La gestación canina es el período de tiempo que dura el desarrollo de los cachorros dentro del útero de la madre. El período de gestación promedio en perros es de 63 días, pero puede variar de 58 a 68 días.

La gestación canina se puede dividir en tres fases:

  • Fase de implantación: Esta fase dura aproximadamente 10 días. Durante esta fase, los embriones se implantan en el útero de la madre.
  • Fase de desarrollo: Esta fase dura aproximadamente 42 días. Durante esta fase, los embriones se desarrollan en fetos.
  • Fase de crecimiento: Esta fase dura aproximadamente 11 días. Durante esta fase, los fetos crecen y se desarrollan para prepararse para el nacimiento.

La perra embarazaza necesita una dieta adecuada y ejercicio regular durante la gestación. También es importante llevar a la perra al veterinario para chequeos regulares.

El parto canino suele durar entre 6 y 12 horas. Los cachorros nacen en un saco amniótico, que la madre rompe para ayudar a que los cachorros respiren.

Después del parto, la madre debe ser vigilada de cerca para asegurarse de que los cachorros están sanos y bien alimentados. La madre también debe ser alimentada con una dieta especial para ayudarla a recuperarse del parto.

En general, los perros de raza pequeña tienen un período de gestación más corto que los perros de raza grande.

  • Razas pequeñas: 58-63 días
  • Razas medianas: 60-65 días
  • Razas grandes: 63-68 días

Síntomas y Signos de Embarazo canino

Los cambios físicos más comunes que se observan en las perras embarazadas son:

  • Aumento de peso: Las perras embarazadas suelen aumentar de peso de forma gradual a partir de la semana 4 de gestación. El aumento de peso suele ser de entre el 15 y el 25 % del peso corporal total de la perra.
  • Cambios en el apetito: Las perras embarazadas pueden experimentar cambios en el apetito. Algunas perras pueden comer más de lo habitual, mientras que otras pueden comer menos.
  • Agrandamiento de los pezones: Los pezones de las perras embarazadas suelen agrandarse y ponerse rosados.
  • Secreciones vaginales: Las perras embarazadas pueden presentar secreciones vaginales de color claro o amarillento.
  • Cambios en la forma del cuerpo: El abdomen de las perras embarazadas suele redondearse a partir de la semana 6 de gestación.

Los cambios comportamentales más comunes que se observan en las perras embarazadas son:

No products found.

  • Cambios de comportamiento: Las perras embarazadas pueden ser más cariñosas o más irritables.
  • Cambios de actividad: Las perras embarazadas pueden reducir su nivel de actividad.
  • Cambios de descanso: Las perras embarazadas pueden dormir más de lo habitual.

El diagnóstico de embarazo canino se puede realizar mediante una ecografía, una radiografía o una prueba de sangre. La ecografía es el método más preciso para diagnosticar el embarazo canino. La radiografía puede utilizarse para diagnosticar el embarazo canino a partir de la semana 5 de gestación. 

La prueba de sangre puede utilizarse para diagnosticar el embarazo canino a partir de la semana 3 de gestación.

Etapas del Embarazo canino

El embarazo canino se puede dividir en tres etapas:

Fase de implantación: La fase de implantación comienza aproximadamente 6 días después del apareamiento. Durante esta fase, los embriones se implantan en el útero de la madre. Los embriones se dividen en dos capas: el trofoblasto y el embrioblasto. El trofoblasto se convierte en la placenta, que proporciona nutrientes y oxígeno a los fetos. El embrión se convierte en el feto.

Fase de desarrollo: La fase de desarrollo comienza aproximadamente 12 días después del apareamiento. Durante esta fase, los embriones se desarrollan en fetos. Los fetos comienzan a desarrollar órganos y sistemas. Los ojos, los oídos, el corazón y el cerebro comienzan a desarrollarse.

Fase de crecimiento: La fase de crecimiento comienza aproximadamente 52 días después del apareamiento. Durante esta fase, los fetos crecen y se desarrollan para prepararse para el nacimiento. Los fetos comienzan a moverse y a girar.

Cambios en la perra gestante: Durante el embarazo, la perra experimenta una serie de cambios físicos y comportamentales.

Cuidados durante el Embarazo canino

La perra embarazada necesita una dieta que le proporcione los nutrientes que necesita para el desarrollo de los cachorros. La dieta debe ser rica en proteínas, calcio, hierro y vitaminas. Es importante consultar con un veterinario para obtener recomendaciones sobre la dieta adecuada para la perra embarazada.

Las perras embarazadas deben seguir con una rutina de ejercicio regular. Sin embargo, es importante reducir la intensidad y la duración del ejercicio a medida que la perra embarazada aumenta de peso. Es importante consultar con un veterinario para obtener recomendaciones sobre el ejercicio adecuado para la perra embarazada.

Es importante llevar a la perra embarazada al veterinario para chequeos regulares. El veterinario puede controlar el progreso del embarazo y detectar cualquier problema potencial.

Aquí hay algunos consejos específicos para cuidar a una perra embarazada:

  • Ofrezca a la perra un lugar cómodo para descansar.
  • Evite levantar a la perra por encima de la cabeza.
  • Proteja a la perra de otros perros.
  • Mantenga a la perra alejada de lugares peligrosos.

Si observa alguno de los siguientes signos en su perra embarazada, es importante llevarla al veterinario inmediatamente:

  • Pérdida de peso
  • Vómitos o diarrea
  • Sangrado vaginal
  • Dificultad para respirar
  • Cambios en el comportamiento

Preparativos para el Parto canino

El parto canino es un evento natural, pero es importante estar preparado para cualquier eventualidad. Aquí hay algunos consejos para prepararse para el parto de su perra:

  • Haga que su perra sea examinada por un veterinario. El veterinario puede confirmar el embarazo y determinar la fecha de parto estimada.
  • Cree un área segura para el parto. El área debe ser tranquila, cómoda y cálida. Puede utilizar una caja de parto o una habitación pequeña.
  • Obtenga suministros para el parto. Los suministros pueden incluir toallas, ropa de cama, tijeras, hilo y betadine.
  • Esté preparado para ayudar a su perra a dar a luz. Si es necesario, puede ayudar a su perra a liberar a los cachorros de la placenta.

El área para el parto debe ser tranquila, cómoda y cálida. La perra debe sentirse segura y protegida en esta área.

Aquí hay algunos consejos para crear un área segura para el parto:

  • Coloque la caja de parto o la habitación pequeña en un lugar tranquilo y alejado de otros animales.
  • Cubra el fondo de la caja de parto o la habitación pequeña con toallas o ropa de cama.
  • Mantenga la temperatura de la habitación entre 20 y 26 grados centígrados.
  • Ofrezca a su perra un lugar donde pueda esconderse si se siente estresada.

A medida que se acerca el parto, su perra puede mostrar algunos signos de que está a punto de dar a luz. Estos signos pueden incluir:

  • Un descenso en la temperatura corporal.
  • Un aumento de la secreción vaginal.
  • Un aumento de la inquietud.
  • La búsqueda de un lugar para anidar.

Complicaciones y Problemas en embarazo canino

Las perras embarazadas pueden experimentar una serie de complicaciones y problemas durante el embarazo y el parto. Algunas de las complicaciones más comunes incluyen:

  • Aborto espontáneo: El aborto espontáneo es la pérdida de un feto o cachorros antes de las 63 semanas de gestación.
  • Muerte fetal: La muerte fetal es la muerte de un feto o cachorros después de las 63 semanas de gestación.
  • Infección uterina: La infección uterina es una infección del útero que puede ocurrir durante o después del parto.
  • Distocia: La distocia es un parto difícil o prolongado.
  • Cesárea: La cesárea es una cirugía para extraer a los cachorros del útero.
Artículo anteriorRazas de Perros Exóticos
Artículo siguienteRazas caninas Pequeñas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí