen cabezas, cuerpos, niveles de inteligencia y capacidad de pastoreo similares, pero el Cardigan es ligeramente más grande y de huesos más pesados que el Pembroke.

Para la mayoría de nosotros, la forma más fácil de diferenciar un Pembroke de un Cardigan es mirar la cola. Los Pembrokes tienen la cola cortada y los Cardigans la tienen larga. (Recuérdalo así: el Pembroke tiene una cola «quebrada»; el Cardigan tiene una cola larga como las mangas de un jersey de punto).

Los Pembroke Welsh Corgis (también llamados Pembrokes, PWCs o Pems) son los más pequeños del Grupo de Pastoreo del American Kennel Club, y también están reconocidos por el United Kennel Club. Su pelaje puede ser rojo, sable, leonado o tricolor (rojo, negro y fuego), normalmente con marcas blancas en las patas, el pecho, el cuello, el hocico y el vientre. También pueden tener una mancha estrecha en la cabeza. La cabeza del Pembroke tiene una forma muy parecida a la de un zorro. Sus ojos son ovalados y oscuros, y sus orejas son erectas.

El estándar oficial de la raza AKC es mantenido por el Pembroke Welsh Corgi Club of America.

Los corgis galeses existen en dos variedades: el Pembroke y el Cardigan. El Kennel Club los registró como una sola raza en el Reino Unido hasta 1934, aunque muchos criadores creen que las dos razas se desarrollaron por separado. Ambos tienen cabezas, cuerpos, niveles de inteligencia y capacidad de pastoreo similares, pero el Cardigan es ligeramente más grande y de huesos más pesados que el Pembroke.

Para la mayoría de nosotros, la forma más fácil de diferenciar un Pembroke de un Cardigan es mirar la cola. Los Pembrokes tienen la cola cortada y los Cardigans la tienen larga. (Recuérdalo así: el Pembroke tiene una cola «quebrada»; el Cardigan tiene una cola larga como las mangas de un jersey de punto).

Los Pembroke Welsh Corgis (también llamados Pembrokes, PWCs o Pems) son los más pequeños del Grupo de Pastoreo del American Kennel Club, y también están reconocidos por el United Kennel Club. Su pelaje puede ser rojo, sable, leonado o tricolor (rojo, negro y fuego), normalmente con marcas blancas en las patas, el pecho, el cuello, el hocico y el vientre. También pueden tener una mancha estrecha en la cabeza. La cabeza del Pembroke tiene una forma muy parecida a la de un zorro. Sus ojos son ovalados y oscuros, y sus orejas son erectas.

El estándar oficial de la raza AKC es mantenido por el Pembroke Welsh Corgi Club of America.

Historia

Originario de Pembrokeshire, Gales, el Corgi Galés de Pembroke es un perro encantador cuyos antecedentes están impregnados de folclore. Según la leyenda galesa, el Corgi Galés de Pembroke surgió de las guaridas de hadas y duendes.

Según la leyenda, un día dos niños estaban en el campo cuidando el ganado de su familia cuando encontraron un par de cachorros. Los niños pensaron que eran zorros, pero al reconocer algo diferente en ellos, los ataron y los llevaron a casa. Sus padres vieron inmediatamente que los cachorros no eran zorros, sino perros, y les dijeron a sus hijos que los cachorros eran un regalo de las hadas que vivían en los campos. Las hadas los utilizaban para tirar de sus carruajes y, a veces, para ir a la batalla.

Como prueba de que los Pembrokes eran realmente las monturas de las hadas, los padres señalaban las marcas en sus espaldas donde la silla de montar de las hadas había sido colocada sobre sus hombros. Los niños estaban encantados y apreciaban a sus cachorros. A medida que crecían, los perros se convirtieron en preciados compañeros y aprendieron a ayudar a los niños a cuidar el ganado de la familia.

Para los que no creen en los cuentos de hadas, hay historiadores que dicen que el corgi galés de Pembroke desciende de los vallhunds, perros de ganado suecos que los vikingos llevaron a Gales en los siglos IX y X. Otros creen que pueden descender de perros que fueron llevados a Gales por tejedores flamencos en el siglo XII.

En cualquier caso, la raza tiene un pedigrí histórico bastante borroso. Los granjeros que tenían perros de trabajo en el pasado criaban los mejores perros para los trabajos que querían que hicieran. No llevaban un buen registro de los apareamientos.

En la década de 1920, el Kennel Club del Reino Unido reconoció a los corgis como perros de raza pura. Se les conoció oficialmente como Corgis galeses cuando se expusieron por primera vez en 1925. En esa época, los Pembrokes y los Cardigans se exhibían en la misma clase como una sola raza.

Luego, en 1934, el Kennel Club reconoció al Pembroke y al Cardigan como dos razas separadas. Ese mismo año, el American Kennel Club hizo lo mismo. Los Pembrokes se exhibieron por primera vez en los Estados Unidos en 1936.

Los pembrokes han ido ganando popularidad poco a poco en los Estados Unidos y, en la actualidad, se encuentran entre las 50 razas más populares para las mascotas familiares. También son populares entre Su Majestad, la Reina Isabel II de Inglaterra, que recibió su primer Pembroke Welsh Corgi de manos de su padre (el Rey Jorge VI) en 1933.

El cachorro se llamaba Rozavel Golden Eagle y fue compañero de juegos de Isabel y su hermana, Margarita. Isabel adora a los perritos desde entonces, y actualmente tiene una manada de ellos merodeando por el Palacio de Buckingham.

Tamaño

Los Pembroke Welsh Corgis miden entre 10 y 12 pulgadas de altura en los hombros, y no pesan más de 30 libras.

Personalidad

Aunque los Pembrokes todavía se utilizan como perros de trabajo, hoy en día se les ve más a menudo como mascotas familiares. Son conocidos por ser alegres, cariñosos e inteligentes, pero con una vena obstinada o independiente a veces. Son fáciles de adiestrar, pero no espere que su Pembroke sea servil. Les gusta pensar por sí mismos.

Aunque quieren complacer a sus dueños, la comida es un gran motivador para ellos a la hora de entrenar. Proceda con precaución: A los Pembroke les encanta comer y pueden volverse obesos si no se modera su consumo de comida.

Los Pembrokes también son buenos perros guardianes. Pueden desconfiar de los extraños, y se apresurarán a ladrar si sienten que algo o alguien está amenazando su hogar y su familia.

Como todos los perros, el Pembroke necesita una socialización temprana -exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes- cuando es joven. La socialización ayuda a garantizar que tu cachorro de Pembroke crezca y se convierta en un perro completo.

Salud

Los Pembrokes son generalmente saludables, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los Pembrokes padecerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás considerando esta raza.

Si vas a comprar un cachorro, busca un buen criador que te muestre las autorizaciones sanitarias de los dos padres del cachorro. Las autorizaciones sanitarias demuestran que un perro ha sido sometido a pruebas y ha sido absuelto de una condición particular.

En el caso de los Pembrokes, debe esperar ver las autorizaciones sanitarias de la Orthopedic Foundation for Animals (OFA) para la displasia de cadera (con una puntuación de regular o mejor), la displasia de codo, el hipotiroidismo y la enfermedad de von Willebrand; de la Universidad de Auburn para la trombopatía; y de la Canine Eye Registry Foundation (CERF) que certifica que los ojos son normales. Puede confirmar las autorizaciones sanitarias consultando el sitio web de la OFA (offa.org).

Displasia de cadera: Se trata de una enfermedad hereditaria en la que el hueso del muslo no encaja bien en la articulación de la cadera. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras, pero otros no muestran signos externos de malestar. En cualquier caso, la artritis puede desarrollarse a medida que el perro envejece. Los perros con displasia de cadera no deben criarse, así que si va a comprar un cachorro, pida al criador una prueba de que los padres han sido sometidos a pruebas de displasia de cadera y están libres de problemas.

Cataratas: Esta afección provoca una opacidad en el cristalino del ojo, lo que provoca una mala visión. El ojo o los ojos del perro tendrán un aspecto nublado. Las cataratas suelen aparecer en la vejez y a veces se pueden extirpar quirúrgicamente para mejorar la visión

Astenia cutánea: También conocida como síndrome de Ehlers-Danlos, dermatosparaxis o displasia de colágeno dominante, esta enfermedad hace que el tejido conectivo defectuoso de la piel se vuelva frágil, flojo y elástico. Los vasos sanguíneos también se ven afectados, lo que provoca un exceso de hematomas y ampollas de sangre.

Cistinuria: Se trata de una condición en la que se excretan altos niveles de una proteína, llamada cistina, en la orina, y puede indicar la formación de cálculos. Suele ser un problema sólo en los hombres.

Mielopatía degenerativa (DM): Se trata de una degeneración progresiva del tejido nervioso y de soporte de la médula espinal en la región lumbar. Provoca cojera de las patas traseras, debilidad y eventualmente parálisis y a menudo se diagnostica erróneamente como enfermedad discal.

Epilepsia: La epilepsia es una condición neurológica que a menudo, pero no siempre, se hereda. Puede causar convulsiones leves o graves que pueden manifestarse como un comportamiento inusual (como correr frenéticamente como si le persiguieran, tambalearse o esconderse) o incluso cayendo, con las extremidades rígidas y perdiendo el conocimiento. Las convulsiones son aterradoras, pero el pronóstico a largo plazo de los perros con epilepsia idiopática suele ser muy bueno. Es importante llevar al perro al veterinario para que le haga un diagnóstico adecuado (sobre todo porque las convulsiones pueden tener otras causas) y le dé tratamiento.

Enfermedad del disco intervertebral: Debido a sus largas espaldas, los Pembrokes son propensos a las rupturas de un disco vertebral. Los síntomas incluyen inestabilidad, problemas para subir o bajar escaleras y muebles, encorvamiento de las extremidades, debilidad y parálisis.

Ductus Arterioso Persistente (PDA) con Hipertensión Pulmonar: El CAP es un defecto congénito del sistema vascular que permite que la sangre no oxigenada no llegue a los pulmones. Suele detectarse en los cachorros durante el examen veterinario. La hipertensión pulmonar es la presión sanguínea elevada dentro de los pulmones y es una parte rara de la enfermedad del PDA. El CAP puede corregirse quirúrgicamente.

Cuidados

Atléticos y sorprendentemente rápidos, los Pembroke fueron criados para ser perros de pastoreo y requieren mucho ejercicio cada día. Dicho esto, son buenos perros de apartamento siempre que reciban la estimulación física que necesitan.

Con sus patas cortas y espaldas largas, no se debe esperar que salten sobre (o bajen de) el sofá o cualquier otra altura modesta – las fracturas son comunes.

Los Pems se adaptan con bastante facilidad a vivir en el campo o en la ciudad. Aunque su pelaje es resistente a la intemperie y se desenvuelven bien en la mayoría de los climas, están muy orientados a las personas, y necesitan formar parte de la familia en todo momento – no se les deja solos en el patio trasero.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: De 34 a 1,5 tazas de alimento seco de alta calidad al día, repartidas en dos comidas.

Nota: La cantidad de comida de su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compres también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será su aporte nutricional y menos tendrás que sacudirla en el cuenco de tu perro.

A los Pembrokes les gusta comer, y se excederán si se les da la oportunidad. Mantén a tu Pem en buena forma midiendo su comida y alimentándolo dos veces al día en lugar de dejarle comida fuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle la prueba del ojo y la prueba de la mano.

En primer lugar, mira hacia abajo. Deberías poder ver su cintura. A continuación, pon tus manos en su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna vertebral y los dedos extendidos hacia abajo. Deberías poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Para saber más sobre la alimentación de tu Pembroke, consulta nuestras pautas para comprar la comida adecuada, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del pelaje y cuidado personal

Los Pembroke tienen doble capa, con un subpelo grueso y una capa superior más larga. Mudan continuamente, con una muda más abundante al menos dos veces al año. Los encontrarás en rojo, sable, negro, tricolor o leonado, normalmente con marcas blancas.

La longitud del pelaje varía en el cuerpo. Algunos Pems tienen un pelaje esponjoso, largo y con excesivo plumaje en las orejas, el pecho, las patas y los pies.

Muchos Pembrokes tienen lo que se llama una «silla de hadas» sobre su espalda. Esta marca, provocada por el cambio de grosor y dirección de una tira de pelo, recibe su nombre de la leyenda: Según una de ellas, las hadas montaban a los Pembroke en su país natal, Gales.

Los Pembrokes son fáciles de cepillar, pero la muda puede ser un problema si no se mantiene el cepillado, especialmente durante la muda estacional más intensa. Cuando más muda tienen, se recomienda un cepillado diario. Sólo hay que bañarlos cuando sea necesario, pero muchas personas descubren que el baño regular también ayuda a controlar la muda intensa.

Cepilla los dientes de tu Pembroke al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden en él. El cepillado diario es aún mejor si quieres prevenir las enfermedades de las encías y el mal aliento.

Recorta sus uñas una o dos veces al mes si tu perro no las desgasta de forma natural para evitar desgarros dolorosos y otros problemas. Si puedes oírlas chasquear en el suelo, están demasiado largas. Las uñas de los pies de los perros tienen vasos sanguíneos, y si cortas demasiado puedes provocar una hemorragia, y tu perro puede no cooperar la próxima vez que vea salir el cortaúñas. Así que, si no tienes experiencia en cortar las uñas de los perros, pide indicaciones a un veterinario o peluquero.

Hay que revisar sus orejas semanalmente para ver si están enrojecidas o tienen mal olor, lo que puede indicar una infección. Cuando revises los oídos de tu perro, límpialos con un algodón humedecido con un limpiador de oídos suave y de pH equilibrado para ayudar a prevenir las infecciones. No introduzcas nada en el conducto auditivo; sólo limpia el oído externo.

Comienza a acostumbrar a tu Pembroke a que lo cepillen y examinen cuando es un cachorro. Manipule sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mire dentro de su boca. Haz que el cepillado sea una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para que los exámenes veterinarios y otras manipulaciones sean fáciles cuando sea adulto.

Mientras lo acicalas, comprueba si hay llagas, sarpullidos o signos de infección, como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, en la nariz, la boca y los ojos, y en las patas. Los ojos deben estar limpios, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal le ayudará a detectar a tiempo posibles problemas de salud.

Deja un comentario