Xoloitzcuintli: Características y Comportamiento

La raza de perro Xoloitzcuintli -a veces llamada sin pelo mexicano o simplemente Xolo- bien podría descender de los primeros perros que pusieron sus patas en el continente norteamericano. Aunque estos perros de raza pura son bastante raros, puede encontrarlos en refugios y rescates. Recuerde que debe adoptar.

No vaya de compras si quiere llevarse uno de estos perros a casa. En sus países de origen, México y Centroamérica, eran muy populares como «médicos», ya que el calor que desprenden sus cuerpos reconforta a las personas con artritis y otras dolencias. Hoy en día, a la gente le gusta acurrucarse con ellos. Vea a continuación todos los rasgos y datos de la raza de perro Xoloitzcuintlis.

Más sobre esta raza Xoloitzcuintli

Di su nombre así: «show-low-eats-queent-lee». O simplemente acorta el nombre a «show-low». Los llames como los llames, seguro que te intriga su aspecto inusual y su personalidad reposada pero atenta.

A primera vista -y a veces a segunda y tercera- el Xolo puede no tener una apariencia atractiva para todos. Las cejas arrugadas, los ojos achinados, las orejas en forma de plato satélite, la cresta de la cabeza y la cola en forma de rata, por no hablar de su cuerpo casi sin pelo, hacen del Xolo un perro que no tiene el atractivo universal de un Golden Retriever. Bueno, excepto para las personas que valoran las diferencias que hacen que estos perros se distingan de los demás.

Sin embargo, si lo mira de cerca, verá un perro delgado, robusto y bien musculado, con un cuerpo ligeramente más largo que alto. El cráneo en forma de cuña se estrecha gradualmente hacia el hocico. La expresión es la de un perro inteligente y vivaz cuyo ceño se arruga cuando su atención se centra en algo. Los ojos, con forma de almendra, tienen un color que va del amarillo al negro. Las grandes orejas, llevadas erguidas, tienen una textura elegantemente fina y delicada. Los cachorros pueden tener el cuerpo arrugado, pero a medida que crecen el cuerpo se suaviza. Los pies son palmeados y la cola es larga y fina.

El Xolo tiene ventajas que podrían quedar ocultas por su inusual aspecto. Está disponible en tres tamaños -pequeño, mediano y grande- y tiene una personalidad tranquila y unas necesidades de ejercicio moderadas. Se trata de un perro que no le hará correr. Sin embargo, el hecho es que el Xolo es una raza primitiva con el impulso de perseguir a otros animales, incluido el gato del vecino, y un carácter asertivo y protector. En otras palabras, pueden ser depredadores, testarudos e inclinados a morder primero y preguntar después si creen que su humano está en peligro.

Puede que pienses que el cuerpo calvo de los Xolo los hace hipoalergénicos, pero el hecho de que no tengan pelo no significa que no te hagan moquear y estornudar. Puede que sean menos propensos a afectar a las personas alérgicas, pero siguen produciendo caspa, saliva y orina, todos ellos portadores de alérgenos. Asegúrate de conocer a varios Xolos antes de adoptar para asegurarte de que no tienes reacción a ellos.

El Xolo no es un perro fácil de realojar si decides que no es el adecuado para ti. No todo el mundo quiere un perro con un aspecto tan inusual. Pero si te gusta la idea de tener una bolsa de agua caliente viviente con reputación de tener un toque curativo y los medios para ahuyentar a los espíritus malignos, el Xolo podría ser tu perro.

Di su nombre así: «show-low-eats-queent-lee». O simplemente acorta el nombre a «show-low». Los llames como los llames, seguro que te intriga su aspecto inusual y su personalidad reposada pero atenta.

A primera vista -y a veces a segunda y tercera- el Xolo puede no tener una apariencia atractiva para todos. Las cejas arrugadas, los ojos achinados, las orejas en forma de plato satélite, la cresta de la cabeza y la cola en forma de rata, por no hablar de su cuerpo casi sin pelo, hacen del Xolo un perro que no tiene el atractivo universal de un Golden Retriever. Bueno, excepto para las personas que valoran las diferencias que hacen que estos perros se distingan de los demás.

Sin embargo, si lo mira de cerca, verá un perro delgado, robusto y bien musculado, con un cuerpo ligeramente más largo que alto. El cráneo en forma de cuña se estrecha gradualmente hacia el hocico. La expresión es la de un perro inteligente y vivaz cuyo ceño se arruga cuando su atención se centra en algo. Los ojos, con forma de almendra, tienen un color que va del amarillo al negro. Las grandes orejas, llevadas erguidas, tienen una textura elegantemente fina y delicada. Los cachorros pueden tener el cuerpo arrugado, pero a medida que crecen el cuerpo se suaviza. Los pies son palmeados y la cola es larga y fina.

El Xolo tiene ventajas que podrían quedar ocultas por su inusual aspecto. Está disponible en tres tamaños -pequeño, mediano y grande- y tiene una personalidad tranquila y unas necesidades de ejercicio moderadas. Se trata de un perro que no le hará correr. Sin embargo, el hecho es que el Xolo es una raza primitiva con el impulso de perseguir a otros animales, incluido el gato del vecino, y un carácter asertivo y protector. En otras palabras, pueden ser depredadores, testarudos e inclinados a morder primero y preguntar después si creen que su humano está en peligro.

Puede que pienses que el cuerpo calvo de los Xolo los hace hipoalergénicos, pero el hecho de que no tengan pelo no significa que no te hagan moquear y estornudar. Puede que sean menos propensos a afectar a las personas alérgicas, pero siguen produciendo caspa, saliva y orina, todos ellos portadores de alérgenos. Asegúrate de conocer a varios Xolos antes de adoptar para asegurarte de que no tienes reacción a ellos.

El Xolo no es un perro fácil de realojar si decides que no es el adecuado para ti. No todo el mundo quiere un perro con un aspecto tan inusual. Pero si te gusta la idea de tener una bolsa de agua caliente viviente con reputación de tener un toque curativo y los medios para ahuyentar a los espíritus malignos, el Xolo podría ser tu perro.

Historia

A diferencia de los perros que fueron creados por el cruce o la mezcla de dos o más razas, el Xolo se considera una raza natural, probablemente el resultado de una mutación genética espontánea. Durante siglos, la raza fue moldeada por la selección natural, no por la manipulación humana.

Las pruebas arqueológicas sugieren que los ancestros del Xolo eran perros que acompañaban a los pueblos migratorios a través de la masa terrestre de Bering -ahora sumergida- desde Asia hasta el Nuevo Mundo. El perro que ahora conocemos como Xoloitzcuintli toma su nombre de la deidad azteca Xolotl, el dios del fuego y el acompañante de los muertos al inframundo, y de «itzcuintli», la palabra azteca para perro. Se decía que estos perros de Xolotl tenían poderes curativos, especialmente eficaces en casos de asma, reumatismo e insomnio. En vida, ahuyentaban a los espíritus malignos y a los intrusos, y se creía que servían de guías para los muertos en su paso de este mundo al siguiente. Por desgracia, ese trabajo de guía solía implicar el sacrificio para acompañar a los muertos. Con menos suerte aún, los xolos también se consideraban buenos comedores.

No obstante, prosperaron y pasaron por periodos de popularidad, comenzando en 1887, la primera vez que la raza fue reconocida por el American Kennel Club, que en ese momento se refería a ellos como Mexican Hairless. Un perro mexicano llamado Mee Too fue el primer Xolo registrado en el AKC. Después de ese primer brote de interés, se oyó poco de la raza, excepto por un breve tiempo en el centro de atención en 1940, cuando un perro llamado Chinito Jr. se convirtió en el primer y único Xolo en ganar un campeonato del AKC. Las tiendas de mascotas apenas podían mantener los perros en stock. Los artistas mexicanos Diego Rivera y Frida Kahlo los retrataron en obras de arte. Sin embargo, la moda es voluble y el Xolo volvió a desaparecer, hasta el punto de que el AKC lo dio de baja en 1959.

La raza podría haber desaparecido del todo, pero los aficionados la han recuperado del borde de la extinción. Hoy se considera un tesoro nacional en México y fue nombrado perro del año en ese país en 2010. Se sabe que existen aproximadamente 30.000 ejemplares en todo el mundo. El American Kennel Club devolvió la raza al redil en 2011. El Xolo se encuentra actualmente en la intersección de la rareza y la popularidad.

Talla

Los Xolos vienen en tres tamaños: Toy (de 10 a 14 pulgadas de altura en el hombro), Miniatura (más de 14 a 18 pulgadas de altura) o Tamaño estándar (más de 18 a 23 pulgadas de altura). Su peso oscila entre 10 y 50 libras.

Personalidad

El Xolo adulto es un perro tranquilo y distante con los extraños, pero atento con su familia. Suele elegir a una persona como favorita pero no escatima en afecto hacia los demás miembros de la familia. Un paseo diario o un juego enérgico en un patio vallado satisfacen sus necesidades de ejercicio. El resto del tiempo, disfrutarán tumbándose al sol o acurrucándose con usted para mantenerse calientes. Llévatelos contigo siempre que puedas; no les gusta quedarse solos en casa.

Los Xolos son excelentes perros guardianes y le avisarán de cualquier cosa que parezca preocupante. Sin embargo, no son ladradores molestos, por lo que si suenan, es una buena idea ver qué les ha molestado. Los Xolos desconfían de los extraños y no son el tipo de perro que hace amistad fácilmente con personas ajenas a su familia. También son territoriales hacia otros animales que entran en su propiedad. Los Xolos que no han sido bien socializados pueden ser agresivos con personas o perros que no conocen.

Educa a un Xolo con coherencia y estructura. Entrene utilizando técnicas suaves de refuerzo positivo, y este perro inteligente y sensible aprenderá rápidamente lo que le gusta y lo que no. Una vez que lo sepa, una mirada severa es generalmente todo lo que se necesita para corregir cualquier mal comportamiento. Sin embargo, un dueño de perro inexperto puede ser fácilmente manipulado por esta raza, por lo que un Xolo puede no ser la mejor opción para un primerizo.

El Xolo también es muy atlético. Escalar una valla de dos metros no es nada para un Xolo adulto, e incluso los cachorros pueden trepar por vallas de un metro. Asegúrese de que su patio es a prueba de fugas.

Los cachorros son muy activos y pueden ser destructivos si no se les mantiene ocupados con el juego y el adiestramiento. A medida que maduran, empiezan a convertirse en los perros tranquilos que caracterizan a la raza.

El temperamento se ve afectado por una serie de factores, como la herencia, el adiestramiento y la socialización. Los cachorros con buen temperamento son curiosos y juguetones, y están dispuestos a acercarse a las personas y a ser cogidos por ellas.

Como todos los perros, los Xoloitzcuintli necesitan una socialización temprana -exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes- cuando son jóvenes. La socialización ayuda a garantizar que su cachorro Xoloitzcuintli crezca como un perro completo. Inscribirlo en una clase de jardín de infancia para cachorros es un buen comienzo. Invitar a los visitantes con regularidad y llevarlos a parques concurridos, a tiendas que admiten perros y a paseos tranquilos para conocer a los vecinos también les ayudará a pulir sus habilidades sociales.

Salud

El Xoloitzcuintli parece ser una raza sana, aunque como con todos los perros, debes asegurarte de que estén vacunados y desparasitados antes de llevarlos a casa.

Aunque no se sabe que el Xolo sea propenso a ninguna enfermedad genética grave, tiene algunos rasgos que pueden afectar a su aspecto y a su cuidado. El primero, por supuesto, es la falta de pelo. Un Xolo necesita protegerse del sol y del frío extremo. Aplíquele crema solar formulada para perros por todo el cuerpo, especialmente si es de color claro, y no lo deje al aire libre durante mucho tiempo, a menos que tenga un lugar con sombra donde pueda refugiarse de los rayos del sol. Si nieva o hace mucho frío, agradecerá un jersey o un abrigo para mantenerse caliente. En el interior, deja que el Xolo vaya desnudo para que no se sobrecaliente ni desarrolle problemas cutáneos por tener los poros tapados. La buena noticia es que su dura piel se cura rápidamente si se hace un corte o una abrasión.

Otra faceta interesante del Xolo es que la falta de pelo y la dentición están relacionadas genéticamente. A muchos Xolos adultos sin pelo les faltan los premolares, los bicúspides situados entre los caninos y los molares. Esto no afecta a su capacidad de comer y no es criticado en el ring de exposición. Los Xolos recubiertos tienen una dentición completa.

Cuidados

Recorte semanalmente las uñas del Xolo, que crecen rápidamente. Si puede oírlas chocar contra el suelo, es que están demasiado largas. Cuanto antes introduzcas a tu Xoloitzcuintli en el corte de uñas, menos estresante será la experiencia para ambos.

Cepilla los dientes por lo menos dos o tres veces a la semana –diariamente es mejor– para eliminar el sarro y las bacterias. Empieza cuando tu cachorro sea joven para que se acostumbre.

Mantén las visitas anuales al veterinario para las revisiones y así mantener una buena salud.

Mientras lo acicalas, comprueba si hay llagas, sarpullidos o signos de infección como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, en las orejas, la nariz, la boca y los ojos, y en las patas. Los oídos deben oler bien, sin demasiada cera o suciedad en su interior, y los ojos deben estar limpios, sin enrojecimiento ni secreción. Tu cuidadoso examen semanal te ayudará a detectar a tiempo posibles problemas de salud.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: Dependiendo del tamaño de un Xolo, deben comer entre 58 y 1,75 tazas de un alimento para perros de alta calidad al día, dividido en dos comidas.

La cantidad que coma su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Ni que decir tiene que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compre también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mayor será la nutrición de su perro y menos tendrá que agitar en su cuenco.

Es fácil sobrealimentar a un Xoloitzcuintli, pero la obesidad puede estresar sus articulaciones, por lo que no se debe permitir que crezca con sobrepeso. Mantén a tu Xoloitzcuintli adulto en buena forma midiendo su comida y dándosela dos veces al día en lugar de dejársela fuera todo el tiempo. Si no está seguro de si tiene sobrepeso, hágale la prueba de la mano. Coloca tus manos sobre su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna vertebral y los dedos extendidos hacia abajo. Deberías poder sentir, pero no ver, sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesitan menos comida y más ejercicio.

Para saber más sobre la alimentación de tu Xoloitzcuintli, consulta nuestras pautas para comprar la comida adecuada, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del pelaje y cuidado personal

El Xolo sin pelo tiene una piel lisa pero resistente que se ciñe a su cuerpo. El poco pelo que tienen adorna la parte superior de la cabeza, los pies y el último tercio de la cola, hasta la punta. Un Xolo con pelo está completamente cubierto de pelo corto, liso y ceñido al cuerpo. En ambas variedades, el pelo puede ser de cualquier color. Normalmente, es negro, gris-negro, pizarra, rojo, hígado o bronce. Algunos Xolos tienen manchas y marcas blancas.

Podría pensar que un perro sin pelo necesita poco o ningún aseo, pero piénselo de nuevo. Es cierto que los Xolos suelen limpiarse como los gatos y es poco probable que tengan pulgas, pero como sudan a través de la piel y las almohadillas de las patas, es importante mantener esas zonas limpias. Lávele las patas semanalmente para asegurarse de que las glándulas sebáceas no se obstruyen.

Bañe al perro cada dos semanas con un champú suave para perros. No suele ser necesario aplicar aceites o lociones en la piel. Limpie cualquier protector solar después de que el perro haya estado fuera.

Deja un comentario