Familia de Florida se reunió con un perro, días después de un accidente automovilístico fatal

Una familia de cuatro miembros de Florida conducía a casa después de las vacaciones en la víspera de Navidad cuando otro vehículo se desvió hacia su carril y chocó contra el SUV Hyundai de la familia. Su vehículo se precipitó hacia la mediana y se volcó antes de chocar contra un árbol.

Chris Gross murió en el accidente. Su hijo Jeffrey escapó con pequeños rasguños y magulladuras, junto con el compañero de toda la vida de Chris, Steven Hausman, y su hija Elyssa.

Lo que no pudieron encontrar después del accidente fue su labrador negro de 11 años llamado Tasha. Ella estaba en la parte trasera del auto con el equipaje.

Sin señales del perro en el lugar del accidente, la familia fue llevada al hospital y luego regresó a su casa en Weston, Florida, al día siguiente.

Elyssa llamó a los refugios de animales cercanos, a la perrera del condado de Volusia, a los funcionarios de carreteras estatales e incluso a la compañía que corta la mediana a lo largo de la Interestatal 95.

No tuvo suerte. Después de seis días, casi habían perdido la esperanza de encontrar a Tasha cuando recibió una llamada del control de animales en el condado de Volusia. Tasha había sido encontrada vagando cerca del lugar del accidente, hambrienta, sedienta y cubierta de garrapatas.

Después de recibir 32 puntos en una herida de siete pulgadas en el cuello, Tasha fue llevada a casa con su familia esa noche por un técnico veterinario.

«Fue como traer a casa un pedazo de mi mamá cuando la encontramos», dijo Amanda Gross, quien regresó a casa de la universidad después de recibir la noticia sobre su madre. «No tengo idea de cómo sobrevivió al accidente. Creemos que mi mamá quería devolvernos el perro para que pudiéramos tener algún tipo de alegría mientras estamos de duelo».

Imagen: Anatema / vía Shutterstock

Deja un comentario