Inflamación del corazón (miocarditis) en perros

La miocarditis es la inflamación de la pared muscular del corazón (o miocardio), a menudo causada por agentes infecciosos. Es decir, los agentes bacterianos, virales, rikettsianos, fúngicos y protozoarios que afectan directamente al corazón o que llegan al corazón desde otras partes del cuerpo pueden provocar miocarditis.

Miocarditis en perros

Los síntomas clínicos dependen del tipo de infección y la extensión de las lesiones, pero en casos graves, puede producirse insuficiencia cardíaca.

Síntomas y tipos

La inflamación en sí puede ser focal o difusa por todo el miocardio. Otros síntomas asociados con la miocarditis incluyen:

  • Arritmias (ritmo cardíaco anormal)
  • Tos
  • Intolerancia al ejercicio
  • Dificultad para respirar
  • Debilidad
  • Colapso
  • Fiebre
  • También pueden presentarse otros síntomas relacionados con infecciones

Causas

Aunque las infecciones virales, bacterianas, rikettsianas, fúngicas y protozoarias son la causa más común de miocaditis, la toxicidad de los fármacos para el corazón también puede ser un factor.

Diagnóstico

Deberá proporcionar un historial completo de la salud de su perro, incluido el inicio y la naturaleza de los síntomas. Luego, el veterinario realizará un examen físico completo, prestando mucha atención al sistema cardiovascular del perro. Se utilizarán varias pruebas de laboratorio, como hemograma completo (CBC), perfil bioquímico de hemocultivo y análisis de orina, para aislar e identificar el organismo causante. Sin embargo, las anomalías reveladas por estas pruebas dependerán del órgano afectado.

Su veterinario también realizará un ecocardiograma (EKG) en el perro para evaluar la extensión del daño miocárdico y la acumulación anormal de líquido alrededor del corazón. Además de evaluar las anomalías relacionadas con la disfunción cardíaca, los hallazgos del ECG ayudan a diferenciar la ubicación de las lesiones dentro del corazón. Mientras tanto, las radiografías de tórax ayudan a evaluar el tamaño del corazón, si hay líquidos en los pulmones y otras anomalías similares.

Otras pruebas más específicas incluyen exámenes patológicos de muestras de líquido tomadas alrededor del corazón.

Tratamiento

Los perros con miocarditis grave, insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) o problemas graves del ritmo cardíaco pueden necesitar ser hospitalizados para recibir tratamiento y cuidados intensivos. Si se identifica un organismo causante específico, la infección se tratará con medicamentos adecuados, como antibióticos para combatir las infecciones bacterianas. También existen medicamentos para corregir problemas de ritmo cardíaco, en caso de que el perro los sufra. En algunos pacientes, es posible que sea necesario implantar un marcapasos.

Vida y gestión

El pronóstico general de la miocarditis depende de la extensión y gravedad de la enfermedad. Los perros con ICC como resultado de una miocarditis, por ejemplo, tienen un pronóstico muy precario, mientras que aquellos con formas más leves de la enfermedad responden bien al tratamiento.

Deberá visitar a su veterinario regularmente para una evaluación de seguimiento y se realizarán pruebas de laboratorio frecuentes para monitorear el progreso y la respuesta al tratamiento. Limitar la actividad de su perro es importante para la recuperación, así como reservar un lugar tranquilo para que descanse, lejos de las actividades del hogar, los niños y otras mascotas.

Se pueden recomendar ciertas restricciones en la dieta, especialmente aquellas relacionadas con la ingesta de sal de su perro.

Deja un comentario