Rhodesian Ridgeback: Características y Comportamiento

La atractiva raza de perro Rhodesian Ridgeback se creó en África para ser un cazador versátil y un guardián del hogar. Hoy en día, es menos probable que cacen leones y más que cacen una zona blanda en el sofá después de salir a correr con usted. Aunque se trata de perros de raza pura, algunos pueden acabar al cuidado de refugios o rescates. Considere la posibilidad de adoptarlo si esta es la raza para usted.

Los Rhodesian Ridgebacks son inteligentes pero a veces testarudos, con un nivel de energía moderado y un pelaje fácil de cuidar. Sin embargo, estos cachorros necesitan mucha actividad y ejercicio, y no se adaptarían tan bien a la vida en un apartamento. También es probable que encajen mejor con un padre experimentado que pueda ser constante con el adiestramiento.

Satisfaga las necesidades de la raza y será recompensado con un compañero leal para toda la vida. recomienda esta jaula grande y espaciosa para que su Rhodesian Ridgeback tenga un lugar para descansar y relajarse. También debería adquirir este cepillo y masajeador para perros para su cachorro de pelo corto.

Más sobre esta raza Rhodesian Ridgeback

Lo primero que la gente nota en el Rhodesian Ridgeback suele ser la cresta característica que recorre su lomo y que le da su nombre. La cresta revela parte de su herencia, que es una mezcla de perros de caza europeos y perros africanos que tenían la cresta distintiva.

También destacan su fuerte atletismo, su noble porte y la inteligencia de sus ojos. La historia de la raza no hace más que aumentar su atractivo; a menudo se pregunta a los propietarios: «¿Realmente cazaban leones?»

La respuesta es sí, el Ridgeback se desarrolló en África para acorralar y retener presas de caza mayor, como leones, osos y jabalíes. Hoy en día, el Rhodesian Ridgeback se sigue utilizando para la caza, y algunos miembros de la raza se han adaptado incluso a la caza de precisión y al cobro. El Rhodesian Ridgeback también puede competir en varios deportes caninos, como la agilidad, la caza con señuelo, la obediencia y el rastreo, y es un buen compañero para hacer senderismo o correr.

De cachorro, el Rhodesian Ridgeback es activo y exuberante, pero madura hasta convertirse en un perro con necesidades de ejercicio moderadas. Déle un paseo enérgico o un juego de búsqueda un par de veces al día, además de la oportunidad de correr en una zona vallada con seguridad un par de veces a la semana, y estará satisfecho, al menos en lo que respecta al ejercicio físico. Esta inteligente raza también necesita estimulación mental: un Rhodesian Ridgeback aburrido es un Rhodesian Ridgeback destructivo.

El Rhodesian Ridgeback es digno y reservado con los extraños. Con su familia, es un compañero tranquilo y gentil, que es capaz y está dispuesto a defender su hogar y a su gente si surge la necesidad.

Debido a su tamaño, inteligencia y poder, no es la raza para todos. Los dueños de perros primerizos o tímidos pueden encontrar que es mucho más que un puñado. Las personas que quieran un perro extrovertido que quiera a todo el mundo deberían seguir buscando. Pero si lo que busca es un perro fuerte y seguro de sí mismo, un perro que abarque la dulzura, la dureza y el sentido del humor en un paquete de pelo corto y fácil de cuidar, el Rhodesian Ridgeback puede ser la pareja perfecta.

Lo primero que la gente nota en el Rhodesian Ridgeback suele ser la cresta característica que recorre su lomo y que le da su nombre. La cresta revela parte de su herencia, que es una mezcla de perros de caza europeos y perros africanos que tenían la cresta distintiva.

También destacan su fuerte atletismo, su noble porte y la inteligencia de sus ojos. La historia de la raza no hace más que aumentar su atractivo; a menudo se pregunta a los propietarios: «¿Realmente cazaban leones?»

La respuesta es sí, el Ridgeback se desarrolló en África para acorralar y retener presas de caza mayor, como leones, osos y jabalíes. Hoy en día, el Rhodesian Ridgeback se sigue utilizando para la caza, y algunos miembros de la raza se han adaptado incluso a la caza de precisión y al cobro. El Rhodesian Ridgeback también puede competir en varios deportes caninos, como la agilidad, la caza con señuelo, la obediencia y el rastreo, y es un buen compañero para hacer senderismo o correr.

De cachorro, el Rhodesian Ridgeback es activo y exuberante, pero madura hasta convertirse en un perro con necesidades de ejercicio moderadas. Déle un paseo enérgico o un juego de búsqueda un par de veces al día, además de la oportunidad de correr en una zona vallada con seguridad un par de veces a la semana, y estará satisfecho, al menos en lo que respecta al ejercicio físico. Esta inteligente raza también necesita estimulación mental: un Rhodesian Ridgeback aburrido es un Rhodesian Ridgeback destructivo.

El Rhodesian Ridgeback es digno y reservado con los extraños. Con su familia, es un compañero tranquilo y gentil, que es capaz y está dispuesto a defender su hogar y a su gente si surge la necesidad.

Debido a su tamaño, inteligencia y poder, no es la raza para todos. Los dueños de perros primerizos o tímidos pueden encontrar que es mucho más que un puñado. Las personas que quieran un perro extrovertido que quiera a todo el mundo deberían seguir buscando. Pero si lo que busca es un perro fuerte y seguro de sí mismo, un perro que abarque la dulzura, la dureza y el sentido del humor en un paquete de pelo corto y fácil de cuidar, el Rhodesian Ridgeback puede ser la pareja perfecta.

Historia

El Rhodesian Ridgeback, antes conocido como Sabueso del León Africano, fue desarrollado en Sudáfrica por los granjeros bóers. Los granjeros necesitaban un perro de caza versátil que pudiera soportar las temperaturas extremas y el terreno de la selva, sobrevivir cuando las raciones de agua eran escasas, proteger la propiedad y ser un compañero para toda la familia.

Empezaron cruzando perros que habían traído de Europa -como gran daneses, mastines, galgos y sabuesos- con un perro autóctono medio salvaje que tenían los khoikhoi, un pueblo pastoril. Este perro tenía una cresta de pelo distintiva a lo largo de su espalda, y los criadores notaron que los cruces que tenían esta cresta tendían a ser excelentes cazadores.

Al principio, los bóers utilizaban los perros sobre todo para ahuyentar a las perdices o abatir a los ciervos heridos. Cuando se popularizó la caza mayor, descubrieron que los perros eran muy adecuados para acompañarles cuando cazaban leones a caballo. Los perros mantenían a raya al león hasta que llegaban los cazadores.

Un cazador llamado Cornelius von Rooyen comenzó un programa de cría en lo que entonces se conocía como Rodesia (actual Zimbabue). En 1922 se estableció un estándar de la raza -una descripción escrita de cómo debería ser y actuar la raza- que ha cambiado poco desde entonces. En 1924, el Rhodesian Ridgeback fue aceptado oficialmente por la South African Kennel Union.

Es posible que algunos Rhodesian Ridgebacks hayan llegado a los Estados Unidos ya en 1911, pero no fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial que se importaron grandes cantidades a los Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá. El primer Rhodesian Ridgeback registrado por el American Kennel Club (AKC) fue Tchaika de Redhouse, en 1955. El AKC reconoció la raza ese mismo año.

En la actualidad, el Rhodesian Ridgeback ocupa el puesto 54 de popularidad entre las 155 razas y variedades reconocidas por el AKC. El Ridgeback es bastante popular en Sudáfrica, donde esta raza comenzó su andadura y sus pies palmeados les ayudan a la hora de caminar por superficies arenosas como si fueran raquetas hechas para la arena.

Tamaño

Un macho de Rhodesian Ridgeback mide entre 25 y 27 pulgadas de altura en el hombro y pesa alrededor de 85 libras; las hembras miden entre 24 y 26 pulgadas y pesan alrededor de 70 libras.

Personalidad

El Rhodesian Ridgeback es independiente e inteligente, una combinación que puede ser entretenida, frustrante y gratificante, todo en uno. Es importante comenzar el adiestramiento temprano y ser firme -pero no duro- y consistente.

Debido a sus raíces cinegéticas, el Rhodesian Ridgeback tiene un gran instinto de presa. Esto significa que los gatos callejeros y otros pequeños animales peludos no están a salvo en su patio, y también significa que su patio debe estar bien vallado, para evitar que vaya a cazar por su cuenta.

Exuberante y activo en su etapa de cachorro, madura hasta convertirse en un perro tranquilo con necesidades de ejercicio moderadas. El Ridgeback es protector de su hogar y un ladrador exigente con el que se puede contar para alertar de los problemas. Es reservado con los extraños pero amable y cariñoso con los miembros de la familia.

Como todos los perros, los Ridgebacks de Rodesia necesitan una socialización temprana – exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes – cuando son jóvenes. La socialización ayuda a garantizar que su cachorro de Ridgeback crezca y se convierta en un perro completo.

Salud

Los Ridgebacks de Rodesia son generalmente saludables, pero como todas las razas, pueden contraer ciertas condiciones de salud. No todos los Ridgebacks contraerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante estar al tanto de ellas si está considerando esta raza.

Si va a comprar un cachorro, busque un buen criador que le muestre los certificados de salud de los dos padres del cachorro. Las autorizaciones sanitarias demuestran que un perro ha sido sometido a pruebas y que está libre de una enfermedad concreta.

En el caso de los Rhodesian Ridgebacks, debe esperar ver las autorizaciones de salud de la Orthopedic Foundation for Animals para las caderas, los codos y la tiroides y de la Canine Eye Registry Foundation (CERF) que certifica que los ojos son normales.

Dado que algunos problemas de salud no aparecen hasta que el perro alcanza la plena madurez, no se expiden certificados de salud a los perros menores de 2 años. Busca un criador que no críe a sus perros hasta que tengan dos o tres años. Los siguientes problemas no son comunes en la raza, pero pueden ocurrir:

La Displasia de Codo es una condición hereditaria común en los perros de raza grande. Se cree que está causada por los diferentes ritmos de crecimiento de los tres huesos que componen el codo del perro, causando laxitud articular. Esto puede provocar una dolorosa cojera. El veterinario puede recomendar una intervención quirúrgica para corregir el problema, o medicación y pérdida de peso para controlar el dolor.

La displasia de cadera es una enfermedad hereditaria en la que el hueso del muslo no encaja bien en la articulación de la cadera. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras, pero es posible que no note ningún signo de molestia en un perro con displasia de cadera. A medida que el perro envejece, puede desarrollarse artritis. La Fundación Ortopédica para los Animales o el Programa de Mejora de la Cadera de la Universidad de Pensilvania (PennHIP) se encargan de realizar las radiografías para detectar la displasia de cadera. La displasia de cadera es hereditaria, pero puede empeorar por factores ambientales, como el rápido crecimiento debido a una dieta alta en calorías o las lesiones producidas por saltos o caídas en suelos resbaladizos.

El seno dermoide es un defecto cutáneo congénito en el que se produce un quiste o una estructura tubular estrecha a lo largo de la zona de la columna vertebral. Puede penetrar en la piel en diversos grados, y algunos llegan hasta el tejido muscular y pueden unirse a la médula espinal. Si el seno dermoide se infecta, puede causar otros problemas. Algunos cachorros con este defecto son eutanasiados, pero otros son tratados con cirugía.

Cuidados

Los Rhodesian Ridgebacks pueden adaptarse a una variedad de hogares, incluyendo apartamentos, siempre y cuando hagan ejercicio diario. Deben vivir en la casa con su gente, no al aire libre en un corral o perrera.

Lo ideal es que tengan acceso a un patio vallado. Intentarán escapar si se aburren, así que, además de asegurarse de que la valla no pueda ser saltada, escalada o excavada, mantenga a su Ridgeback ocupado con el entrenamiento, el juego o los deportes caninos. Mandarlo al patio solo durante horas es una invitación a la destrucción. Incluso si no está especialmente aburrido, un Ridgeback suele cavar grandes agujeros para poder descansar en la fresca y cómoda tierra. Prepárese para cederle parte del patio o resignarse a tener un patio con cráteres que se parezca a la superficie de la luna.

Ofrezca a su Rhodesian Ridgeback un par de paseos o momentos de juego de 15 a 20 minutos al día, además de oportunidades para correr en una zona vallada con seguridad un par de veces a la semana. Debido al fuerte instinto de presa de esta raza, es imprescindible llevarle con correa en las zonas no valladas. Su Ridgeback saldrá corriendo detrás de un gato, un conejo o un ciclista, por muy bien que crea que está entrenado.

Los Ridgebacks son generalmente ladradores discriminatorios, lo que significa que sólo ladran a las cosas que son importantes, pero cualquier perro puede convertirse en un ladrador molesto si no tiene nada más que hacer.

Comience el entrenamiento temprano, primero con el jardín de infancia para cachorros, seguido de una clase de obediencia básica. El Rhodesian Ridgeback tiene una mente propia y puede ser testarudo. Para adiestrarlo con éxito, debe ser firme y consistente pero no duro. Utilice técnicas de refuerzo positivo, como elogios, juegos y recompensas de comida.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: De 2 34 a 4 38 tazas diarias de un alimento de alta calidad, repartidas en dos comidas.

La cantidad de comida de su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compres también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será su aporte nutricional y menos tendrás que sacudirla en el cuenco de tu perro.

Los Ridgebacks disfrutan con su comida y son conocidos como contrabandistas. Mantenga la comida fuera de su alcance y considere la posibilidad de poner los armarios a prueba de perros para evitar que su perro tome sus propios bocadillos.

Mantenga a su Ridgeback en buena forma midiendo su comida y alimentándolo dos veces al día en lugar de dejarle la comida fuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle la prueba del ojo y la prueba de la mano. Primero, míralo. Deberías poder ver su cintura. A continuación, pon tus manos en su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna vertebral y los dedos extendidos hacia abajo. Deberías poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Para saber más sobre la alimentación de tu Ridgeback, consulta nuestras directrices para comprar la comida adecuada, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del Pelaje y Aseo

El pelaje del Ridgeback es corto y brillante y tiende a no tener olor. Los Ridgebacks que viven en el interior mudan un poco durante todo el año, mientras que los que viven en el exterior tienen una muda estacional más fuerte.

El color del pelaje oscila entre el trigo claro y el trigo rojo, es decir, entre el beige y el dorado y el dorado rojizo. Algunos Ridgebacks tienen negro en el hocico, las orejas o alrededor de los ojos.

La cresta de pelo distintiva y afilada en su espalda crece en la dirección opuesta al resto del pelaje, y comienza justo detrás del hombro y corre hasta un punto entre la subida de las caderas. La cresta suele tener dos verticilos -pelo que crece en forma circular- directamente opuestos. Estos verticilos se conocen como coronas, y un Ridgeback con una sola corona o con más de dos coronas tiene pocas posibilidades en el ring de exposición.

En lo que respecta al aseo, el Rhodesian Ridgeback no necesita mucho mantenimiento. Déle un buen repaso con un cepillo de goma de curry semanalmente para eliminar el pelo suelto o muerto, y luego límpielo con un paño húmedo. Y ya está. Un Ridgeback limpio.

Otras necesidades de aseo incluyen la higiene dental y el cuidado de las uñas. Cepille los dientes de su Ridgeback al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias. Mejor a diario. Córtele las uñas una o dos veces al mes, según sea necesario. Si puede oír el chasquido de las uñas en el suelo, es que están demasiado largas. Las uñas cortas mantienen los pies en buen estado y no se enganchan en la alfombra y se rompen.

Empieza a cepillar a tu Ridgeback cuando sea un cachorro para que se acostumbre. Manipula sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mira dentro de su boca y sus orejas. Haz que el aseo sea una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para facilitar los exámenes veterinarios y otras manipulaciones cuando sea adulto.

Deja un comentario