Spaniel tibetano: Características y Comportamiento

Pequeño pero activo y alerta, la raza de perro Spaniel Tibetano procede del montañoso Tíbet, donde estos perros servían de compañía y de perros guardianes. Son conocidos por su inteligencia, su pelaje de fácil cuidado y su deseo de vigilar a su familia desde lo alto de la casa. Aunque se trata de perros de raza pura, puede encontrarlos al cuidado de refugios o grupos de rescate. Recuerde que debe adoptar.

No vaya de compras si quiere llevar un perro a casa. Los Spaniel tibetanos son perros adaptables y pueden incluso adaptarse bien a la vida en un apartamento, siempre que hagan suficiente ejercicio y den paseos cada día. Sin embargo, no les gusta quedarse solos en casa durante muchas horas. Al ser una raza afectuosa y sensible, estos perros ansían la compañía.

Cuando no la tienen, pueden empezar a ladrar o a comportarse mal. Si puede dar a su perro mucho amor y atención, será recompensado con un compañero leal y feliz. Vea a continuación la lista completa de rasgos y datos de la raza de perro Spaniel tibetano.

Más sobre esta raza Spaniel Tibetano

El spaniel tibetano es un perro pequeño con una larga historia. Criados en lamaserías budistas tibetanas para ser perros de compañía y de alarma, eran regalos populares para dignatarios extranjeros. Hoy en día, estos pequeños embajadores caninos siguen siendo apreciados como compañeros, gracias a su naturaleza dulce, inteligente y atenta.

Se dice que se asemeja a un pequeño león, un poderoso símbolo budista, conserva la vigilancia que se le inculcó hace siglos y puede ser distante con los extraños, pero es un compañero familiar cariñoso y amistoso. Los Tibbies, como se les llama, son lo suficientemente activos como para disfrutar de los deportes caninos, como el agility, pero no son tan exigentes con el ejercicio como para agotarlos. Su tamaño portátil hace que se adapten a cualquier hogar, desde un apartamento hasta una finca, siempre que reciban mucha atención humana.

Cuando no están abrazados a su gente, los Tibbies disfrutan de una percha alta que les permite ver todo lo que sucede. Se suben a cualquier mueble que les ofrezca la mejor vista, lo que les da la reputación de ser felinos.

Al igual que muchos perros pequeños, prefieren que se les acerque a su nivel en lugar de que alguien se cierna sobre ellos. Son muy inteligentes y aceptan bien el adiestramiento cuando éste va acompañado de técnicas de refuerzo positivo, como elogios, juegos y recompensas de comida.

Los perros de aguas tibetanos son sensibles a los estados de ánimo y a las necesidades de sus familias y están encantados de intentar satisfacerlas. Esta raza cariñosa es poco común, pero es la pareja ideal para los hogares adecuados.

El spaniel tibetano es un perro pequeño con una larga historia. Criados en lamaserías budistas tibetanas para ser perros de compañía y de alarma, eran regalos populares para dignatarios extranjeros. Hoy en día, estos pequeños embajadores caninos siguen siendo apreciados como compañeros, gracias a su naturaleza dulce, inteligente y atenta.

Se dice que se asemeja a un pequeño león, un poderoso símbolo budista, conserva la vigilancia que se le inculcó hace siglos y puede ser distante con los extraños, pero es un compañero familiar cariñoso y amistoso. Los Tibbies, como se les llama, son lo suficientemente activos como para disfrutar de los deportes caninos, como el agility, pero no son tan exigentes con el ejercicio como para agotarlos. Su tamaño portátil hace que se adapten a cualquier hogar, desde un apartamento hasta una finca, siempre que reciban mucha atención humana.

Cuando no están abrazados a su gente, los Tibbies disfrutan de una percha alta que les permite ver todo lo que sucede. Se suben a cualquier mueble que les ofrezca la mejor vista, lo que les da la reputación de ser felinos.

Al igual que muchos perros pequeños, prefieren que se les acerque a su nivel en lugar de que alguien se cierna sobre ellos. Son muy inteligentes y aceptan bien el adiestramiento cuando éste va acompañado de técnicas de refuerzo positivo, como elogios, juegos y recompensas de comida.

Los perros de aguas tibetanos son sensibles a los estados de ánimo y a las necesidades de sus familias y están encantados de intentar satisfacerlas. Esta raza cariñosa es poco común, pero es la pareja ideal para los hogares adecuados.

Historia

El Spaniel Tibetano es una raza antigua de Asia. Las representaciones de perros pequeños con caras empujadas y pelaje de león se remontan a siglos atrás en China y el Tíbet.

Se cree que los monjes budistas, conocidos como lamas, criaban a los perritos para que dieran la alarma si alguien se acercaba a la lamasería. Se dice que, con la gola de pelo grueso que les rodea el cuello y la cola con abundante plumaje, se asemejan a pequeños leones. En la simbología budista, los leones representan el triunfo de Buda sobre la violencia y la agresividad, por lo que los perros con aspecto de león eran populares.

Los perros se regalaban con frecuencia a los embajadores y a otras personas notables, recibiendo a cambio perros de esos países. Así, los perros tibetanos llegaron a las cortes de China y Japón, donde sin duda se cruzaron con otros perros pequeños de Asia. El actual perro de aguas tibetano comparte probablemente una ascendencia común con el chin japonés y el pequinés.

Los primeros perros de este tipo, criados a menudo por los aldeanos tibetanos y los lamas, presentaban una amplia gama de tamaños. Los cachorros más pequeños y apreciados se entregaban a las lamas, donde probablemente se criaban con los perros más elegantes que llegaban como regalo de China.

A finales del siglo XIX, la Sra. McLaren Morris llevó a Inglaterra el primer Tibetan Spaniel. En la década de 1920 llegaron más, por cortesía de la Dra. Agnes R. H. Greig, que envió algunos de los perros a su madre. La raza adquirió cierta popularidad, pero su arraigo en Inglaterra fue eliminado casi por completo durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1947, tras varias crías e importaciones exitosas, la raza comenzó a recuperarse en Inglaterra. En 1958, se formó la Asociación del Spaniel Tibetano y en 1960 el Kennel Club de Inglaterra reconoció la raza.

La primera camada conocida en Estados Unidos nació en 1965, de padres importados del Tíbet por un tal Sr. Harrington. Gracias a Leo Kearns, sacristán de la Iglesia Luterana de la Trinidad en New Haven, Connecticut, el Spaniel Tibetano empezó a llamar la atención. Kearns tenía un cachorro de Tibbie y sus feligreses quedaron prendados de él. Importó un macho, y los cachorros que produjeron los dos perros pronto fueron colocados en hogares cariñosos.

Entre esos nuevos propietarios entusiastas se encontraba la Sra. Jay Child, que se propuso establecer la raza en los EE.UU. En 1971 se fundó el Tibetan Spaniel Club of America, presidido por Child. El American Kennel Club reconoció la raza en 1984.

A pesar de su encanto, el Spaniel Tibetano sigue siendo bastante raro, ocupando el puesto 101 de popularidad entre las razas y variedades registradas por el American Kennel Club.

Tamaño

Los perros de aguas tibetanos miden unos 25 centímetros de altura a la altura del hombro y pesan entre 9 y 15 libras.

Personalidad

Confiado y afectuoso con los miembros de la familia, el Spaniel Tibetano puede ser distante con los extraños, aunque nunca agresivo. Fieles a su herencia, son excelentes perros guardianes y ladrarán para alertar de cualquier cosa que parezca inusual.

Los Tibbies parecen ser especialmente sensibles a los estados de ánimo y los sentimientos de su gente. Sin embargo, por muy cariñosos que sean, son pensadores independientes y no siempre obedecen, sobre todo si creen que saben más o no ven ninguna buena razón para hacer lo que les pides.

Como todos los perros, los perros de aguas tibetanos necesitan una socialización temprana (exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes) cuando son jóvenes. La socialización ayuda a garantizar que su cachorro de perro de aguas tibetano crezca y se convierta en un perro completo.

Salud

Los perros de aguas tibetanos son generalmente saludables, pero como todas las razas, pueden contraer ciertas enfermedades. No todos los perros de aguas tibetanos padecerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si está considerando esta raza.

Si vas a comprar un cachorro, busca un buen criador que te muestre las autorizaciones sanitarias de los dos padres del cachorro. Las autorizaciones sanitarias demuestran que un perro ha sido sometido a pruebas y que está libre de una enfermedad concreta.

En el caso de los perros de aguas tibetanos, debería esperar ver las autorizaciones de salud de la Fundación Ortopédica para Animales para las rótulas (rodillas) y de la Fundación del Registro Ocular Canino (CERF) que certifica que los ojos son normales.

Dado que algunos problemas de salud no aparecen hasta que el perro alcanza la plena madurez, no se expiden certificados de salud a los perros de menos de 2 años. Busca un criador que no críe a sus perros hasta que tengan dos o tres años. Los siguientes problemas no son comunes en la raza, pero pueden ocurrir:

La atrofia progresiva de la retina (PRA) es un trastorno ocular degenerativo. La ceguera causada por la ARP es un proceso lento que resulta de la pérdida de fotorreceptores en la parte posterior del ojo. La ARP es detectable años antes de que el perro muestre cualquier signo de ceguera. Un criador de renombre hará certificar los ojos de sus perros anualmente.

Luxación rotuliana , también conocida como «deslizamiento de la rodilla», es un problema común en los perros pequeños. Se produce cuando la rótula, que consta de tres partes: el fémur (hueso del muslo), la rótula (tapa de la rodilla) y la tibia (pantorrilla), no está bien alineada. Esto provoca cojera en la pierna o una marcha anormal, como un salto o un brinco. Es una afección que está presente al nacer, aunque la desalineación o luxación real no siempre se produce hasta mucho más tarde. El roce causado por la luxación rotuliana puede provocar artritis, una enfermedad articular degenerativa. Existen cuatro grados de luxación rotuliana, que van desde el grado I, una luxación ocasional que causa cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en el que el giro de la tibia es grave y la rótula no puede realinearse manualmente. Esto da al perro un aspecto de piernas arqueadas. Los grados graves de luxación rotuliana pueden requerir una reparación quirúrgica.

Cuidado

Los tibbies son perros de compañía. Les encanta pasar tiempo con su gente, y no son adecuados para vivir al aire libre o en una perrera. Dado que pueden salir corriendo a explorar, los patios deben estar vallados y se les debe pasear con correa.

Inteligentes y dispuestos a complacer, los perros de aguas tibetanos pueden ser fáciles de adiestrar, pero eso no significa necesariamente que siempre le hagan caso. Tienen una mente propia y no harán caso de las órdenes si no les apetece obedecer. Para obtener los mejores resultados, empiece a entrenarlo pronto y sea constante.

Algunos perros de aguas tibetanos son muy ruidosos y otros no, pero generalmente ladran cuando alguien se acerca a la puerta o cuando oyen o ven a alguien o algo inusual. Con paciencia y constancia, puedes enseñarles a dejar de ladrar después de que hayan sonado brevemente la alarma. Sin embargo, si vive en un apartamento con restricciones de ruido, puede que esta no sea la raza para usted.

Como todos los perros, el perro de aguas tibetano necesita hacer ejercicio con regularidad, pero no necesita una tonelada de ejercicio. Por lo general, un buen rato de juego en el patio trasero o uno o dos paseos al día serán suficientes.

Los perros de aguas tibetanos suelen ser fáciles de educar en casa, pero se recomienda encarecidamente el adiestramiento en jaulas. Esto hará que el entrenamiento sea más fácil y evitará que su perro de aguas tibetano muerda cosas mientras usted no está allí para supervisar. Sin embargo, la caja es una herramienta, no una cárcel, así que no mantenga a su perro de aguas tibetano encerrado en ella durante mucho tiempo. El mejor lugar para un perro de aguas tibetano es contigo.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: De 34 a 1 taza de un alimento para perros de alta calidad al día, dividido en dos comidas.

La cantidad de comida de su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compres también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será su aporte nutricional y menos tendrás que sacudirla en el cuenco de tu perro.

>Mantén a tu perro de aguas tibetano en buena forma midiendo su comida y dándosela dos veces al día en lugar de dejarle comida fuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle la prueba del ojo y la prueba de la mano. Primero, míralo. Deberías poder ver su cintura. A continuación, pon tus manos en su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna vertebral y los dedos extendidos hacia abajo. Deberías poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Para saber más sobre la alimentación de tu perro de aguas tibetano, consulta nuestras directrices para comprar la comida adecuada, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del Pelaje y Aseo

El Perro de aguas tibetanas tiene un pelaje doble sedoso que es suave en la cara y en la parte delantera de las patas y moderadamente largo en el resto del cuerpo. Las orejas, la cola y la parte posterior de las patas delanteras y las nalgas tienen un pelo más largo, y una melena de pelo largo (a veces denominada chal) rodea el cuello. El pelaje del Tibbie puede ser de cualquier color o mezcla de colores.

El cepillado semanal mantendrá el pelaje de su Spaniel Tibetano libre de pelo suelto. Es de esperar que muestre pequeñas cantidades durante todo el año, con una muda más abundante una o dos veces al año. Báñelo cuando sea necesario, normalmente cada 6 u 8 semanas.

Otras necesidades de aseo incluyen la higiene dental y el cuidado de las uñas. Cepille los dientes de su perro de aguas tibetano al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que lo acompañan. Es mejor hacerlo a diario. Córtele las uñas una o dos veces al mes, según sea necesario. Si puede oír el chasquido de las uñas en el suelo, están demasiado largas. Las uñas cortas mantienen los pies en buen estado, no se enganchan en la alfombra y se rasgan, y no te arañan las piernas cuando tu perro de aguas tibetano salta con entusiasmo para saludarte.

Empieza a acicalar a tu perro de aguas tibetano cuando sea un cachorro para que se acostumbre. Manipule sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mire dentro de su boca y sus orejas. Convierta el aseo en una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentará las bases para facilitar los exámenes veterinarios y otras manipulaciones cuando sea adulto.

Deja un comentario