Chin Japonés: Características y Comportamiento

La raza de perro Chin japonés procede de Asia, donde ha sido apreciado como compañero durante más de mil años. Fueron un miembro popular de las cortes imperiales china y japonesa, y fue en Japón donde se desarrolló su aspecto distintivo. Aunque se trata de perros de raza pura, todavía puede encontrarlos en refugios y rescates. Recuerde que debe adoptar. No vaya de compras si quiere llevar un perro a casa. Esta raza es elegante y delicada, de modales suaves y juguetona.

Se adaptan bien a la vida en un apartamento e incluso se adaptan a los padres novatos de mascotas con facilidad; aunque no les gusta mucho quedarse solos en casa durante muchas horas. Estos perros también tienen el hábito de trepar, y puede que se sorprenda cuando encuentre a su perro en lo alto de los lugares más insólitos de la casa, vigilando sus dominios. Dé a su Chin mucha atención y amor, y tendrá un compañero de mimos fácil de llevar y adorable.

Más sobre esta raza Chin japonés

¡Jiminy saltando! ¿Es eso un mentón japonés en la repisa de tu chimenea? Sí, lo es. Las personas que viven con el Chin a menudo se maravillan de la capacidad de esta raza para saltar muebles altos de un solo salto. El Chin Japonés de tamaño juguete tiene una naturaleza felina que incluye el deseo de estar en lugares altos, la capacidad de trepar y la tendencia a lavarse. También se le ha visto golpear objetos como lo haría un gato.

A pesar de los rasgos felinos, el Chin Japonés tiene todas las cualidades que se buscan en un perro de compañía. Prospera cuando está con su gente y quiere a todo el mundo. Los Chin japoneses se desenvuelven bien en apartamentos y se adaptan a cualquier situación de vida, pero su pequeño tamaño y su amor por la compañía humana hacen que no sean adecuados para vivir al aire libre o en una perrera.

Los Chin japoneses tienen el aspecto clásico de una raza oriental, con una cabeza grande y ancha, ojos grandes y bien abiertos y una cara aplanada. Las orejas, pequeñas y en forma de V, cuelgan justo debajo de la parte superior de la cabeza. Llevan su cola emplumada alegremente sobre la espalda.

Tienen un pelaje abundante, pero las apariencias engañan. El Chin es una raza que se lava y se deja llevar y necesita poco más que un cepillado semanal para mantener su elegante aspecto. Con la excepción ocasional de los flecos de las orejas, el pelaje rara vez se enreda y no requiere ningún recorte.

Inteligente y educado, el Chin japonés aprende rápidamente, pero tiene una mente propia. Si el adiestramiento se vuelve repetitivo, elegirá hacer algo más entretenido. Puede ser difícil de educar en casa, pero si se es persistente y constante, captará el mensaje.

En general, el Chin japonés es un perro alegre que se lleva bien con todo el mundo. Es amistoso con otros perros y gatos y es un compañero juguetón para los niños mayores. Sin embargo, debido a su pequeño tamaño, no es adecuado para hogares con niños pequeños, que podrían herirlo accidentalmente. Los chin son cariñosos y devotos de su familia, pero tienen una timidez natural ante nuevas personas y situaciones. No es raro que se muestren ligeramente distantes con los extraños hasta que los conozcan.

El Chin japonés requiere poco ejercicio y es un gran compañero para las personas que no pueden desplazarse con facilidad. Disfruta de un paseo diario o de una sesión de juego, pero no se volverá destructivo si se limita a estar tumbado comiendo bombones y jugando con él. Los chin disfrutan jugando, y se mueven con tanta gracia y agilidad que rara vez molestan cuando corren por la casa.

Son perros sensibles. Captan las emociones del hogar y de sus dueños y moldearán su personalidad a juego. Si vive en un hogar tranquilo y sombrío, el Chin Japonés se volverá tranquilo y reservado, pero seguirá poseyendo todos los maravillosos rasgos de un perro de compañía. Si vive en un hogar activo, generalmente será animado y extrovertido.

Amante de la diversión y encantador, el Chin puede ser adictivo. Las personas que lo aman no pueden imaginar la vida sin él, y muchos no pueden imaginar la vida sin dos o tres.

¡Jiminy saltando! ¿Es eso un mentón japonés en la repisa de tu chimenea? Sí, lo es. Las personas que viven con el Chin a menudo se maravillan de la capacidad de esta raza para saltar muebles altos de un solo salto. El Chin Japonés de tamaño juguete tiene una naturaleza felina que incluye el deseo de estar en lugares altos, la capacidad de trepar y la tendencia a lavarse. También se le ha visto golpear objetos como lo haría un gato.

A pesar de los rasgos felinos, el Chin Japonés tiene todas las cualidades que se buscan en un perro de compañía. Prospera cuando está con su gente y quiere a todo el mundo. Los Chin japoneses se desenvuelven bien en apartamentos y se adaptan a cualquier situación de vida, pero su pequeño tamaño y su amor por la compañía humana hacen que no sean adecuados para vivir al aire libre o en una perrera.

Los Chin japoneses tienen el aspecto clásico de una raza oriental, con una cabeza grande y ancha, ojos grandes y bien abiertos y una cara aplanada. Las orejas, pequeñas y en forma de V, cuelgan justo debajo de la parte superior de la cabeza. Llevan su cola emplumada alegremente sobre la espalda.

Tienen un pelaje abundante, pero las apariencias engañan. El Chin es una raza que se lava y se deja llevar y necesita poco más que un cepillado semanal para mantener su elegante aspecto. Con la excepción ocasional de los flecos de las orejas, el pelaje rara vez se enreda y no requiere ningún recorte.

Inteligente y educado, el Chin japonés aprende rápidamente, pero tiene una mente propia. Si el adiestramiento se vuelve repetitivo, elegirá hacer algo más entretenido. Puede ser difícil de educar en casa, pero si se es persistente y constante, captará el mensaje.

En general, el Chin japonés es un perro alegre que se lleva bien con todo el mundo. Es amistoso con otros perros y gatos y es un compañero juguetón para los niños mayores. Sin embargo, debido a su pequeño tamaño, no es adecuado para hogares con niños pequeños, que podrían herirlo accidentalmente. Los chin son cariñosos y devotos de su familia, pero tienen una timidez natural ante nuevas personas y situaciones. No es raro que se muestren ligeramente distantes con los extraños hasta que los conozcan.

El Chin japonés requiere poco ejercicio y es un gran compañero para las personas que no pueden desplazarse con facilidad. Disfruta de un paseo diario o de una sesión de juego, pero no se volverá destructivo si se limita a estar tumbado comiendo bombones y jugando con él. Los chin disfrutan jugando, y se mueven con tanta gracia y agilidad que rara vez molestan cuando corren por la casa.

Son perros sensibles. Captan las emociones del hogar y de sus dueños y moldearán su personalidad a juego. Si vive en un hogar tranquilo y sombrío, el Chin Japonés se volverá tranquilo y reservado, pero seguirá poseyendo todos los maravillosos rasgos de un perro de compañía. Si vive en un hogar activo, generalmente será animado y extrovertido.

Amante de la diversión y encantador, el Chin puede ser adictivo. Las personas que lo aman no pueden imaginar la vida sin él, y muchos no pueden imaginar la vida sin dos o tres.

Historia

El Chin japonés es una raza antigua que probablemente se originó en la corte imperial china. Muy apreciado, a menudo se regalaba a emisarios de otras tierras, y probablemente fue como regalo al emperador de Japón que llegó a esa nación insular que le dio su nombre. En Japón, el Chin no se consideraba un perro (inu), sino un ser aparte (chin). Allí, probablemente fue cruzado con pequeños perros de tipo spaniel y acabó consiguiendo el aspecto que tiene hoy en día.

El Chin japonés permaneció desconocido para el mundo exterior hasta 1853, cuando el comodoro Matthew Perry navegó hasta el puerto de Uraga, cerca de Edo -la actual Tokio-, e introdujo a Japón en el comercio internacional. El chin japonés se convirtió en un producto popular y muchos fueron importados a Gran Bretaña y Estados Unidos.

Entre los primeros propietarios estadounidenses de la raza se encontraban el presidente Franklin Pierce, el entonces secretario de guerra Jefferson Davis y la hija de Perry, Caroline Perry Belmont. Se hicieron populares entre la gente de la riqueza y la nobleza. En Estados Unidos, el Chin Japonés era conocido como Spaniel Japonés y mantuvo ese nombre hasta 1977.

Tamaño

El Chin Japonés es de constitución robusta pero de aspecto refinado. Mide de 8 a 11 pulgadas en el hombro y pesa entre 4 y 9 libras.

Personalidad

La personalidad del Chin Japonés es un verdadero indicador de la profundidad que poseen estos perros. En general, es un perro alegre y encantador, afectuoso e inteligente. Es hablador, pero no ladrador. Los habitantes de Chin dicen que a sus perros les gusta «cantar» y que parlotean para anunciar la llegada de invitados o extraños.

Los Chin son tan sensibles a su entorno y a las emociones de su gente que se sabe que moldean su personalidad en torno a ellos. Si vive en un hogar tranquilo y sombrío, el Chin japonés se volverá reservado. Si vive en un hogar activo, pondrá de su parte para mantener la acción animada.

El Chin japonés es siempre devoto de su gente y puede sufrir ansiedad por separación. Es un perro agradable que muestra amor y afecto a todas las personas en su vida, pero puede ser tímido cuando se expone a nuevas personas o situaciones.

Salud

Los Chin son generalmente saludables, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los Chin padecerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás considerando esta raza.

Si vas a comprar un cachorro, busca un buen criador que te muestre las autorizaciones sanitarias de los dos padres del cachorro. Las autorizaciones sanitarias demuestran que un perro ha sido sometido a pruebas y que está libre de una condición particular. En Chin, debe esperar ver las autorizaciones sanitarias de la Orthopedic Foundation for Animals (OFA) para la displasia de cadera (con una puntuación justa o mejor), la displasia de codo, el hipotiroidismo y la enfermedad de von Willebrand; de la Universidad de Auburn para la trombopatía; y de la Canine Eye Registry Foundation (CERF) que certifica que los ojos son normales. Puede confirmar las autorizaciones sanitarias consultando el sitio web de la OFA (offa.org).

Endocardiosis atrioventricular: Esta enfermedad degenerativa afecta a las válvulas mitral y tricúspide del corazón. Se produce cuando los depósitos de polisacáridos distorsionan la forma de las válvulas y provocan fugas. Esto puede provocar una insuficiencia cardíaca. Puede ser necesario un cambio en la dieta y el ejercicio.

Atrofia retiniana progresiva (ARP): Trastorno ocular degenerativo que acaba provocando ceguera. La ceguera causada por la ARP es un proceso lento que resulta de la pérdida de fotorreceptores en la parte posterior del ojo. La ARP es detectable años antes de que el perro muestre cualquier signo de ceguera. Un criador de renombre hará que un oftalmólogo veterinario certifique anualmente los ojos de los perros.

Luxación patelar: También conocida como «deslizamiento de rodilla», es un problema común en los perros pequeños. Se produce cuando la rótula, que tiene tres partes: el fémur (hueso del muslo), la rótula (tapa de la rodilla) y la tibia (pantorrilla), no está bien alineada. Esto provoca una cojera en la pierna o una marcha anormal en el perro. Es una enfermedad que está presente al nacer, aunque la desalineación o luxación real no siempre se produce hasta mucho más tarde. El roce causado por la luxación rotuliana puede provocar artritis, que es una enfermedad articular degenerativa. Hay cuatro grados de luxación rotuliana, que van desde el grado I, que es una luxación ocasional que causa cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en el que el giro de la tibia es grave y la rótula no puede realinearse manualmente. Esto da al perro un aspecto de piernas arqueadas. Los grados graves de luxación rotuliana pueden requerir una reparación quirúrgica.

Soplos cardíacos: Los soplos cardíacos son causados por una alteración en el flujo sanguíneo a través de las cámaras del corazón. Son un indicador de que puede haber una enfermedad o condición del corazón que deberá ser controlada y tratada. Los soplos cardíacos se clasifican en función de su intensidad, siendo uno muy suave y cinco muy fuerte. Si la enfermedad es evidente, como se diagnostica mediante radiografías y un ecocardiograma, el perro puede necesitar medicación, una dieta especial y una reducción de la cantidad de ejercicio que realiza.

Enfermedad de Legg-Calve-Perthes: Es otra enfermedad que afecta a la articulación de la cadera. Muchas razas de juguete son propensas a esta enfermedad. Cuando su Chin Japonés tiene Legg-Perthes, el suministro de sangre a la cabeza del fémur (el hueso grande de la pierna trasera) disminuye, y la cabeza del fémur que se conecta a la pelvis comienza a desintegrarse. Por lo general, los primeros signos de Legg-Perthes, cojera y atrofia del músculo de la pata, aparecen cuando los cachorros tienen entre 4 y 6 meses de edad. La enfermedad puede corregirse con una intervención quirúrgica para cortar el fémur enfermo de modo que deje de estar unido a la pelvis. El tejido cicatrizal resultante de la cirugía crea una falsa articulación y el cachorro suele estar libre de dolor.

Cataratas: Una catarata es una opacidad en el cristalino del ojo, que causa dificultad para ver. El ojo o los ojos del perro tendrán un aspecto nublado…

Cuidado

Los Chin japoneses requieren muy poco ejercicio. Se contentan con un paseo diario o una buena sesión de juego, pero suelen requerir poco más. El adiestramiento puede ser un poco difícil, ya que tienen una mente propia y se aburren con el adiestramiento repetitivo. Sin embargo, cuando les gustas, se esforzarán por complacerte. Cuando se equivocan, basta con un tono de voz firme para enderezarlos. Las correcciones más fuertes sólo serán contraproducentes y harán que tu Chin se mantenga obstinado.

Pueden ser difíciles de educar en el hogar, pero con paciencia y constancia, generalmente se puede esperar que estén educados en el hogar a los 4 meses de edad.

Los Chin japoneses son perros de compañía y no deben vivir al aire libre ni en perreras. Se apegan mucho a su gente y muchos sufren de ansiedad por separación. Gracias a sus escasas necesidades de ejercicio, los Chin japoneses son magníficos residentes de apartamentos.

El cuello del Chin Japonés es muy delicado y se sugiere encarecidamente que se utilice un arnés en lugar de un collar cuando se le pasee.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: De 14 a 12 tazas de alimento seco de alta calidad al día, repartidas en dos comidas.

Es importante que cuando alimente a su Chin Japonés elija un alimento rico en fibra. Los chinos japoneses pueden sufrir de impacto en las glándulas anales cuando su dieta carece de una buena fibra dietética.

NOTA: La cantidad de comida de su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compres también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será su aporte nutricional y menos tendrás que sacudirla en el cuenco de tu perro.

Para saber más sobre la alimentación de tu Chin, consulta nuestras pautas para comprar el alimento adecuado, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del pelaje y cuidado personal

El Chin Japonés tiene un pelaje abundante y sedoso al tacto. Es moderadamente largo, con una melena espesa, orejas emplumadas, una cola emplumada, plumas en la parte posterior de las patas delanteras y un ligero plumaje que se asemeja a los culottes en las patas traseras. La cabeza, la cara y las patas delanteras están cubiertas de pelo corto. El Chin Japonés puede tener un pelaje blanco y negro, rojo y blanco, o blanco y negro con puntos color fuego.

Los Chin japoneses son una raza muy limpia y no requieren baños regulares. Una vez al mes es suficiente. Los champús en seco suelen mantenerlos con un aspecto y un olor estupendos. También se puede utilizar un champú suave, secarlos con una toalla hasta que estén casi secos, cepillar el pelaje hacia arriba y hacia fuera con un cepillo de púas, y ¡voilá! Ya están listos. Los chinos mudan, pero un cepillado semanal ayudará a evitar que el pelo vuele por toda la casa. Un rápido cepillado diario con un cepillo de púas ayudará a que el pelo no se enrede.

Cepilla los dientes de tu Chin Japonés al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden en él. El cepillado diario es aún mejor si quieres prevenir las enfermedades de las encías y el mal aliento.

Recorta sus uñas una o dos veces al mes si tu perro no las desgasta de forma natural para evitar desgarros dolorosos y otros problemas. Si puedes oírlas chasquear en el suelo, están demasiado largas. Las uñas de los pies de los perros tienen vasos sanguíneos, y si cortas demasiado puedes provocar una hemorragia, y tu perro puede no cooperar la próxima vez que vea salir el cortaúñas. Así que, si no tienes experiencia en cortar las uñas de los perros, pide indicaciones a un veterinario o peluquero.

Hay que revisar sus orejas semanalmente para ver si están enrojecidas o tienen mal olor, lo que puede indicar una infección. Cuando revises los oídos de tu perro, límpialos con un algodón humedecido con un limpiador de oídos suave y de pH equilibrado para ayudar a prevenir las infecciones. No introduzcas nada en el conducto auditivo; sólo limpia el oído externo.

Comienza a acostumbrar a tu Chin Japonés a que lo cepillen y examinen desde que es un cachorro. Manipule sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mire dentro de su boca. Haz que el aseo sea una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y así sentarás las bases para facilitar los exámenes veterinarios y otras manipulaciones cuando sea adulto.

Mientras lo acicalas, comprueba si hay llagas, sarpullidos o signos de infección, como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, en la nariz, la boca y los ojos, y en las patas. Los ojos deben estar limpios, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal le ayudará a detectar a tiempo posibles problemas de salud.

Deja un comentario