Texas Heeler: Características y Comportamiento

El Texas Heeler es un perro de raza mixta, un cruce entre las razas de perro boyero australiano y pastor australiano. Inteligentes, trabajadores y enérgicos, estos cachorros de pastores han heredado algunas de las mejores cualidades de sus dos padres. Los Texas Heelers reciben su nombre del estado en el que es más probable encontrarlos -Texas- combinado con el apodo «Heeler» de su progenitor el Australian Cattle Dog (también llamado Queensland Heeler o Blue Heeler).

A pesar de su desafortunado estatus de raza de diseño, puedes encontrar estos perros mestizos en refugios y rescates específicos de la raza, así que recuerda adoptar. No compre. Estos adorables cachorros son excelentes perros de familia. Tienden a prosperar en un entorno doméstico más grande, como una granja o una casa con patio trasero. Pero esta activa raza mixta también se desenvuelve bien en entornos urbanos, siempre que sus dueños les den mucho ejercicio y tiempo de juego.

Si desea un perro inteligente y altamente entrenable para su familia o como compañero de trabajo, el Texas Heeler podría ser el perro adecuado para usted. recomienda esta cama para perros para dar una buena noche de sueño a su mediano Texas Heeler. También debería recoger este juguete para perros para ayudar a quemar la alta energía de su cachorro.

Más sobre esta raza Texas Heeler

Aspectos destacados

El Texas Heeler es un perro de raza mixta. No son razas puras como sus padres el Australian Cattle Dog o el Australian Shepherd.

Los colores principales de los Texas Heelers son el negro, el azul merle y el azul ticked con blanco o leonado. A veces su pelaje es sólido, pero la mayoría de las veces tienen una mezcla de colores.

Su pelaje es moderado, por lo que no es una buena opción para los alérgicos. Afortunadamente, el pelaje del Texas Heeler es fácil de cepillar. Un buen cepillado cada pocos días debería ser suficiente.

Dado que son una raza mixta de pastoreo, los Texas Heelers pueden volverse un poco insolentes o intentar picar los talones de los niños más pequeños que no saben cómo interactuar adecuadamente con ellos.

Cuando se trata de otros animales domésticos, los Texas Heelers pueden llevarse bien con otros animales, pero son perros de pastoreo, y pueden intentar pastorear cualquier animal que no sea un perro como lo harían con el ganado o las ovejas.

Los Texas Heelers tienen altos niveles de energía. Asegúrese de que su Texas Heeler reciba dos o tres buenos paseos de media hora a una hora de duración al día, con algunas buenas sesiones de juego activo y paseos más cortos mezclados.

Los Texas Heelers son enérgicos y trabajadores. Son más felices cuando están trabajando en alguna capacidad, y su objetivo de complacer y trabajar es también lo que los hace tan excelentes perros de servicio.

Aspectos destacados

El Texas Heeler es un perro de raza mixta. No son razas puras como sus padres el Australian Cattle Dog o el Australian Shepherd.

Los colores principales de los Texas Heelers son el negro, el azul merle y el azul ticked con blanco o leonado. A veces su pelaje es sólido, pero la mayoría de las veces tienen una mezcla de colores.

Su pelaje es moderado, por lo que no es una buena opción para los alérgicos. Afortunadamente, el pelaje del Texas Heeler es fácil de cepillar. Un buen cepillado cada pocos días debería ser suficiente.

Dado que son una raza mixta de pastoreo, los Texas Heelers pueden volverse un poco insolentes o intentar picar los talones de los niños más pequeños que no saben cómo interactuar adecuadamente con ellos.

Cuando se trata de otros animales domésticos, los Texas Heelers pueden llevarse bien con otros animales, pero son perros de pastoreo, y pueden intentar pastorear cualquier animal que no sea un perro como lo harían con el ganado o las ovejas.

Los Texas Heelers tienen altos niveles de energía. Asegúrese de que su Texas Heeler reciba dos o tres buenos paseos de media hora a una hora de duración al día, con algunas buenas sesiones de juego activo y paseos más cortos mezclados.

Los Texas Heelers son enérgicos y trabajadores. Son más felices cuando están trabajando en alguna capacidad, y su objetivo de complacer y trabajar es también lo que los hace tan excelentes perros de servicio.

Tamaño

Como el Texas Heeler es una raza mixta algo nueva, hay pocos estándares en lo que respecta al tamaño. Dicho esto, como una mezcla entre el Perro de Ganado Australiano y un Pastor Australiano, se puede esperar que los Texas Heelers estén en el lado mediano.

La mayoría pesa entre 25 y 5o libras y mide entre 16 y 22 pulgadas desde el hombro. Algunos pueden ser más pequeños o más grandes que la media.

Personalidad

Muchos amantes de los Texas Heeler describen la personalidad de estos perros como enérgica y trabajadora. Sí, hay veces que les encanta acurrucarse con su humano favorito, pero la mayoría de las veces, el Texas Heeler es más feliz cuando está trabajando en alguna capacidad. El objetivo del Texas Heeler de complacer y trabajar es también lo que los hace excelentes perros de servicio.

Al igual que el Pastor Australiano y el Perro Ganadero Australiano, el Texas Heeler puede llegar a ser algo protector con su humano favorito. Si buscas un perro enérgico que te mantenga activo, el Texas Heeler puede ser el perro adecuado para ti.

Dado que el Texas Heeler tiene dos razas de pastoreo como padres, es seguro asumir que a los Texas Heelers les encanta pastorear también. Pueden pellizcar los talones y tratar de arrear a usted o a sus invitados, por lo que es importante frenar cualquier comportamiento de pastoreo no deseado desde el principio. Afortunadamente, el Texas Heeler es un perro muy entrenable e inteligente, por lo que, con constancia y paciencia, cualquier propietario diligente puede frenar estos hábitos o formar otros nuevos y deseados, como para las competiciones de agilidad u obediencia.

Al ser una raza mixta inteligente, su Texas Heeler podría poner a prueba sus límites y tratar de engañarle. Sin embargo, para un dueño enérgico y constante, su lealtad y deseo de complacer ayudarán a que el adiestramiento sea más fluido. También tienden a apegarse a un miembro de la familia sobre todo, aunque pueden llevarse bien con otros en la casa.

Salud

La raza Texas Heeler está predispuesta a algunas de las mismas condiciones a las que también se enfrentan el Pastor Australiano y el Perro Ganadero Australiano. Aunque la mayoría son generalmente sanos, algunos pueden ser propensos a algunos problemas de salud, por lo que es importante mantener un buen cuidado y revisiones veterinarias regulares.

Algunos de los problemas de salud más comunes que sufren los Texas Heelers son:

Anomalías oculares, incluyendo la anomalía ocular del Collie

Distiquiasis

Displasia de cadera

Displasia de codo

Cuidados

Al igual que con todos los perros, debe estar al día con los controles veterinarios regulares de su Texas Heeler para detectar cualquier problema de salud a tiempo. Su veterinario puede ayudarle a desarrollar una rutina de cuidados que mantenga a su perro sano.

Los Texas Heelers son propensos a ganar peso y tienen altos niveles de energía. Asegúrese de que su Texas Heeler recibe dos o tres buenos paseos de media hora a una hora de duración al día, con algunas buenas sesiones de juego activo y paseos más cortos mezclados.

Revisa diariamente sus orejas en busca de residuos y plagas y límpialas según las recomendaciones de tu veterinario. Corta las uñas de tu perro antes de que estén demasiado largas, normalmente una o dos veces al mes. No deben chocar contra el suelo. Tu peluquero puede ayudarte con esto.

Debes cepillar sus dientes como te recomiende el veterinario porque los problemas dentales son de los más comunes que ven los veterinarios en los perros. Su veterinario puede indicarle cómo cepillar los dientes de su perro correctamente.

Su principal preocupación cuando se trata del cuidado de su Texas Heeler es mantener su salud ocular. La raza es propensa a varias condiciones y problemas oculares, así que asegúrese de controlar cualquier cambio en la apariencia de los ojos de su Texas Heeler. Compruebe si hay secreción, enrojecimiento o cualquier otra irregularidad de forma rutinaria. Asegúrese de consultar a su veterinario si hay algo fuera de lo normal en la vista de su Texas Heeler.

Alimentación

Una dieta ideal para el Texas Heeler debe estar formulada para una raza de tamaño medio con mucha energía. Son perros de pastoreo que requieren mucho ejercicio, y tienen tendencia a ganar peso si están sobrealimentados. Mantenga un horario de alimentación regular y no deje la comida fuera durante el día. Limita también la cantidad de golosinas.

Al igual que ocurre con todos los perros, las necesidades dietéticas del Texas Heeler cambiarán desde que es un cachorro hasta la edad adulta, y seguirán cambiando en sus años de madurez. Debe pedirle a su veterinario que le recomiende la dieta de su Texas Heeler, ya que hay demasiada variación entre los perros individuales, incluyendo el peso, la energía y la salud, como para hacer una recomendación específica.

Color del Pelaje y Aseo

Los pelajes de los Texas Heeler suelen ser una mezcla de los pelajes y colores de sus progenitores, los Australian Cattle Dog y los Australian Shepherd. Los principales colores de los Texas Heelers son el negro, el azul merle y el azul ticked con blanco o leonado. A veces su pelaje es sólido, pero la mayoría de las veces tienen una mezcla de colores.

Su pelaje puede parecer mullido, pero suele ser más corto y menos denso. Tienen una muda moderada, por lo que no son una buena opción para los alérgicos. Afortunadamente, el pelaje del Texas Heeler es fácil de cepillar. Un buen cepillado cada pocos días es suficiente. Asegúrese de bañar a su Texas Heeler con regularidad, especialmente si trabaja al aire libre.

Debido a que tienden a tener un pelaje menos denso, los Texas Heelers no son particularmente adecuados para el clima extremo. Es probable que necesite un abrigo en el invierno para su perro, y es posible que tenga que aplicar protector solar para perros en las orejas, la nariz y las zonas sensibles donde hay menos cobertura de pelo en los meses de verano.

Niños y otras mascotas

Los Texas Heelers prefieren estar sobre todo con adultos o niños mayores que sepan jugar con suavidad. Como son una raza mixta de pastoreo, pueden volverse un poco insolentes o intentar morder los talones de los niños más pequeños que no saben cómo interactuar adecuadamente con ellos. Dicho esto, para los niños que aprenden pronto cómo acercarse y jugar correctamente con un perro de pastoreo, el Texas Heeler puede ser un compañero estupendo y activo.

En lo que respecta a otros animales domésticos, los Texas Heeler pueden llevarse bien con otros animales si se les presenta de forma lenta y tranquila, y la socialización temprana ayudará a que esto vaya bien. Lo mejor es que se acostumbren pronto a otros animales domésticos. Dicho esto, los Texas Heelers son perros de pastoreo, y pueden tratar de arrear a cualquier animal que no sea un perro como lo harían con el ganado o las ovejas.

Aun así, muchos Texas Heelers se llevan bien con otros perros y gatos, por lo que todo se reduce al adiestramiento, la socialización y la suerte del sorteo.

Deja un comentario