Trastorno intestinal (pérdida de motilidad) en perros

Íleo en perros

Íleo (funcional o paralítico) es un término que se utiliza para denotar una obstrucción temporal y reversible en los intestinos causada por problemas de motilidad intestinal. Los problemas con la peristalsis (o contracciones en forma de onda que ayudan a mover los alimentos a lo largo del tracto digestivo) provocan la acumulación de contenido intestinal en ciertas áreas de los intestinos. Por lo tanto, el íleo no es una enfermedad primaria, sino el resultado de alguna otra enfermedad o afección que afecte la motilidad del intestino.

Síntomas y tipos

  • Pérdida del apetito (anorexia)
  • Vómitos
  • Depresión
  • Distensión abdominal leve o malestar debido a la acumulación de gas debido a la obstrucción.

Causas

  • Después de una cirugía gastrointestinal
  • Desequilibrios de electrolitos
  • Infecciones y enfermedades inflamatorias del tracto gastrointestinal.
  • Obstrucción mecánica persistente (p. Ej., Cuerpo extraño en el tracto GI)
  • Bloqueos del suministro de sangre al intestino o parte del intestino
  • Septicemia (enfermedad de todo el cuerpo debido a la presencia de bacterias en la sangre) debido a bacterias gram negativas
  • Choque
  • Lesión abdominal
  • Distensión de los intestinos debido a aerofagia o eructos o eructos excesivos
  • Después del uso de ciertos medicamentos
  • Toxicidad (p. Ej., Plomo)

Diagnóstico

Después de registrar un historial detallado y realizar un examen físico completo, se realizarán pruebas de laboratorio de rutina. Estas pruebas incluyen hemograma completo, perfil bioquímico y análisis de orina. El objetivo principal del esfuerzo de diagnóstico es encontrar la causa subyacente de este problema. Los resultados de las pruebas de laboratorio de rutina pueden revelar información relacionada con la enfermedad subyacente. Las radiografías abdominales y la ecografía ayudarán a encontrar diversas anomalías, entre las que se incluyen: presencia de gas, líquido, obstrucción mecánica (p. Ej., Cuerpo extraño), tumor en el abdomen y otras afecciones similares.

Para la confirmación, su veterinario puede usar pruebas más específicas como las esferas de polietileno impregnadas de bario (BIPS). El bario es una sustancia química que se utiliza en determinados estudios radiológicos para mejorar la visualización de estructuras anatómicas. Los BIPS son marcadores que se administran por vía oral y demostrarán el grado de obstrucción intestinal y trastorno de la motilidad. Su veterinario evaluará el tiempo que tardan estos marcadores en moverse a lo largo de los intestinos y la demora involucrada. Esta prueba también ayuda a localizar el sitio anatómico involucrado.

La endoscopia también es una opción para el diagnóstico, especialmente para una evaluación de la obstrucción mecánica. Su veterinario observará directamente el estómago y el intestino con un instrumento llamado endoscopio. Se insertará un tubo rígido o flexible en el estómago de su perro, donde su veterinario podrá inspeccionar visualmente y tomar fotografías. En algunos casos, es posible que sea necesario realizar una cirugía exploratoria para descartar una obstrucción mecánica. Es posible que se requieran rayos X, tomografía computarizada, pruebas de imágenes magnéticas y análisis del líquido cefalorraquídeo (el líquido circula alrededor del cerebro y la médula espinal) en animales con sospecha de lesión de la médula espinal.

Tratamiento

Como el íleo es el resultado de alguna otra enfermedad subyacente, el tratamiento de la causa subyacente es de suma importancia para la resolución de este problema. Por ejemplo, su veterinario utilizará la fluidoterapia para tratar los trastornos de líquidos y electrolitos, que es común en los perros con íleo. En algunos perros, también se administran medicamentos para mejorar la motilidad intestinal para estimular los movimientos intestinales. Durante el tratamiento, su veterinario usará un estetoscopio para escuchar el abdomen a fin de encontrar el estado de los sonidos intestinales y la motilidad.

Vida y gestión

Si se identifica y corrige la causa subyacente principal, el pronóstico es excelente en los animales afectados. Pero determinar la causa subyacente exacta puede ser difícil en algunos animales. Siga las instrucciones dadas por su veterinario con respecto al cuidado y la nutrición de su perro, y llame a su veterinario de inmediato si observa algún síntoma adverso en su perro.

En pacientes con antecedentes de infecciones, es posible que se requiera un control regular de la temperatura en el hogar. Si le recetan medicamentos a su perro, siga estrictamente la frecuencia y la dosis exactas de cada medicamento. Además, no interrumpa ni modifique el tratamiento antes de consultar con su veterinario.

Deja un comentario