Doberman Pinscher: Características y Comportamiento

Los Doberman Pinscher se originaron en Alemania a finales del siglo XIX, y se criaron principalmente como perros de guardia. Se desconoce su ascendencia exacta, pero se cree que es una mezcla de muchas razas de perros, como el Rottweiler, el Terrier Negro y Fuego y el Pinscher Alemán.

Con su elegante pelaje, su complexión atlética y su aspecto regio, este cachorro parece un aristócrata. Son perros muy enérgicos e inteligentes que se desempeñan bien en el trabajo policial y militar, en los deportes caninos y como guardianes y compañeros de la familia.

Recuerde que puede encontrar casi cualquier raza de perro en los refugios y rescates locales. Si decide que esta es la raza para usted, ¡adopte! ¡No compre! recomienda esta jaula grande y espaciosa para que tu gran Doberman Pinscher tenga un lugar para descansar y relajarse. También deberías comprar este cepillo y masajeador para perros para tu cachorro de pelo corto.

Más sobre esta raza Doberman Pinscher

Debido a que el Doberman Pinscher (deletreado Dobermann en algunos países) surgió a finales del siglo XIX, son, en el mundo de los perros, el chico nuevo del barrio. Esto no ha impedido que el Dobie, como se les llama cariñosamente, se haya convertido en una de las razas más populares y reconocidas de Estados Unidos.

Su aspecto es elegante y su estilo es atlético; el Dobie también es inteligente, alerta y leal. Son un valiente perro guardián, así como un querido compañero de la familia.

La reputación feroz del Dobie les precede. Son temidos por aquellos que no los conocen, estereotipados como altamente agresivos y viciosos. Es cierto que son un guardián formidable, pero suelen ser un perro amable, vigilante y cariñoso. No van en busca de problemas, pero son intrépidos y defenderán a su familia y su territorio si perciben peligro.

El Doberman Pinscher disfruta formando parte de una familia. Les gusta estar cerca de sus seres queridos y, cuando este amor está presente, son un protector natural. Son dignos de confianza con los niños de su familia, los amigos y los invitados, siempre que el perro sea tratado con amabilidad.

A pesar de sus cualidades positivas, el Dobie no es la raza adecuada para todos. Son grandes, de 60 a 80 libras, y son extremadamente activos, tanto física como mentalmente. Necesitan mucho ejercicio.

También necesitan muchos retos mentales para no aburrirse. Necesitan un líder propietario fuerte que pueda dedicar tiempo a socializarlos y entrenarlos adecuadamente, y que los mantenga ocupados todos los días. Esto puede ser demasiado para las personas que llevan un estilo de vida más relajado.

El aspecto actual del Dobie es más delgado y elegante que el de años anteriores. Su temperamento también ha cambiado algo, dicen los entusiastas de la raza, suavizándose un poco desde sus primeros días en Alemania, aunque sigue siendo un excelente perro guardián.

Originalmente, las orejas de los Dobies se cortaban para aumentar su capacidad de localizar sonidos, y el corte de la cola daba a la raza un aspecto más estilizado. Los criadores norteamericanos suelen cortar la cola y las orejas de los cachorros de Doberman, aunque no es obligatorio. El corte de cola y de orejas es ilegal en algunos países.

Quienes los conocen dicen que un Dobie correctamente socializado es una excelente mascota y compañero, adecuado para familias con otros perros, amable con los niños pequeños y, en general, un miembro leal y devoto de la familia.

Debido a que el Doberman Pinscher (deletreado Dobermann en algunos países) surgió a finales del siglo XIX, son, en el mundo de los perros, el chico nuevo del barrio. Esto no ha impedido que el Dobie, como se les llama cariñosamente, se haya convertido en una de las razas más populares y reconocidas de Estados Unidos.

Su aspecto es elegante y su estilo es atlético; el Dobie también es inteligente, alerta y leal. Son un valiente perro guardián, así como un querido compañero de la familia.

La reputación feroz del Dobie les precede. Son temidos por aquellos que no los conocen, estereotipados como altamente agresivos y viciosos. Es cierto que son un guardián formidable, pero suelen ser un perro amable, vigilante y cariñoso. No van en busca de problemas, pero son intrépidos y defenderán a su familia y su territorio si perciben peligro.

El Doberman Pinscher disfruta formando parte de una familia. Les gusta estar cerca de sus seres queridos y, cuando este amor está presente, son un protector natural. Son dignos de confianza con los niños de su familia, los amigos y los invitados, siempre que el perro sea tratado con amabilidad.

A pesar de sus cualidades positivas, el Dobie no es la raza adecuada para todos. Son grandes, de 60 a 80 libras, y son extremadamente activos, tanto física como mentalmente. Necesitan mucho ejercicio.

También necesitan muchos retos mentales para no aburrirse. Necesitan un líder propietario fuerte que pueda dedicar tiempo a socializarlos y entrenarlos adecuadamente, y que los mantenga ocupados todos los días. Esto puede ser demasiado para las personas que llevan un estilo de vida más relajado.

El aspecto actual del Dobie es más delgado y elegante que el de años anteriores. Su temperamento también ha cambiado algo, dicen los entusiastas de la raza, suavizándose un poco desde sus primeros días en Alemania, aunque sigue siendo un excelente perro guardián.

Originalmente, las orejas de los Dobies se cortaban para aumentar su capacidad de localizar sonidos, y el corte de la cola daba a la raza un aspecto más estilizado. Los criadores norteamericanos suelen cortar la cola y las orejas de los cachorros de Doberman, aunque no es obligatorio. El corte de cola y de orejas es ilegal en algunos países.

Quienes los conocen dicen que un Dobie correctamente socializado es una excelente mascota y compañero, adecuado para familias con otros perros, amable con los niños pequeños y, en general, un miembro leal y devoto de la familia.

Historia

Érase una vez, a finales del siglo XIX, un recaudador de impuestos llamado Louis Dobermann, que vivía en la ciudad de Apolda, en el distrito de Turingia (Alemania). Su trabajo de recaudación era peligroso porque había bandidos en la zona que podían atacarle mientras hacía su ronda.

Como Dobermann también era el cobrador del pueblo, a menudo llevaba un perro para protegerse. Dobermann comenzó a criar perros con la idea de un compañero leal y protector. El resultado de sus experimentos de cría fue el primer Doberman Pinscher.

No hay registros sobre qué perros utilizó Dobermann para crear la raza, pero se especula que el Rottweiler, el Pinscher alemán y el Terrier negro y fuego forman parte de la mezcla. El Dobie fue exhibido por primera vez en 1876, donde fue recibido con gran entusiasmo.

Cuando Dobermann murió en 1894, el verdadero conocimiento de las razas que se combinaron para hacer el Dobie se fue con él a la tumba. Sin embargo, debido a sus contribuciones en el desarrollo de la raza, ésta fue nombrada en su honor.

A finales del siglo XIX, los criadores alemanes que continuaron el trabajo de Dobermann se preocuparon principalmente por la función más que por la apariencia. Querían desarrollar el Doberman para que fuera un «súper perro». Al principio, sólo criaban a los perros más valientes, inteligentes, rápidos y resistentes. Lo consiguieron casi con creces. La raza se hizo conocida por ser testaruda y agresiva.

A un criador llamado Otto Goeller se le atribuye el mérito de haber convertido al Doberman en un perro más utilizable y, en 1900, el Kennel Club alemán reconoció al Dobermann Pinscher como raza.

Alrededor de 1908, el Dobie fue llevado a los Estados Unidos. La leyenda dice que uno de los primeros Dobies traídos a América fue exhibido en conformación y ganó los honores de «Best in Show» en tres exposiciones consecutivas antes de que cualquier juez se atreviera a abrir la boca del perro para comprobar sus dientes.

El Dobermann Pinscher Club of America se formó en 1921. Un año después, adoptó el estándar de la raza que se había escrito en Alemania.

Los siguientes 15 años fueron críticos en el desarrollo del Dobie. Durante la Primera Guerra Mundial, el número de Dobies en Europa disminuyó gravemente, porque la gente que se estaba muriendo de hambre no podía permitirse mantener perros grandes. Los Dobies que sobrevivieron eran propiedad de los militares, la policía y personas muy ricas. La cría era un lujo; sólo se criaban los mejores.

Después de 1921, casi todos los mejores sementales alemanes y su progenie fueron llevados a los Estados Unidos. Luego llegó la Segunda Guerra Mundial, y el Doberman Pinscher volvió a estar en peligro en Alemania. Muchos piensan que si los estadounidenses no hubieran traído antes tantos perros a Estados Unidos, la raza se habría extinguido.

A mediados de 1900, los alemanes eliminaron la palabra Pinscher del nombre, y los británicos la eliminaron unos años después.

A lo largo de los años, los criadores han trabajado con diligencia para quitarle al Dobie original su aguda personalidad, con buenos resultados. Aunque el Doberman es protector de su familia y de su hogar, es conocido como un compañero afectuoso y leal.

Tamaño

Los machos miden entre 26 y 28 pulgadas; las hembras entre 24 y 26 pulgadas.

Los machos y las hembras pesan de 60 a 80 libras; los machos son ligeramente más grandes que las hembras.

Personalidad

Un perro superinteligente y superactivo: eso es lo que obtienes cuando compras un Doberman Pinscher. También obtienes un perro extremadamente leal y confiable que es juguetón y amante de la diversión con la familia. Es un protector natural que no duda en actuar cuando cree que su familia está amenazada, pero no es agresivo sin razón.

Al Dobie le gusta estar ocupado, física y mentalmente. Aprenden rápidamente, y entrenarlos es fácil. Como aprenden tan rápido, es un reto mantener las lecciones frescas e interesantes. Pueden tener sus propias ideas sobre las cosas, aunque normalmente no son demasiado tercos o voluntariosos con un dueño que les proporcione un liderazgo consistente y amable.

El Dobie tarda en crecer. Siguen siendo cachorros hasta los tres o cuatro años de edad.

El temperamento se ve afectado por una serie de factores, como la herencia, el adiestramiento y la socialización. Los cachorros con buen temperamento son curiosos y juguetones, y están dispuestos a acercarse a las personas y a ser abrazados por ellas. Conocer a los padres, hermanos u otros familiares del perro también puede ser útil para evaluar cómo será el cachorro cuando crezca.

Como todos los perros, el Dobie necesita una socialización temprana -exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes- cuando es joven. La socialización ayuda a asegurar que su cachorro Dobie crezca para ser un perro bien redondeado.

Inscribirlos en una clase de jardín de infancia para cachorros es un buen comienzo. Invitar a las visitas con regularidad y llevar a tu cachorro a parques concurridos, a tiendas que admiten perros y a paseos tranquilos para conocer a los vecinos también les ayudará a pulir sus habilidades sociales.

Salud

Los Dobies son generalmente saludables, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los Dobies padecerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás considerando esta raza.

Enfermedad de Von Willebrand: Es un trastorno sanguíneo hereditario que interfiere en la capacidad de coagulación de la sangre. El síntoma principal es el sangrado excesivo después de una lesión o cirugía. Otros síntomas son las hemorragias nasales, el sangrado de las encías o las hemorragias en el estómago o los intestinos. No hay cura, y la transfusión de sangre de perros normales es actualmente el único tratamiento. Sin embargo, la mayoría de los perros con la enfermedad de von Willebrand pueden llevar una vida normal. Un veterinario puede examinar a su perro para detectar la enfermedad; los perros con esta enfermedad no deben ser criados.

Displasia de cadera: Se trata de una enfermedad hereditaria en la que el hueso del muslo no encaja bien en la articulación de la cadera. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras, pero otros no muestran signos externos de malestar. En cualquier caso, la artritis puede desarrollarse a medida que el perro envejece. Los perros con displasia de cadera no deben criarse.

Atrofia retiniana progresiva (ARP): Se trata de una familia de enfermedades oculares que implica el deterioro gradual de la retina. Al principio de la enfermedad, los perros afectados se vuelven ciegos de noche; pierden la vista durante el día a medida que la enfermedad progresa. Muchos perros afectados se adaptan bien a su visión limitada o perdida, siempre que su entorno siga siendo el mismo.

Hipotiroidismo: Se trata de un trastorno de la glándula tiroidea que se cree que causa afecciones como epilepsia, pérdida de cabello, obesidad, letargo, manchas oscuras en la piel y otras afecciones cutáneas. Se trata con medicación y dieta.

Síndrome de Wobbler: Se sospecha que es una condición hereditaria en los Doberman, los perros afectados sufren de compresión de la médula espinal causada por la inestabilidad vertebral cervical o por una malformación del canal espinal. Los síntomas extremos son dolor de cuello y parálisis de las patas. La terapia quirúrgica es muy discutida, ya que en algunos casos la afección puede reaparecer incluso después de dicho tratamiento.

Cardiomiopatía: Se trata de una enfermedad del músculo cardíaco, que se vuelve delgado y débil. Se caracteriza por una expansión o ensanchamiento (dilatación) de las cámaras del corazón, lo que da lugar a un corazón anormalmente grande. Esta enfermedad acaba provocando una insuficiencia cardíaca, ya que el músculo cardíaco dañado es demasiado débil para bombear eficazmente la sangre al resto del cuerpo. El tratamiento varía, pero incluye oxígeno, terapia de fluidos y medicamentos que mejoran la función del corazón.

Albinismo: El albinismo es una condición genética que afecta al Doberman Pinscher. Un albino no es sólo un perro blanco, sino un perro con la piel y la nariz rosadas, y los ojos azules o claros. Los albinos son sensibles a la luz solar y pueden padecer diversas afecciones, como cáncer y problemas oculares. Los perros albinos no deben ser criados.

Alopecia mutante del color: Se trata de una condición del pelaje asociada a los colores de pelaje azul o leonado. Afecta a los Dobies azules y ocasionalmente a los rojos. La mayoría de los perros que desarrollan esta enfermedad nacen con un pelaje normal; los síntomas suelen empezar a aparecer entre los cuatro meses y los tres años de edad. A medida que el perro crece y madura, desarrolla un pelo quebradizo, seguido de una pérdida de pelo en parches. Sólo se ven afectadas las partes azules del pelaje. La infección e inflamación secundarias son frecuentes. La enfermedad es incurable, aunque los champús medicados pueden ayudar a reducir la descamación y el picor.

Narcolepsia: Se trata de un trastorno neurológico causado por la incapacidad del cerebro para regular los patrones de vigilia-sueño. Un perro con narcolepsia puede tener sueño repentinamente y de hecho quedarse dormido. Se está investigando un tratamiento.

Dilatación gástrica-vólvulo: También llamada hinchazón<…

Cuidados

El Doberman Pinscher se adapta mejor a una casa suburbana o de campo con espacio para retozar. Necesitan hacer mucho ejercicio todos los días; esta exigencia puede resultar agotadora para los propietarios que no estén a la altura. Necesitan un hogar con un patio bien vallado, por su seguridad y por la de las personas y animales que entren inadvertidamente en su territorio.

No se les debe dejar solos durante largos periodos de tiempo ni relegarlos al patio trasero como perro de exterior. Tampoco deben ser encadenados. El Dobie necesita ser parte de su familia, participando en todas las actividades familiares.

El Dobie necesita una socialización y un adiestramiento tempranos. Como cualquier perro, puede volverse tímido o pendenciero si no se le socializa adecuadamente cuando aún es joven. La socialización temprana ayuda a garantizar que tu cachorro Dobie crezca y se convierta en un perro completo.

La reacción del público ante el Dobie suele ser de miedo. Es prudente ser sensible a esto, y mantener su Dobie con correa en lugares públicos.

Alimentación

Cantidad diaria típica: De 2,5 a 3,5 tazas de alimento seco de alta calidad al día, repartidas en dos comidas.

NOTA: La cantidad que coma su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compre también marca la diferencia. Cuanto mejor sea el alimento para perros, mayor será la nutrición de su perro y menos tendrá que agitarlo en su cuenco.

Mantén a tu Dobie en buena forma midiendo su comida y dándosela dos veces al día en lugar de dejarla fuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tienen sobrepeso, hazle la prueba del ojo y la prueba de la mano.

En primer lugar, mira hacia abajo. Deberías poder ver su cintura. A continuación, pon tus manos en su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna vertebral y los dedos extendidos hacia abajo. Deberías poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesitan menos comida y más ejercicio.

Para saber más sobre la alimentación de tu Dobie, consulta nuestras pautas para comprar la comida adecuada, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del pelaje y cuidado

El pelaje del Dobie es liso y corto y está pegado a la piel. Puede tener un ligero subpelo alrededor del cuello. Los colores de su pelaje son el negro, el rojo, el azul y el leonado. Tienen marcas de óxido sobre cada ojo, en el hocico, la garganta y el pecho, y en las patas y pies.

El pelaje liso del Dobie requiere un aseo mínimo. Son un perro limpio, con un mínimo olor a perro. No se deje engañar por la longitud de su pelaje. El pelaje corto se desprende. Sin embargo, basta con un cepillado semanal con una manopla de aseo o un rizo de goma, así como un baño cuando el Dobie se revuelca en algo que huele mal o juega en el barro. El baño frecuente, sin embargo, no es necesario.

Cepilla los dientes de tu Dobie al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden en él. El cepillado diario es aún mejor si quieres prevenir las enfermedades de las encías y el mal aliento.

Recorta las uñas una vez al mes si tu perro no las desgasta de forma natural para evitar desgarros dolorosos y otros problemas. Si puedes oírlas chocar contra el suelo, es que están demasiado largas. Las uñas de los pies de los perros tienen vasos sanguíneos, y si cortas demasiado puedes provocar una hemorragia, y tu perro puede no cooperar la próxima vez que vea salir el cortaúñas. Así que, si no tienes experiencia en cortar las uñas de los perros, pide indicaciones a un veterinario o a un peluquero.

Hay que revisar sus orejas semanalmente para ver si están enrojecidas o tienen mal olor, lo que puede indicar una infección. Cuando revises los oídos de tu perro, límpialos con un algodón humedecido con un limpiador de oídos suave y de pH equilibrado para ayudar a prevenir las infecciones. No introduzcas nada en el conducto auditivo; sólo limpia el oído externo.

Comienza a acostumbrar a tu doberman a que lo cepillen y examinen desde que es un cachorro. Manipula sus patas con frecuencia -los perros son sensibles a sus pies- y mira dentro de su boca y sus orejas. Haz que el aseo sea una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para que los exámenes veterinarios y otras manipulaciones sean fáciles cuando sean adultos.

Mientras lo acicalas, comprueba si hay llagas, sarpullidos o signos de infección, como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, la nariz, la boca y los ojos, y en las patas. Los ojos deben estar limpios, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal le ayudará a detectar a tiempo posibles problemas de salud.

Deja un comentario