Shar-Pei chino: Características y Comportamiento

Aunque el Shar-Pei chino es la raza número 134 reconocida por el American Kennel Club, esta raza de perro existe desde hace cientos de años. Se desarrollaron para vigilar, cazar, pastorear y, más tarde, para luchar, por desgracia. Hoy en día, son conocidos por su característico pelaje corto y erizado, su piel suelta y arrugada y su devoción por la familia. Aunque se trata de perros de raza pura, puede encontrarlos al cuidado de refugios o grupos de rescate. Recuerde que debe adoptar. No vaya de compras si quiere llevar un perro a casa.

En los tiempos modernos, el Shar-Pei disfruta sobre todo de la vida como un compañero querido. Incluso pueden adaptarse a la vida en un apartamento. Sin embargo, es posible que sus vecinos no aprecien las tendencias ladradoras de su perro. Los padres novatos deben tener cuidado, ya que estos perros necesitan un adiestramiento firme y constante, lo que no será fácil con sus tendencias naturales de terquedad. La socialización temprana será de gran ayuda. Si puede satisfacer las necesidades de la raza, tendrá un perro guardián protector y un mejor amigo leal.

Más sobre esta raza Shar-Pei chino

Su nombre significa «piel de arena», en referencia a su característico pelaje erizado. Pero eso no es lo único inusual del Shar-Pei chino. Es una masa sólida de arrugas sueltas, pliegues de piel que le hacen parecer que lleva un traje voluminoso y de gran tamaño. Sus pequeñas orejas se asientan sobre una cabeza grande y poderosa con un hocico corto y una lengua púrpura. El toque final es una cola gruesa y redonda que se enrosca sobre su espalda.

No cabe duda de que el Shar-Pei es un perro de aspecto interesante, y su apariencia por sí sola es suficiente para que muchos posibles propietarios se decanten por esta raza. Pero el Shar-Pei es mucho más que su aspecto único.

Esta raza es lo suficientemente tranquila como para poder vivir en un apartamento. También es un perro de pensamiento independiente y a veces distante. Su herencia como perro guardián y de pelea lo convierten en un excelente perro guardián y vigilante, tanto que hay que enseñarle a no exagerar con las personas y animales que no conoce.

El adiestramiento temprano es esencial para el Shar-Pei de carácter fuerte. Necesita un dueño que sea capaz de establecer el liderazgo con firmeza y amabilidad, y tiende a no respetar al dueño que no lo hace. Es de rápido estudio, por lo que el adiestramiento suele ser fácil siempre que no muestre su vena obstinada.

El aseo es un juego de niños con el Shar-Pei. Es un perro limpio por naturaleza y no es necesario ni recomendable bañarlo con frecuencia. Sin embargo, con todas esas arrugas, puede ser propenso a los problemas de la piel, por lo que puede ser necesaria una atención y un cuidado extra en esa área.

El Shar-Pei no es tan popular como solía ser, lo que en realidad es bueno para la raza. El aumento de la popularidad lleva a un aumento de la cría, especialmente por parte de criadores sin escrúpulos que crían sin tener en cuenta la salud, el temperamento y la conformación. Por desgracia, eso es lo que le ocurrió al Shar-Pei en la década de 1980. Los criadores responsables han estado trabajando para recuperar el temperamento leal y cariñoso de la raza y para disminuir o eliminar los problemas de salud.

Su nombre significa «piel de arena», en referencia a su característico pelaje erizado. Pero eso no es lo único inusual del Shar-Pei chino. Es una masa sólida de arrugas sueltas, pliegues de piel que le hacen parecer que lleva un traje voluminoso y de gran tamaño. Sus pequeñas orejas se asientan sobre una cabeza grande y poderosa con un hocico corto y una lengua púrpura. El toque final es una cola gruesa y redonda que se enrosca sobre su espalda.

No cabe duda de que el Shar-Pei es un perro de aspecto interesante, y su apariencia por sí sola es suficiente para que muchos posibles propietarios se decanten por esta raza. Pero el Shar-Pei es mucho más que su aspecto único.

Esta raza es lo suficientemente tranquila como para poder vivir en un apartamento. También es un perro de pensamiento independiente y a veces distante. Su herencia como perro guardián y de pelea lo convierten en un excelente perro guardián y vigilante, tanto que hay que enseñarle a no exagerar con las personas y animales que no conoce.

El adiestramiento temprano es esencial para el Shar-Pei de carácter fuerte. Necesita un dueño que sea capaz de establecer el liderazgo con firmeza y amabilidad, y tiende a no respetar al dueño que no lo hace. Es de rápido estudio, por lo que el adiestramiento suele ser fácil siempre que no muestre su vena obstinada.

El aseo es un juego de niños con el Shar-Pei. Es un perro limpio por naturaleza y no es necesario ni recomendable bañarlo con frecuencia. Sin embargo, con todas esas arrugas, puede ser propenso a los problemas de la piel, por lo que puede ser necesaria una atención y un cuidado extra en esa área.

El Shar-Pei no es tan popular como solía ser, lo que en realidad es bueno para la raza. El aumento de la popularidad lleva a un aumento de la cría, especialmente por parte de criadores sin escrúpulos que crían sin tener en cuenta la salud, el temperamento y la conformación. Por desgracia, eso es lo que le ocurrió al Shar-Pei en la década de 1980. Los criadores responsables han estado trabajando para recuperar el temperamento leal y cariñoso de la raza y para disminuir o eliminar los problemas de salud.

Historia

El Shar-Pei chino se originó en las provincias del sur de China, donde era valorado como cazador, pastor, guardián y luchador. Algunos historiadores creen que el Shar-Pei es una raza antigua, aunque no hay pruebas definitivas que lo demuestren. Las estatuas que se parecen mucho al Shar-Pei se han datado en la dinastía Han (200 a.C.), aunque estas estatuas también se parecen al Chow y al Pug.

Tras la creación de la República Popular China, la población canina del país fue prácticamente eliminada. Sin embargo, se criaron algunos Shar-Peis en Hong Kong y Taiwán. Si no fuera por los esfuerzos de un hombre, Matgo Law, de Down-Homes Kennels en Hong Kong, el Shar-Pei podría haberse extinguido.

Gracias a él, un pequeño número de Shar-Peis fueron llevados a los Estados Unidos en 1973 y los aficionados a la raza formaron el Chinese Shar-Pei Club of America, Inc. en 1974. La primera exposición de la especialidad nacional se celebró en 1978. El Shar-Pei fue aceptado en la Clase Miscelánea del American Kennel Club en 1988, y reconocido por el AKC en 1991 como miembro del Grupo No Deportivo.

Tamaño

Los machos y las hembras miden entre 18 y 20 pulgadas y pesan entre 40 y 55 libras.

Personalidad

El Shar-Pei es un perro alerta e independiente. Es extremadamente devoto con su familia, pero distante con las personas que no conoce. Se dice que disfruta más de la compañía de las personas que de la de los perros, y le gusta estar con su dueño todo el tiempo. Es un perro tranquilo y confiado, que parece desarrollar una comprensión intuitiva de su dueño o familia.

Tan devoto como es, el Shar-Pei también es independiente y de fuerte voluntad. Es protector de su familia -lo que lo convierte en un excelente perro guardián- y responderá a las amenazas. Debido a que una vez fue utilizado como perro de pelea, puede ser agresivo con otros caninos.

Como todos los perros, el Shar-Pei necesita una socialización temprana, es decir, estar expuesto a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes. La socialización ayuda a garantizar que su cachorro de Shar-Pei crezca y se convierta en un perro completo.

Inscribirlo en una clase de guardería para cachorros es un buen comienzo. Invitar a las visitas con regularidad y llevarle a parques concurridos, a tiendas que admiten perros y a paseos tranquilos para conocer a los vecinos también le ayudará a pulir sus habilidades sociales.

Salud

Los Shar-Peis son propensos a ciertas enfermedades, especialmente las cutáneas. No todos los Shar-Peis padecerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás considerando esta raza.

Fiebre Shar-Pei: También conocido como el síndrome del corvejón hinchado, esta condición se manifiesta en la inflamación de la articulación del corvejón (a veces ambas articulaciones), y da lugar a la renuencia a moverse, dolor abdominal, vómitos, diarrea y respiración superficial. Los perros tienen uno o más episodios de fiebre inexplicable con temperaturas de hasta 103 a 107 grados. La enfermedad suele comenzar a los 18 meses, pero puede aparecer cuando el perro es adulto. La fiebre dura de 24 a 36 horas y el tratamiento consiste en reducir la fiebre y el dolor.

Hipotiroidismo: Es un trastorno de la glándula tiroides. Se cree que es responsable de afecciones como la epilepsia, la alopecia (pérdida de cabello), la obesidad, el letargo, la hiperpigmentación, la pioderma y otras afecciones de la piel. Se trata con medicación y dieta.

Cáncer: Los síntomas incluyen la hinchazón anormal de una llaga o bulto, llagas que no se curan, sangrado por cualquier abertura del cuerpo y dificultad para respirar o eliminar. Los tratamientos para el cáncer incluyen quimioterapia, cirugía y medicamentos.

Displasia de codo: Similar a la displasia de cadera, también es una enfermedad degenerativa. Se cree que está causada por un crecimiento y desarrollo anormal, que da lugar a una articulación malformada y debilitada. La enfermedad varía en cuanto a su gravedad: el perro puede desarrollar simplemente artritis, o puede quedar cojo. El tratamiento incluye la cirugía, el control del peso, el control médico y la medicación antiinflamatoria.

Sarna Demodéctica: También conocida como demodicosis, está causada por el ácaro demodex, que una perra madre transmite a sus cachorros en sus primeros días de vida. (El ácaro no puede transmitirse a los humanos ni a otros perros; sólo de la madre a los cachorros). Los ácaros Demodex viven en los folículos del pelo y no suelen causar problemas, pero si su Shar-Pei tiene un sistema inmunitario debilitado o comprometido, puede desarrollar sarna demodéctica. En su forma localizada, aparecen manchas de piel roja, escamosa y calva en la cabeza, el cuello y las patas delanteras. A menudo desaparece por sí sola, pero aun así, debes llevar a tu perro al veterinario para evitar que se convierta en la forma generalizada de la sarna demodéctica, que cubre todo el cuerpo y provoca una infección.

Seborrea: Es una afección caracterizada por una piel escamosa y un olor rancio. Suele ser una afección secundaria a una alergia, infección u otra enfermedad. El tratamiento incluye el baño con champú medicado y el tratamiento de la enfermedad subyacente.

Pioderma: Otra enfermedad de la piel, se trata de una infección bacteriana de la piel, y es bastante común en el Shar-Pei. Puede ser una infección primaria o secundaria; esta última resulta de una condición subyacente como la alergia o el hipotiroidismo. La pioderma se trata con antibióticos.

Luxación rotuliana: También conocida como deslizamiento de rodilla, es un problema común en los perros pequeños. La rótula es la cabeza de la rodilla. Luxación significa dislocación de una parte anatómica (como un hueso en una articulación). La luxación rotuliana se produce cuando la articulación de la rodilla (a menudo de una pata trasera) se desliza hacia dentro y hacia fuera, causando dolor. Esto puede ser incapacitante, aunque muchos perros llevan una vida relativamente normal con esta condición.

Displasia de cadera: Se trata de una enfermedad hereditaria en la que el hueso del muslo no encaja bien en la articulación de la cadera. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras, pero otros no muestran signos externos de malestar. En cualquier caso, la artritis puede desarrollarse a medida que el perro envejece. Los perros con displasia de cadera no deben criarse, por lo que, si va a comprar un cachorro, pida al criador una prueba de que los padres…

Cuidado

El Shar-Pei vive cómodamente en la ciudad o en el campo. Se desenvuelve bien en un espacio limitado, como un apartamento o condominio, siempre y cuando haga ejercicio diario. No es necesario un patio trasero, pero aprecia salir y estirar las piernas. En general, el Shar-Pei es bastante feliz pasando el rato con su dueño, dondequiera que esté.

Empiece a adiestrar y socializar a su Sharpei el día que lo traiga a casa, y comprométase a continuar el proceso durante toda su vida. Necesitará el refuerzo constante, ya que no es naturalmente amigable con otros perros. También puede ser testarudo y los propietarios deben ser constantes y firmes para establecer el liderazgo. Sin embargo, por lo general, está dispuesto a complacer y responde al entrenamiento.

El mejor ejercicio de socialización es llevar a su Shar-Pei a todas partes -a clases para cachorros, eventos al aire libre, parques concurridos, casas de amigos- y con la mayor frecuencia posible. Esto ayudará a evitar que se vuelva demasiado tímido o sobreprotector. Dado que esta raza puede ser agresiva con otros perros, el Shar-Pei debe ir atado en público.

El Shar-Pei está clasificado como una raza de nariz corta o braquicéfala, similar al Bulldog, al Boxer y al Pug. Sus narices cortas les hacen muy sensibles al calor, lo que significa que son pésimos compañeros de jogging. Para evitar un golpe de calor, estos perros deben mantenerse en el interior con ventiladores o aire acondicionado cuando hace calor.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada : de 1,5 a 2,5 tazas de alimento seco de alta calidad al día, repartidas en dos comidas.

NOTA: La cantidad que come su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compres también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será su aporte nutricional y menos tendrás que sacudirla en el cuenco de tu perro.

Para saber más sobre la alimentación de su Shar-Pei, consulte nuestras directrices para comprar el alimento adecuado, alimentar a su cachorro y alimentar a su perro adulto.

Color del Pelaje y Aseo

Una característica por excelencia del Shar-Pei, sólo superada por sus arrugas, es su pelaje erizado. Se mantiene erguido, como un peinado de estilo marimacho de los años 50, y varía en longitud, desde un pelaje de «caballo» realmente corto hasta un pelaje de «cepillo» más largo. Se puede encontrar en muchos colores, como negro sólido, crema, leonado, rojo, sable y azul. Se desprende mínimamente.

Aunque el Shar-Pei es un perro limpio por naturaleza y con muy poco olor, sólo necesita un poco de aseo para mantener su buen aspecto. Un cepillado a fondo una vez a la semana con un cepillo de goma o una manopla de aseo es suficiente para eliminar el pelo muerto y la suciedad. No es necesario bañarlo mucho, más o menos cada 12 semanas si no ha estado revolcándose en el barro. Los baños frecuentes tienden a irritar su piel.

El cepillado y el baño son las partes fáciles del aseo del Shar-Pei. La parte difícil, pero esencial, es conseguir que se seque después del baño. Si no se secan completamente los pliegues y las arrugas, se puede producir una infección por hongos o levaduras. Limpia bien entre los pliegues con una toalla seca para eliminar toda la humedad.

Cepilla los dientes de tu Shar-Pei al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden en él. El cepillado diario es aún mejor si quieres prevenir las enfermedades de las encías y el mal aliento.

Recorta sus uñas una o dos veces al mes si tu perro no las desgasta de forma natural para evitar desgarros dolorosos y otros problemas. Si puedes oírlas chasquear en el suelo, están demasiado largas. Las uñas de los pies de los perros tienen vasos sanguíneos, y si cortas demasiado puedes provocar una hemorragia, y tu perro puede no cooperar la próxima vez que vea salir el cortaúñas. Así que, si no tienes experiencia en cortar las uñas de los perros, pide indicaciones a un veterinario o peluquero.

Hay que revisar sus orejas semanalmente para ver si están enrojecidas o tienen mal olor, lo que puede indicar una infección. Cuando revises los oídos de tu perro, límpialos con un algodón humedecido con un limpiador de oídos suave y de pH equilibrado para ayudar a prevenir las infecciones.

Tenga especial cuidado con los oídos del Shar-Pei: los canales son pequeños y son propensos a la irritación y a la infección. No utilices un bastoncillo para limpiar los oídos y procura que no entre agua en ellos al bañarlo. No introduzcas nada en el conducto auditivo; sólo limpia el oído externo.

Empieza a acostumbrar a tu Shar-Pei a que lo cepillen y examinen desde que es un cachorro. Manipule sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mire dentro de su boca. Haz que el aseo sea una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para facilitar los exámenes veterinarios y otras manipulaciones cuando sea adulto.

Mientras lo acicalas, comprueba si hay llagas, sarpullidos o signos de infección, como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, en la nariz, la boca y los ojos, y en las patas. Los ojos deben estar limpios, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal le ayudará a detectar a tiempo posibles problemas de salud.

Deja un comentario