Pequeño, inteligente y enérgico, el Alaskan Klee Kai es una raza relativamente nueva que parece una versión más pequeña del Husky siberiano. Incluso el nombre «Klee Kai» proviene de un término inuit que significa «perro pequeño». Aunque los Klee Kais de Alaska pueden parecerse a las razas de Husky más grandes, tienen algunas diferencias clave, especialmente en lo que respecta al temperamento, que lo distinguen de sus ancestros los perros de clase trabajadora del norte.

Esta raza es más adecuada para la vida de compañía, aunque el Alaskan Klee Kai comparte la gran energía del Husky y exige mucho ejercicio. También tienden a ser tímidos con los extraños y son propensos a expresar sus emociones con gemidos y ladridos. A un padre inexperto le resultará difícil asumir el reto de cuidar a un Alaskan Klee Kai. Pero para un adoptante que se mantenga al día con el adiestramiento y la actividad física, esta raza es dulce, leal y feliz de colmar de afecto a sus seres queridos.

Más sobre esta raza Klee Kai

A diferencia de los Huskies de Alaska y Siberia de los que descienden, los Alaskan Klee Kais están destinados a ser perros de compañía, más que animales de trabajo que tiran de trineos. Aunque su aspecto es similar al de los Huskies, los Alaskan Klee Kais tienen algunas diferencias obvias en cuanto a su temperamento, incluyendo su recelo hacia los extraños. Aunque no les gustan las caras desconocidas, son perros familiares muy cariñosos y su constante vigilancia los convierte en buenos perros guardianes. Los Alaskan Klee Kais adoran la atención de sus humanos y están deseosos de complacer, lo que los hace muy entrenables. Aunque es una raza relativamente nueva que no está reconocida por el American Kennel Club, sí lo está por otros clubes caninos y se han establecido muchos estándares de la raza. Dicho esto, sigue habiendo variaciones entre los perros de la raza, y algunos criadores están trabajando para cambiar los rasgos de temperamento menos deseables, como la timidez. Los Alaskan Klee Kais no son criados por muchos, por lo que siguen siendo una raza bastante rara en todo el mundo.

A diferencia de los Huskies de Alaska y Siberia de los que descienden, los Alaskan Klee Kais están destinados a ser perros de compañía, más que animales de trabajo que tiran de trineos. Aunque su aspecto es similar al de los Huskies, los Alaskan Klee Kais tienen algunas diferencias obvias en cuanto a su temperamento, incluyendo su recelo hacia los extraños. Aunque no les gustan las caras desconocidas, son perros familiares muy cariñosos y su constante vigilancia los convierte en buenos perros guardianes. Los Alaskan Klee Kais adoran la atención de sus humanos y están deseosos de complacer, lo que los hace muy entrenables. Aunque es una raza relativamente nueva que no está reconocida por el American Kennel Club, sí lo está por otros clubes caninos y se han establecido muchos estándares de la raza. Dicho esto, sigue habiendo variaciones entre los perros de la raza, y algunos criadores están trabajando para cambiar los rasgos de temperamento menos deseables, como la timidez. Los Alaskan Klee Kais no son criados por muchos, por lo que siguen siendo una raza bastante rara en todo el mundo.

Historia

El Alaskan Klee Kai procede de Wasilla, Alaska, donde fue desarrollado por una mujer llamada Linda S. Spurlin y su familia. Ella quería crear un tipo de Husky más pequeño que pudiera servir como perro de compañía después de ver una versión pequeña de un Husky siberiano en Oklahoma, así que cuando regresó a Alaska, se puso a trabajar para crear el perro que hoy reconocemos como Alaskan Klee Kai. A diferencia de algunos criadores que desean crear razas más pequeñas, Spurlin no crió perros que sufrieran de enanismo. En cambio, crió Huskies siberianos y de Alaska con razas como el Schipperke y el Alaskan Eskimo Dog para reducir el tamaño de los cachorros. Unos diez años después de dar a conocer el Alaskan Klee Kai al público, Spurlin se retiró de la cría, aunque otros criadores siguen produciendo estos perros. Aun así, son pocos y la raza sigue siendo rara. Como raza más reciente, el Alaskan Klee Kai no ha sido reconocido por algunos clubes caninos, incluido el American Kennel Club, como perro de raza pura, aunque la raza ha sido reconocida por la American Rare Breed Association desde 1995 y por el United Kennel Club desde 1997.

Tamaño

El Alaskan Klee Kai viene en tamaños de juguete, miniatura y estándar, aunque no hay mucha diferencia entre estos tamaños. Los Alaskan Klee Kais de juguete miden hasta 13 pulgadas, mientras que las miniaturas miden de 13 a 15 pulgadas y los estándares de 15 a 17 pulgadas. La mayoría de los Alaskan Klee Kais pesan entre 10 y 15 libras, aunque puede haber algunos tan pequeños como 5 libras o tan grandes como 22 libras.

Personalidad

Los Alaskan Klee Kais son inteligentes, enérgicos y cariñosos con sus familias. No se preocupan mucho por los extraños y requieren un entrenamiento de socialización de por vida si quieren ser amistosos con nuevas personas. Sin embargo, su desconfianza hacia las caras nuevas los convierte en excelentes perros guardianes.

En lo que respecta al adiestramiento, los Alaskan Klee Kais aprenden rápidamente las órdenes básicas e incluso pueden ser los mejores de la clase. Están ansiosos por complacer y altamente motivados por la comida, y son más que capaces de asumir el entrenamiento de agilidad, que puede ayudar a quemar parte de su alta energía a lo largo del día. Una vez que han dado un buen y largo paseo y una sana sesión de juego, suelen estar contentos de pasar el resto del día en el sofá, pero si descuidan sus necesidades de ejercicio, pueden aburrirse, ponerse ansiosos y ser destructivos. Tenga cuidado en los paseos, ya que estos perros tienen un alto impulso de presa que puede hacer que salgan corriendo si ven animales salvajes.

A los Alaskan Klee Kais les encanta ser el centro de atención de sus familias, pero también se hacen oír cuando no se satisfacen sus necesidades. Aunque no tienden a ser demasiado bocazas y son generalmente más silenciosos que sus antepasados Husky, ladrarán y gemirán para expresar su descontento, y pueden ser sensibles.

Salud

El Alaskan Klee Kai se considera una raza bastante saludable con pocos problemas genéticos. Sin embargo, los propietarios deben ser conscientes de que la raza está predispuesta a ciertas afecciones que deben vigilar, como la rótula luxada, la enfermedad tiroidea, las afecciones cardíacas, las derivaciones hepáticas, la deficiencia de factor VII y las cataratas. También es posible que conserven los dientes de leche, lo que puede causar problemas cuando crezcan los dientes adultos. Es posible que sea necesario extraer estos dientes.

Cuidados

Cuando se trata del cuidado del Alaskan Klee Kai, es muy importante asegurarse de que se satisfagan sus necesidades de ejercicio, ya que pueden volverse muy nerviosos y ansiosos si no tienen una salida para quemar energía. Al igual que cualquier otra raza de perro, necesita que le cepillen los dientes, le corten las uñas y le limpien las orejas con regularidad. Consulte a su veterinario sobre las necesidades específicas de su perro.

Alimentación

Los Alaskan Klee Kais son perros de gran energía que necesitan una dieta que les alimente durante todo el día. Aunque su naturaleza energética hace que su potencial de aumento de peso sea bastante bajo, necesitan mantener una nutrición adecuada para mantenerse sanos. Debe consultar a su veterinario o a un nutricionista profesional para que le indiquen cómo satisfacer las necesidades dietéticas individuales de su Alaskan Klee Kais.

Color del pelaje y cuidado de la piel

Existen tres colores de pelaje reconocidos como estándares de la raza para el Alaskan Klee Kai. Estos incluyen el rojo y el blanco, el negro y el blanco, o el gris y el blanco, aunque también se han visto Alaskan Klee Kais de color blanco sólido. Estos pelajes pueden ser estándar o de capa completa. Ambos son de doble capa, lo que significa que hay una capa interior corta y suave y una capa exterior más larga y áspera que protege a los perros de las condiciones climáticas extremas.

A diferencia de muchas otras razas, los Alaskan Klee Kais no suelen desarrollar un olor a perro, y generalmente les gusta acicalarse, por lo que puede que no necesiten bañarse con tanta frecuencia como otros perros. Es probable que necesiten un cepillado regular durante las temporadas en las que su pelaje se desprende, lo que ocurre antes del verano y del invierno. Durante esta época, tienden a mudar mucho el pelaje, mientras que el resto del año sólo lo hacen de forma moderada.

Artículo anteriorTreeing Walker Coonhound: Características y Comportamiento
Artículo siguienteInflamación del corazón (miocarditis) en perros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí