Puggle: Características y Comportamiento

El Puggle es un perro híbrido o mestizo, un cruce entre las razas Beagle y Pug. Se han hecho bastante populares, gracias a su personalidad divertida y a su bonito aspecto. Aunque a veces estos perros tienen el desafortunado estatus de «raza de diseño», puede encontrarlos al cuidado de refugios y grupos de rescate. Recuerde que debe adoptar.

No vaya de compras si quiere llevar un perro a casa. Los puggles se llevan bien con los niños y con otros perros, y pueden ser una gran compañía familiar. Sólo tenga en cuenta que pueden disfrutar ladrando, y aunque son inteligentes y cariñosos, no siempre están dispuestos a complacer cuando se trata de entrenamiento.

Más sobre esta raza Puggle

Los puggles son un cruce de pug y beagle. Tienen las arrugas de sus padres Pug y el hocico, las orejas y la cola más largos de un Beagle, un aspecto que atrae las comparaciones con los mastines en miniatura. Este aspecto único y su carácter amistoso han impulsado un rápido aumento de la popularidad desde que se crió el primer Puggle en la década de 1990.

Las razas cruzadas como el Puggle suelen denominarse perros de diseño en lugar de razas mixtas porque se crían a propósito y son una combinación de dos razas conocidas. La gente que los cría espera acabar con lo mejor de ambos mundos: por ejemplo, la personalidad relajada del Pug y la nariz más larga del Beagle, que facilita la respiración. A veces esto ocurre y otras veces no; todo depende de cómo se barajen las cartas genéticas.

Los puggles son activos. No se conforman con holgazanear por la casa, sino que juegan con energía dentro y fuera, corriendo alrededor de la mesa del comedor y por el pasillo. Algunos disfrutan cavando al aire libre. Hay que darles al menos 30 minutos de ejercicio al día. Los puggles son buenos compañeros de paseo, pero no son la mejor opción si lo que quiere es un compañero para correr. El entrenamiento de agilidad es una buena manera de dirigir la necesidad de velocidad de su Puggle amante de la diversión.

Los Puggles son inteligentes, pero pueden o no estar ansiosos por complacer. Ni el Pug ni el Beagle son especialmente conocidos por su facilidad de adiestramiento, y ambas razas pueden ser obstinadas. Utilice técnicas de refuerzo positivo, como recompensas de comida, juegos y elogios, y mantenga las sesiones de adiestramiento cortas y dulces.

Al ser un perro social, el puggle se lleva bien con todo el mundo. Suele disfrutar de la compañía de los niños y no es conocido por su agresividad hacia otros perros. Los puggles ladrarán para avisar cuando alguien se acerque a la puerta, pero dada su naturaleza amistosa, no son perros de guardia. Algunos son aulladores, un rasgo heredado de su progenitor Beagle.

El Puggle puede ser un adorable y mimoso canino. Sin embargo, antes de que se enamore de su cara arrugada y sus orejas colgantes, es importante que entienda que podría acabar teniendo un perro que muestre una o más de las peores características del Pug y del Beagle, como problemas respiratorios (Pug), terquedad (Pug y Beagle), tendencia a vagar (Beagle), aullidos (Beagle), displasia de cadera (ambos) y problemas oculares (ambos). Si estás dispuesto a acoger cualquier sorpresa que te traiga este perrito, seguro que disfrutarás de la vida con tu nuevo perro.

Los puggles son un cruce de pug y beagle. Tienen las arrugas de sus padres Pug y el hocico, las orejas y la cola más largos de un Beagle, un aspecto que atrae las comparaciones con los mastines en miniatura. Este aspecto único y su carácter amistoso han impulsado un rápido aumento de la popularidad desde que se crió el primer Puggle en la década de 1990.

Las razas cruzadas como el Puggle suelen denominarse perros de diseño en lugar de razas mixtas porque se crían a propósito y son una combinación de dos razas conocidas. La gente que los cría espera acabar con lo mejor de ambos mundos: por ejemplo, la personalidad relajada del Pug y la nariz más larga del Beagle, que facilita la respiración. A veces esto ocurre y otras veces no; todo depende de cómo se barajen las cartas genéticas.

Los puggles son activos. No se conforman con holgazanear por la casa, sino que juegan con energía dentro y fuera, corriendo alrededor de la mesa del comedor y por el pasillo. Algunos disfrutan cavando al aire libre. Hay que darles al menos 30 minutos de ejercicio al día. Los puggles son buenos compañeros de paseo, pero no son la mejor opción si lo que quiere es un compañero para correr. El entrenamiento de agilidad es una buena manera de dirigir la necesidad de velocidad de su Puggle amante de la diversión.

Los Puggles son inteligentes, pero pueden o no estar ansiosos por complacer. Ni el Pug ni el Beagle son especialmente conocidos por su facilidad de adiestramiento, y ambas razas pueden ser obstinadas. Utilice técnicas de refuerzo positivo, como recompensas de comida, juegos y elogios, y mantenga las sesiones de adiestramiento cortas y dulces.

Al ser un perro social, el puggle se lleva bien con todo el mundo. Suele disfrutar de la compañía de los niños y no es conocido por su agresividad hacia otros perros. Los puggles ladrarán para avisar cuando alguien se acerque a la puerta, pero dada su naturaleza amistosa, no son perros de guardia. Algunos son aulladores, un rasgo heredado de su progenitor Beagle.

El Puggle puede ser un adorable y mimoso canino. Sin embargo, antes de que se enamore de su cara arrugada y sus orejas colgantes, es importante que entienda que podría acabar teniendo un perro que muestre una o más de las peores características del Pug y del Beagle, como problemas respiratorios (Pug), terquedad (Pug y Beagle), tendencia a vagar (Beagle), aullidos (Beagle), displasia de cadera (ambos) y problemas oculares (ambos). Si estás dispuesto a acoger cualquier sorpresa que te traiga este perrito, seguro que disfrutarás de la vida con tu nuevo perro.

Historia

El Puggle es el resultado de un cruce accidental entre un Pug y un Beagle, probablemente en algún momento de la década de 1990. La raza se ha hecho muy popular, gracias a su novedad, su naturaleza dulce y su aspecto adorable.

No hay clubes de raza para el Puggle, ni esfuerzos para convertirlo en una raza reconocida. La mayoría de las camadas son el resultado de cruces de primera generación entre Beagles y Pugs, pero ha habido algunos cruces de Puggles con Puggles.

Tamaño

La mayoría de los Puggles miden de 13 a 15 pulgadas de alto en el hombro y pesan de 18 a 30 libras. Los Puggles de tamaño juguete suelen medir menos de 13 pulgadas y pesan de 8 a 17 libras.

Personalidad

El Puggle es un perro dulce e inteligente que puede adaptarse fácilmente a la vida familiar. Pueden ser juguetones y mimosos y disfrutan pasando tiempo con las personas de su vida. Los puggles suelen llevarse bien con todo el mundo, incluidos los niños y otras mascotas. Entre los posibles problemas de comportamiento se encuentran los aullidos, los ladridos, la excavación o el vagabundeo.

Como todos los perros, los Puggles necesitan una socialización temprana – exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes – cuando son jóvenes. La socialización ayuda a garantizar que su cachorro Puggle crezca y se convierta en un perro completo.

Salud

No todos los Puggles tendrán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás considerando esta raza.

  • Las narinas estenóticas , también conocidas como fosas nasales pellizcadas, son un trastorno congénito (lo que significa que el perro nace con ellas). Afecta a los perros con hocico corto y les dificulta la respiración. Los signos incluyen respiración ruidosa e intolerancia al ejercicio. Los perros que no reciben suficiente oxígeno pueden tener las encías azules. Los casos leves pueden tratarse evitando la obesidad, limitando el ejercicio durante el tiempo caluroso o húmedo y utilizando un arnés en lugar de un collar. Los casos más graves pueden requerir una reparación quirúrgica.
  • La displasia de cadera es una enfermedad hereditaria en la que el hueso del muslo no encaja bien en la articulación de la cadera. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras, pero es posible que no note ningún signo de molestia en un perro con displasia de cadera. A medida que el perro envejece, puede desarrollarse artritis. La Fundación Ortopédica para los Animales o el Programa de Mejora de la Cadera de la Universidad de Pensilvania (PennHIP) se encargan de realizar las radiografías para detectar la displasia de cadera. La displasia de cadera es hereditaria, pero puede empeorar por factores ambientales, como el rápido crecimiento debido a una dieta alta en calorías o las lesiones producidas por saltos o caídas en suelos resbaladizos.
  • El hipotiroidismo está causado por una deficiencia de la hormona tiroidea y puede producir signos que incluyen infertilidad, obesidad, torpeza mental y falta de energía. El pelo del perro puede volverse áspero y quebradizo y empezar a caerse, mientras que la piel se vuelve dura y oscura. El hipotiroidismo puede controlarse muy bien con medicación diaria. La medicación debe continuar durante toda la vida del perro. Un perro que está siendo tratado por hipotiroidismo puede vivir una vida plena y feliz.
  • La luxación rotuliana , también conocida como «deslizamiento de rodilla», es un problema común en los perros pequeños. Se produce cuando la rótula, que consta de tres partes -el fémur (hueso del muslo), la rótula (tapa de la rodilla) y la tibia (pantorrilla)- no está bien alineada. Esto provoca una cojera en la pierna o una marcha anormal, como un salto o un brinco. Es una afección que está presente al nacer, aunque la desalineación o luxación real no siempre se produce hasta mucho más tarde. El roce causado por la luxación rotuliana puede provocar artritis, una enfermedad articular degenerativa. Existen cuatro grados de luxación rotuliana, que van desde el grado I, una luxación ocasional que causa cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en el que el giro de la tibia es grave y la rótula no puede realinearse manualmente. Esto da al perro un aspecto de piernas arqueadas. Los grados graves de luxación rotuliana pueden requerir una reparación quirúrgica.
  • La epilepsia es un trastorno que provoca convulsiones. La epilepsia puede controlarse con medicación, pero no puede curarse. Un perro puede vivir una vida plena y saludable con el manejo adecuado de la epilepsia, que puede ser hereditaria o de causa desconocida.
  • El ojo de cereza se produce cuando la glándula situada en el tercer párpado del perro (conocida como membrana nictitante) sobresale. Tiene el aspecto de una masa enrojecida en el ángulo interno del ojo. El ojo de cereza puede repararse quirúrgicamente.

Si vas a comprar un Puggle, es importante investigar las condiciones de salud que afectan tanto al Pug como al Beagle. Ambos padres deben tener las autorizaciones de salud de la Fundación Ortopédica para Animales para las caderas, las rótulas (rodillas), y la tiroides y de la Fundación de Registro Canino de Ojos (CERF) que certifica que los ojos son normales.

Dado que algunos problemas de salud no aparecen hasta que el perro alcanza la plena madurez, no se expiden autorizaciones sanitarias a perros de menos de dos años. Busca un criador que no críe a sus perros hasta que tengan dos o tres años.

Cuidados

Los puggles son amantes de las personas y deben vivir en el interior con la familia, no en el exterior. Siempre que sean perros de interior y hagan suficiente ejercicio, pueden adaptarse a cualquier situación de vida, incluidos los apartamentos, aunque pueden ladrar mucho. Algunos incluso tienen tendencia a aullar, un rasgo que heredan de su progenitor Beagle.

Los puggles son inteligentes pero pueden ser testarudos. Responderán mejor a un adiestramiento que utilice técnicas de refuerzo positivo, como recompensas de comida, juegos y elogios. El ejercicio amplio ayudará a evitar que se vuelvan revoltosos. Dé a su Puggle un par de paseos de 15 minutos o momentos de juego cada día. Asegúrese de pasear siempre a su Puggle con correa o de jugar con él en una zona vallada. Los beagles pueden ignorar las órdenes cuando han captado un olor interesante, y algunos puggles tienen la misma tendencia.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: De 58 a 1,5 tazas de un alimento para perros de alta calidad al día, dividido en dos comidas.

La cantidad de comida de su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compres también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será su aporte nutricional y menos tendrás que sacudirla en el cuenco de tu perro.

Al igual que sus razas progenitoras, los Puggles disfrutan de sus comidas y son propensos a la obesidad. Mantén a tu Puggle en buena forma midiendo su comida y dándole de comer dos veces al día en lugar de dejarle comida fuera todo el tiempo.

Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle la prueba del ojo y la prueba de la mano. Primero, mira hacia abajo. Deberías poder ver su cintura. A continuación, pon tus manos en su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna vertebral y los dedos extendidos hacia abajo. Deberías poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Para más información sobre la alimentación de tu Puggle, consulta nuestras pautas para comprar la comida adecuada, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del pelaje y cuidado personal

El Puggle tiene un pelaje corto, suave y doble. La capa inferior es corta y densa, cubierta por una capa superior ligeramente más larga. Los colores incluyen el leonado, el rojo, el fuego, el limón, el negro o cualquiera de esos colores con blanco (conocido como particolor). Algunos Puggles tienen máscaras negras en la cara.

Los Puggles mudan, al igual que sus dos razas madre. Cepille a su Puggle semanalmente para eliminar el exceso de pelo. Báñelo sólo cuando sea necesario, pero asegúrese de mantener los pliegues de su piel y alrededor del hocico y los ojos libres de suciedad, residuos y humedad para evitar infecciones. Después del baño, es muy importante secar bien entre los pliegues. Revisa los ojos de tu Puggle regularmente para asegurarte de que están limpios y libres de cualquier irritación, indicada por el enrojecimiento o la secreción.

Otras necesidades de aseo incluyen la higiene dental y el cuidado de las uñas. Cepilla los dientes de tu Puggle al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que lo acompañan. Mejor si es a diario. Córtale las uñas una o dos veces al mes, según sea necesario. Si puede oír el chasquido de las uñas en el suelo, están demasiado largas. Las uñas cortas mantienen los pies en buen estado y no te arañarán las piernas cuando tu Puggle salte a saludarte.

Empieza a cepillar a tu Puggle cuando sea un cachorro para que se acostumbre. Manipula sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mira dentro de su boca y sus orejas. Haz que el aseo sea una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para facilitar los exámenes veterinarios y otras manipulaciones cuando sea adulto.

Deja un comentario