¿Por qué mi perro le tiene miedo a todo?

Revisado para mayor precisión el 25 de julio de 2019 por la Dra. Katie Grzyb, DVM

Si su perro le tiene miedo literalmente a TODO, entonces comprende que la vida con un perro temeroso puede ser limitante.

En lugar de saludar al mundo con un paseo confiado y un movimiento de cola, un perro temeroso puede rehuir cualquier cosa nueva o, peor aún, reaccionar de forma preventiva para evitar una nueva situación por completo.

No es fácil para un padre de mascota admitir que su perro le tiene miedo a todo porque tratar de superar esos miedos puede ser abrumador.

El miedo tiene un lugar en la naturaleza; aumenta las posibilidades de supervivencia de un animal al mantenerlo alejado del peligro. Pero cuando su perro se comporta de manera extraña y asustada en la vida cotidiana, es estresante para ambos extremos de la correa e incluso puede tener implicaciones para la salud a largo plazo.

Echemos un vistazo a por qué ciertos perros tienen miedo de todo, cómo reconocer comportamientos temerosos, qué situaciones desencadenan el miedo y cómo puedes ayudar a tu perro a lidiar con su miedo.

¿Qué hace que un perro le tenga miedo a todo?

Los perros que parecen tener miedo de todo pueden ser productos de la naturaleza y nutrir. La composición genética, las primeras experiencias, el entorno y la vida diaria de un perro pueden tener un impacto en su temperamento.

Falta de socialización

Una razón común para el miedo en los perros es la falta de exposición positiva a nuevas personas, animales y entornos durante el período crítico de miedo del proceso de socialización del cachorro.

Esta importante etapa del desarrollo en la vida de un cachorro ocurre entre las 8 y las 16 semanas de edad, cuando los cachorros necesitan tener una variedad de interacciones agradables con el mundo que los rodea.

Los cachorros que no tienen una exposición positiva al mundo que los rodea pueden ser más propensos a desconfiar de cualquier cosa nueva o inusual. Esto puede llevarlos a tener miedo de cosas que no asociaríamos con el miedo, como personas que usan sombreros grandes o que un cochecito / patineta / patinador pase junto a ti.

Predisposiciones genéticas

Sin embargo, algunos perros nerviosos también pueden tener una predisposición genética al miedo o la timidez. Los cachorros nacidos de madres ansiosas también son más propensos a tener miedo.

Experiencias traumáticas

Para algunos perros, todo lo que se necesita es una única experiencia traumática para crear respuestas de miedo de por vida. Por ejemplo, un perro que es sorprendido por los petardos durante un paseo podría generalizar esa respuesta de miedo a alguna ruido fuerte, como el portazo de un automóvil, y también puede desarrollar miedo de caminar cerca de donde sucedió.

Dolor

Es importante tener en cuenta que algunos comportamientos que parecen miedo pueden estar relacionados con el dolor. Los perros que parecen «tímidos» y nerviosos por ser tocados podrían en realidad estar lidiando con un problema médico no diagnosticado.

Su veterinario puede ayudarlo a determinar si su perro está experimentando dolor o sufriendo problemas basados ​​en el miedo.

Reconociendo el miedo en los perros

El primer paso para ayudar a un perro que le tiene miedo a todo es comprender su lenguaje corporal.

Algunas manifestaciones de miedo son difíciles de pasar por alto, como un perro encorvado y tembloroso que tiene las orejas hacia atrás y la cola doblada. Pero aprender a reconocer las reacciones de miedo más sutiles le permitirá intervenir antes de que el miedo de su perro se intensifique.

Algunos de los signos reveladores de miedo en los perros incluyen:

  • Temblores o escalofríos
  • Cuerpo encorvado con la cabeza gacha
  • Orejas hacia atrás
  • Cola metida
  • Cabello erizado en el cuello y la espalda.
  • Gruñido
  • Mostrando los dientes

Un perro que tiene miedo también puede mostrar estos signos más sutiles:

  • Congelar en su lugar
  • Moviéndose en cámara lenta
  • Lamiendo sus labios repetidamente
  • Bostezar con frecuencia
  • Tratando de alejarse del estresante
  • Jadeo fuerte o deja de jadear repentinamente

Tenga en cuenta que algunos comportamientos que parecen agresivos, como la reactividad de la correa y los ladridos, también pueden ser signos de un miedo subyacente a algo.

Cosas comunes a las que los perros tienen miedo y cómo puedes ayudar

Muchos temores de los perros son universales; es raro que un perro realmente disfrute de una visita al veterinario; sin embargo, un perro que tiene miedo de todo puede tener dificultades para hacer frente a los ruidos o encuentros cotidianos comunes.

Ruidos fuertes

Es casi imposible evitar tener un reflejo de sobresalto cuando escuchas un ruido fuerte inesperado, pero los perros que tienen miedo de todo reaccionarán de manera más dramática a los ruidos.

Por ejemplo, un perro típico puede saltar ante el sonido de una cacerola que se cae, pero un perro temeroso puede correr, esconderse y luego negarse a salir.

Como ayudar:

Si su perro solo reacciona a ciertos tipos de ruidos, como sirenas, fuegos artificiales o truenos, puede utilizar la modificación de comportamiento para ayudar a su perro a aprender a tolerar el sonido. Use una grabación del sonido para desensibilizarlo gradualmente al ruido reproduciéndolo a un volumen bajo y combinándolo con golosinas.

Aumente el sonido durante una serie de sesiones de entrenamiento, observando el lenguaje corporal de su perro para asegurarse de que no se sienta incómodo con el ruido. Si su perro está tratando de hacer frente a los sonidos aterradores en curso, como el ruido de la construcción, use una máquina de ruido blanco para amortiguar los sonidos.

Niños

Los niños pueden ser rápidos, ruidosos e impredecibles y, por eso, pueden ser un desafío incluso para los perros más ecuánimes.

Pero los perros con reacciones de miedo generalizadas encontrarán a los niños aún más angustiantes, particularmente porque un niño no entiende el lenguaje corporal canino y tendrá dificultades para reconocer cuando un perro temeroso está tratando de escapar.

Como ayudar:

Si normalmente no tiene niños en su casa, es más fácil controlar el comportamiento de su perro manteniéndolo en un lugar seguro y tranquilo cuando lo visiten pequeños invitados.

Si descubre que su nuevo perro tiene miedo con sus propios hijos, asegúrese de que tenga un área donde pueda pasar tiempo lejos de ellos. Luego, deberá encontrar un adiestrador de perros de refuerzo positivo que lo ayude a evaluar la situación y crear un plan de entrenamiento que mantenga a todos a salvo.

Otros perros

Desafortunadamente, no todos los perros quieren ser amigos de los de su propia especie, especialmente los perros tímidos. Si un perro no ha tenido la oportunidad de conocer perros amigos y desarrollar habilidades de lenguaje canino, podría terminar sintiéndose abrumado cuando se enfrenta a otros cachorros.

Como ayudar:

Ayudar a los perros temerosos a aprender a sentirse más seguros con otros perros requiere un enfoque lento y una buena comprensión del lenguaje corporal canino. Tendrá que trabajar lentamente en las presentaciones de perros para que su perro se sienta cómodo.

En el caso de los perros que se sientan levemente incómodos con otros perros, debe buscar un perro suave y que tenga experiencia con los perros e intentar pasearlos juntos, al mismo ritmo pero con distancia entre ellos. Cuando ambos perros parezcan relajados, comience a acercarlos gradualmente, asegurándose de que permanezcan tranquilos y felices a medida que se acercan.

Mantenga las presentaciones tempranas breves y las sesiones finales antes de que el perro nervioso se abrume. Y recuerde que hacerse amigo de un perro no significa que el comportamiento se generalizará a todos perros.

Extraños

Algunos perros se sienten incómodos con personas que se ven diferentes a su familia (por ejemplo, hombres grandes con barba o personas con sombreros y chaquetas abultadas), pero los perros que tienen miedo de alguien fuera de su familia puede hacer que salir en público o recibir invitados sea más traumático.

Como ayudar:

Usar la desensibilización y el contracondicionamiento puede ayudar a un perro tímido a los extraños a comenzar a superar sus miedos.

Para empezar, averigüe la «zona de amortiguación» de su perro, el área en la que puede mantener la calma cuando se enfrenta a un extraño. Luego, haga que el extraño aparezca en el borde de esa zona de amortiguación y alimente a su perro con un montón de golosinas extra especiales que normalmente no recibe.

Continúe dando golosinas mientras la persona está a la vista durante unos segundos, luego haga que el extraño desaparezca.

Reduzca gradualmente la brecha entre su perro y la persona a través de una serie de sesiones de entrenamiento. Siempre observe el lenguaje corporal de su perro para asegurarse de que permanezca tranquilo y confiado durante todo el proceso de entrenamiento.

Yendo afuera

A veces, el mundo fuera de la puerta de tu casa es un lugar aterrador. Los perros que se mudan a un entorno diferente, como de los suburbios a la ciudad, pueden encontrar abrumadores el ruido y las multitudes en su nuevo vecindario.

Del mismo modo, una experiencia traumática al aire libre, como tener una pelea con otro perro, puede ser suficiente para crear un miedo abrumador a salir.

Como ayudar:

Los perros que tienen miedo de salir de casa pueden beneficiarse de un proceso de entrenamiento llamado «modelado». Dar forma hace que sea más fácil para los perros enfrentar sus miedos al dividir los comportamientos en pasos manejables y recompensar al perro por avanzar hacia el producto terminado.

Los dueños de mascotas pueden comenzar el proceso parándose cerca de la puerta con un puñado de golosinas. Cuando su perro haga algún movimiento hacia la puerta, marque el comportamiento con un clicker o un marcador verbal como «¡bien!» luego, dale una golosina a tu perro. Continúe construyendo y recompense cada paso hacia la puerta hasta que su perro pueda cruzar el umbral.

Sea paciente con su perro

Tenga en cuenta que un perro temeroso debe siempre marcar el ritmo del entrenamiento. Tratar de empujar a un perro nervioso más allá de su zona de confort podría descarrilar el proceso de entrenamiento, así que sea paciente y anime a su cachorro temeroso mientras aprende a ser un perro más seguro.

Hable con su veterinario sobre cómo combinar los esfuerzos de entrenamiento y desensibilización con suplementos calmantes naturales y holísticos o collares de feromonas. A veces, la medicación es muy útil para calmar a algunos perros en determinadas situaciones si las opciones naturales no han funcionado. Además, trabajar con un especialista en comportamiento veterinario puede ser la mejor opción si todas las demás rutas han fallado.

Por: Victoria Schade

Imagen destacada: iStock.com/DemureDragonfly

Video relacionado: Consejos para calmar a los perros durante los fuegos artificiales

Deja un comentario