Infección bacteriana (campilobacteriosis) en perros

Campilobacteriosis en perros

La campilobacteriosis es una infección bacteriana prevalente en cachorros menores de seis meses. La bacteria que causa la enfermedad se puede encontrar incluso en el intestino (tracto gastrointestinal) de perros sanos y otros mamíferos.

Hasta el 49 por ciento de los perros son portadores de campilobacteriosis, y la eliminan en sus heces para que otros animales se contraigan. Debido a esto, los humanos pueden contraer la enfermedad si no practican una higiene adecuada después de entrar en contacto con un animal infectado.

La condición o enfermedad descrita en este artículo médico puede afectar tanto a perros como a gatos.

Síntomas

Causas

Hay varias causas conocidas de la enfermedad, pero la más común es la de las perreras que permiten que los animales entren en contacto directo con heces contaminadas. La ingestión de agua o alimentos contaminados es otro modo de transmisión. Los animales más jóvenes corren un mayor riesgo de contraer la enfermedad debido a su sistema inmunológico subdesarrollado.

Diagnóstico

Un cultivo fecal es el procedimiento de diagnóstico más común. Después de 48 horas, los veterinarios examinarán el cultivo para buscar leucocitos (glóbulos blancos fecales) en las heces; también se pueden encontrar leucocitos en el tracto gastrointestinal del animal. Otros procedimientos de diagnóstico incluyen análisis de sangre y orina.

Tratamiento

Para los casos leves, generalmente se recomienda el tratamiento ambulatorio. Mientras tanto, los perros con un caso severo de campilobacteriosis requieren una vigilancia estrecha para evitar complicaciones adicionales. Su veterinario también puede recomendar aislar al animal, administrarle un tratamiento de fluidoterapia oral para su deshidratación, así como antibióticos para perros o una transfusión de plasma.

Vida y gestión

Mientras el perro está en tratamiento, es importante mantenerlo hidratado y estar atento a cualquier signo de empeoramiento. Además, lleve al perro a sus tratamientos de seguimiento para asegurarse de que las bacterias se hayan eliminado por completo.

Prevención

Practicar una higiene adecuada en general mediante la limpieza de la zona de estar y de comer de su perro y la desinfección rutinaria de sus tazones de agua y comida son buenas formas de prevenir este tipo de infección bacteriana.

Deja un comentario