Kelpie australiano: Características y Comportamiento

El Kelpie australiano fue criado originalmente para que tuviera la energía, la inteligencia y la independencia necesarias para pastorear el ganado durante todo el día en el caluroso clima australiano sin necesidad de mucha supervisión. Hoy en día conservan esas cualidades. La gente sigue utilizando Kelpies australianos en toda Australia y Estados Unidos por sus instintos de pastoreo.

Eso les viene muy bien a estos perros, ya que son más felices cuando tienen un trabajo que hacer. Los que quieran tener uno de estos perros como mascota harán bien en recordarlo, porque un Kelpie Australiano aburrido puede hacer su propia diversión actuando y teniendo un comportamiento destructivo. La buena noticia es que estos perros son fáciles de adiestrar para casi cualquier tarea, siempre y cuando tengan un adiestrador competente y seguro de sí mismo que pueda dar refuerzos positivos sin ser demasiado duro. Los Kelpies australianos son totalmente capaces de realizar muchos deportes caninos, trabajos de búsqueda y rescate, trabajos de olfato, tareas de perro de servicio y mucho más.

Tienen una gran energía y una gran necesidad de ejercicio. Aunque pueden realizar un trabajo con poca supervisión, necesitan la compañía y la dirección de los humanos. Dejarlos solos en casa durante mucho tiempo puede ser un desastre. Su instinto natural de pastoreo debe contenerse y utilizarse adecuadamente desde una edad temprana; de lo contrario, pueden acabar mordiendo los talones de los niños, de otras mascotas e incluso de los invitados. Pero con el tiempo y el adiestramiento, pueden convertirse en compañeros leales que destacan como perros guardianes y trabajan incansablemente en cualquier tarea.

Más sobre esta raza Kelpie australiano

El Kelpie australiano siempre está dispuesto a trabajar. Estos perros fueron creados para soportar el calor y las duras condiciones de Australia y trabajar incansablemente todo el día para reunir el ganado, y aún hoy se utilizan para ese fin. Son pensadores independientes, lo que los hace muy adecuados para el pastoreo sin supervisión humana, pero también puede suponer un problema si no se les reta a realizar una tarea específica.

Los Kelpies australianos necesitan una salida para utilizar su energía mental y física o crearán una salida para sí mismos, que puede incluir masticar, cavar u otro comportamiento destructivo. Sus elevados requisitos de energía y ejercicio significan que no son la raza más adecuada para la vida en un apartamento, y pueden comportarse mal cuando se les deja solos durante largos periodos de tiempo, aunque pueden adaptarse bien si tienen un dueño diligente que esté presente y les dé muchos paseos y al menos una buena carrera cada día. El adiestramiento debe comenzar pronto, especialmente el de socialización, ya que los Kelpies australianos pueden ser muy territoriales y también pueden morder cuando utilizan sus instintos naturales de pastoreo.

Sin embargo, estas cualidades los convierten en perros guardianes naturales. Sin adiestramiento, los Kelpies australianos pueden ser revoltosos y difíciles de manejar, pero con la orientación adecuada, todas sus tendencias problemáticas pueden convertirse en habilidades enormemente útiles e impresionantes, y su inteligencia hace que el adiestramiento sea bastante fácil. Sus necesidades de aseo son mínimas, su salud es generalmente buena y son compañeros muy leales y cariñosos para los propietarios adecuados. Asegúrese de estar preparado para manejar las necesidades del Kelpie australiano antes de adoptarlo, y tendrá un amigo increíble para toda la vida.

El Kelpie australiano siempre está dispuesto a trabajar. Estos perros fueron creados para soportar el calor y las duras condiciones de Australia y trabajar incansablemente todo el día para reunir el ganado, y aún hoy se utilizan para ese fin. Son pensadores independientes, lo que los hace muy adecuados para el pastoreo sin supervisión humana, pero también puede suponer un problema si no se les reta a realizar una tarea específica.

Los Kelpies australianos necesitan una salida para utilizar su energía mental y física o crearán una salida para sí mismos, que puede incluir masticar, cavar u otro comportamiento destructivo. Sus elevados requisitos de energía y ejercicio significan que no son la raza más adecuada para la vida en un apartamento, y pueden comportarse mal cuando se les deja solos durante largos periodos de tiempo, aunque pueden adaptarse bien si tienen un dueño diligente que esté presente y les dé muchos paseos y al menos una buena carrera cada día. El adiestramiento debe comenzar pronto, especialmente el de socialización, ya que los Kelpies australianos pueden ser muy territoriales y también pueden morder cuando utilizan sus instintos naturales de pastoreo.

Sin embargo, estas cualidades los convierten en perros guardianes naturales. Sin adiestramiento, los Kelpies australianos pueden ser revoltosos y difíciles de manejar, pero con la orientación adecuada, todas sus tendencias problemáticas pueden convertirse en habilidades enormemente útiles e impresionantes, y su inteligencia hace que el adiestramiento sea bastante fácil. Sus necesidades de aseo son mínimas, su salud es generalmente buena y son compañeros muy leales y cariñosos para los propietarios adecuados. Asegúrese de estar preparado para manejar las necesidades del Kelpie australiano antes de adoptarlo, y tendrá un amigo increíble para toda la vida.

Historia

La historia del Kelpie australiano comienza, como se puede imaginar, en Australia. Los Collies Negros fueron importados al continente para el pastoreo de ganado en el siglo XIX desde Gran Bretaña y fueron cruzados con otras razas que probablemente incluían incluso dingos salvajes. La raza resultante era resistente, capaz de soportar el duro clima del continente y de trabajar prácticamente sin parar. Los ganaderos los valoraban por su inteligencia y su capacidad de trabajo independiente.

El primer perro llamado «Kelpie» fue comprado por un hombre llamado Jack Gleeson en 1872 a un escocés llamado George Robertson, y recibió el nombre de un espíritu del agua de la mitología celta que cambia de forma y puede aparecer como caballo o humano. Desde entonces, la raza se cruzó con muchas otras para convertirse en el Kelpie Australiano moderno que conocemos hoy. El Kelpie australiano se exportó posteriormente a otros países del mundo, y la raza fue especialmente útil en Estados Unidos, donde se adaptó al clima, el terreno y la variedad de ganado con gran facilidad.

En la actualidad, los Kelpies australianos pueden realizar multitud de tareas en todo el mundo, como trabajos de detección, terapia, trabajo de perro de servicio y rendimiento deportivo con perros, pero a menudo se siguen utilizando para el pastoreo. Cuando se mantienen como mascotas, requieren entrenamiento, ejercicio y mucha estimulación mental.

Tamaño

Los Kelpies australianos son perros de tamaño medio, que suelen pesar entre 25 y 46 libras. Suelen medir entre 15 y 20 pulgadas en el hombro. Los individuos de la raza pueden ser más pequeños o más grandes.

Personalidad

Los Kelpies australianos tienen una vena independiente que es muy beneficiosa para el trabajo de pastoreo, pero también significa que necesitan ser desafiados mentalmente, o pueden aburrirse y tener un comportamiento destructivo. A pesar de esta naturaleza independiente, los Kelpies australianos no deberían estar sin compañía humana durante mucho tiempo, y menos cuando están encerrados en casa. Tienen un lado sensible que no responde bien a las reprimendas o castigos severos, pero un adiestrador competente que se base en el refuerzo positivo descubrirá que estos perros son más que inteligentes para seguir órdenes, incluso a larga distancia.

Los Kelpies australianos no confían demasiado en los extraños y son muy territoriales. Aunque esto los convierte en grandes perros guardianes que ladrarán ante cualquier señal de peligro, también significa que necesitan un entrenamiento de socialización desde una edad temprana, y puede ser mejor para ellos si no se permite a las mascotas vecinas vagar por la propiedad. Necesitan aprender cuándo es apropiado reaccionar con recelo y cuándo permitir que los invitados se acerquen.

Los propietarios novatos pueden considerar que las necesidades de ejercicio del Kelpie australiano son demasiado exigentes. Necesitan varios paseos, una buena carrera diaria y ejercicios mentales, como el aprendizaje de nuevos trucos u órdenes, para mantenerse tranquilos y felices.

Salud

La salud del Kelpie australiano es generalmente buena. Sin embargo, la raza puede estar genéticamente predispuesta a algunas condiciones que los propietarios deben tener en cuenta. Entre ellas se encuentran la criptorquidia, la displasia de cadera, la atrofia progresiva de la retina, la anomalía ocular del Collie y la abiotrofia cerebelosa, que es una enfermedad neurológica que afecta al movimiento. Estas afecciones son bastante infrecuentes, pero es importante estar atento y realizar visitas regulares al veterinario.

Cuidados

Los Kelpies australianos requieren pocos cuidados regulares. Sus uñas suelen limarse de forma natural cuando caminan, aunque hay que comprobar si están dañadas y recortarlas si es necesario. Los dientes deben cepillarse con regularidad según las recomendaciones del veterinario. Las orejas deben revisarse en busca de signos de suciedad, parásitos o infecciones y mantenerse limpias. Hay que darles baños cuando sea necesario.

Alimentación

La dieta del Kelpie australiano debe estar formulada para una raza de tamaño medio con altos requisitos de energía y ejercicio intenso. Debe consultar a su veterinario o nutricionista profesional para que le aconseje sobre lo que debe alimentar a su Kelpie australiano y el tamaño correcto de las porciones. Sus necesidades dietéticas cambiarán a medida que crezca desde cachorro hasta la edad adulta y la tercera edad. Manténgase al tanto de estos requisitos nutricionales.

Color del pelaje y cuidado

El pelaje del Kelpie australiano puede ser corto, áspero o liso, y está disponible en diferentes y hermosos colores. Pueden ser negros, rojos, chocolate, negros con marcas fuego, rojos con marcas fuego, azul ahumado o leonado. Las necesidades de aseo del Kelpie australiano son de bajas a moderadas. Un cepillado o dos a la semana debería ayudar a eliminar el pelo muerto y reducir la muda. Suelen tener doble pelaje, siendo el exterior más resistente a la intemperie. Los Kelpies australianos tienden a mudar más en primavera, por lo que pueden necesitar un cepillado adicional durante esa época.

Deja un comentario