Estrechamiento del canal pilórico en perros

Gastropatía pilórica hipertrófica crónica en perros

La gastropatía hipertrófica crónica del píloro, o estenosis pilórica, es el estrechamiento del canal pilórico debido a un crecimiento excesivo de los músculos de la región. Esta región del estómago se conecta con la primera parte del intestino delgado llamada duodeno. La causa exacta de la enfermedad aún se desconoce, pero se ha descubierto que es de naturaleza congénita (existente al nacer) o adquirida más adelante en la vida.

Los casos de estenosis pilórica hipertrófica congénita son comunes en el boxeador, el Boston terrier y el bulldog. La enfermedad adquirida, por otro lado, es más común en Lhasa apso, shih tzu, pequinés y caniche. Los hombres también están más predispuestos a esta enfermedad que las mujeres.

Síntomas y tipos

La gravedad de los síntomas se correlaciona directamente con la extensión del estrechamiento del canal pilórico; estos incluyen vómitos crónicos e intermitentes (a menudo varias horas después de comer), pérdida de apetito y pérdida de peso. Los vómitos pueden contener alimentos no digeridos o parcialmente digeridos y no se resuelven con la administración de medicamentos.

Causas

La causa exacta de la gastropatía hipertrófica pilórica crónica aún se desconoce, aunque se cree que es congénita (existente al nacer) o adquirida más adelante en la vida. Los factores de riesgo que pueden influir en el proceso de la enfermedad incluyen:

  • Tumores
  • Estrés crónico
  • Gastritis crónica
  • Úlceras estomacales
  • Aumento crónico de los niveles de gastrina (hormona que estimula la secreción de HCL en el estómago)

Diagnóstico

El veterinario de su perro tomará un historial detallado de usted y realizará un examen físico completo y pruebas de laboratorio en el animal. Los resultados de las pruebas de laboratorio de rutina, incluido el perfil sanguíneo completo, el perfil bioquímico y el análisis de orina, pueden variar según la causa subyacente. En perros con ulceración grave, por ejemplo, puede haber anemia. Mientras tanto, las radiografías pueden revelar un estómago distendido debido a la estenosis del canal pilórico. Para obtener resultados más detallados, su veterinario puede realizar un estudio de contraste de bario gastrointestinal, en el que se administra sulfato de bario por vía oral para ayudar a resaltar la ubicación y el alcance del estrechamiento en las radiografías.

A veces se emplea otra técnica llamada fluoroscopia. Esta técnica de imagen obtiene imágenes en movimiento en tiempo real de las estructuras internas del perro en la cámara con el uso de un fluoroscopio. El veterinario también puede emplear una endoscopia para una evaluación detallada, en la que observará directamente el estómago y el duodeno con un endoscopio, un tubo rígido o flexible que se inserta en el estómago y el duodeno para inspeccionar visualmente y tomar fotografías de la región. La ecografía abdominal también puede ayudar a identificar el estrechamiento del canal pilórico.

Tratamiento

El tratamiento depende de la gravedad del problema. Después de llegar a un diagnóstico, su veterinario decidirá el tratamiento, incluida la cirugía si es necesario. La cirugía se emplea con mayor frecuencia para corregir el estrechamiento del canal pilórico. Mientras tanto, la fluidoterapia se utiliza para estabilizar a un animal deshidratado debido a vómitos crónicos.

Vida y gestión

El veterinario inculcará una nutrición adecuada (dieta altamente digestible y baja en grasas) y restricciones de actividad, especialmente cuando el perro se haya sometido a una cirugía. Si ocurriera la recurrencia del defecto, se requerirá una intervención quirúrgica más agresiva.

El pronóstico general después de la cirugía es excelente y la mayoría de los animales responden bien. Sin embargo, en el caso de la neoplasia, el pronóstico no es bueno.

Deja un comentario